Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

«Hoy, día en el que cumplo quince años de edad, he decidido rebelarme, no contra mis padres, ni contra mis profesores, como suelen hacerlo todos a mi edad, sino contra la moda, la rumba, y contra todo lo que para nosotros los jóvenes es sagrado,  las redes sociales, los amigos, la apariencia física,  los juguetes tecnológicos, el qué dirán, entre muchas otras cosas.

Y es que,  pues no entiendo,   ¿cuál es la rebeldía que le atribuyen al hecho de andar todo descalsurriado?, o al hecho de llevarle la contraria a los padres,  cuando la mayoría se los pasa por la faja y no pocas «bellezas» trapean  el piso con ellos.

¿Qué sentido tiene dejar de  obedecerlos para entrar a obedecer, como borregos, los dictados de la moda y de la sociedad de consumo?, porque esto es,   en últimas,  lo único que hacemos y en lo que ha consistido, generación tras generación,   la tan cacareada  rebeldía de nosotros los jóvenes.

Y es por esa falta de sentido que hoy me declaro en rebeldía absoluta contra la rebeldía.  
Y  he decidido, primero, no voy a seguir modas gringas, ni inglesas, ni europeas.
Tampoco voy a pensar solo en diversión   ni a preocuparme porque tengo que irme de farra   cada ocho días.
De puro rebelde me la voy a llevar bien con mis padres, voy a obedecer a mis profesores, y a todos los que, ya sea por amor, o porque ese es su trabajo,  propenden por  mi bienestar.

¿Por qué gracia tengo que llevarles la contraria a quienes me dieron la vida?,  cuando son ellos las únicas personas en el mundo a las que realmente les importo, me lo han dado todo, han tenido errores, obvio, será que yo no, pero por ese motivo no tengo porque esponjarles las narices, y vivir dándoles brega a toda hora, mucho menos achacándoles todos mis temores y fracasos.        Cuando siempre han estado  dispuestos a escucharme, e intentar entenderme -como soy tan complejo e interesante-, y mientras yo la monto,  y gano de esa, ellos partiéndose ambos el lomo para que a mí no me falte nada.
 Y tras del hecho, cada tres meses,  estar sacándoles los ojos si no me compran el ultimo Smartphone, el IPhone,  el IPod,  o el  güi de moda.  

Al diablo con tanta tribu urbana

No voy a pertenecer a ninguna moda de esas,  o tribus  urbanas que les llaman, voy a ser yo, por lo tanto, si me gusta determinado tipo de música no voy a dejar que ese aspecto determine hasta la forma de cómo me siento  a cagar.
No me voy a poner una gorra con los colores de la bandera  de Etiopia, ni a dejarme  de bañar las mechas,  ahí verán si quieren que después me la ande con esa cabeza tetiada de piojos, y con rasquiña todo el bendito día, todo por creerme Bob Marley.       
 No me voy a parar los pelos, ni me voy a deformar  las orejas, y de paso la nariz, ni voy a ir a ponerle mi pellejo al man ese que tiene la frente llena de turupes, que aquí entre nos,  se le nota que no las cree desde que salió en tabú -no,  pues que tabú tatuarse en una cultura en donde todos se tatúan -,  para que me lo taladre  con una  aguja  llena de tinta, mientras a mí se me llorosean los ojos y hago isssayayai, y le suplico:  ¡pasito marica!,  del ardor tan berraco… Y todo ese martirio, y ese mundo de plata que me toca pagar -porque bien caro que sí cobran los señoritos-,   solo  para ver si algún día la vieja que me gusta me ve y exclama:   ¡Uy, marica!, te hiciste un tatuaje, ¡re bien!,  y responderle que «ahí maso» cuando me pregunte si me dolió. ¡Y ya!, pare de contar, porque por ese solo hecho no me lo va a dar, ni crea yo… Simples ganas de ser el centro de atención, para después andar pavoneándome y diciéndole  a Raimundo y todo el mundo que me importa un comino  el qué dirán.

Mucho  menos voy a raparme el coco, y a ponerme un par de botas con punta de acero  y creerme el más alemán -cuando no arrimo ni a los 1,70 metros y bien Koguicito   que sí soy-, acto seguido,  salir con mi anacrónico combo de pseudonazis a levantar a pata a todo el que se atraviese. ¿Quién me creo,  el más malo, la reencarnación de Hitler, el dueño de la verdad?… voy a dejar a cada quien que viva su vida.

Tampoco voy a dejarme crecer las greñas, ni  a vivírmela rascando una guitarra y fumando maracachafa todo el sagrado  día,   para  sentirme  así el más huraño e incomprendido de los músicos, ¿Cómo me dicen,  el rockero solitario?,  cuando en el fondo más ganoso de reconocimiento, fama y hembras no puedo estar.

Si ayer  amanecí triste y hoy  entusiasta es porque así somos los seres humanos, tenemos altibajos emocionales,  y no porque sea muy emotivo y tenga que salir corriendo,  cual loca desesperada ante alarma de incendio,  a gritarle a todo el mundo que  estoy emocionado. La muerte de la abuela, el nacimiento de su tercer nieto, durante el último par de años el abuelo ha tenido hondas penas, pero también sendas alegrías y no por eso anda entubando los pantalones, y con las greñas  por la jeta, por tercera vez le aumentaron la edad de jubilación, con todo y eso  jamás lo he visto  con una plancha para el pelo por debajo del sobaco, aplicándose  pestañina y rayándose con lápiz negro alrededor de los ojos. Los jóvenes no somos los únicos que tenemos conflictos.

Si mi novia me manda pal carajo, pues a hacer el duelo, si no le encuentro sentido a la vida, pues a camellar y a hacer algo productivo,  nada de ir a  cogerle  las prestobarbas a mi papá y a ponerme hacer el trame de cortarme las venas. ¿No ve que de  tanto trastearlas de aquí para allá les quito el filo y después al hombre le duele y se le pone roja la cara cuando se afeita?

De puro rebelde no voy a sentirme identificado, tampoco a rendirle culto a cuanto payaso se ponga de moda, al carajo con la tal Lady Gaga, vieja excéntrica,  y con el Curt Cobain ese, la AmyHouse,  el Jimmy Hendrix… artistas, todos ellos, que no hicieron otra cosa en vida  que dar mal ejemplo, sí componían sabroso, quién va a negar que  el último no tocaba muy bien el  acordeón, -la guitarra,  imbécil-, la joda que sea,  pero,  ¿cuántas generaciones de jóvenes no se pudrieron y se metieron en problemas tratando de emularlos? Como la pecueca esta  del eminem, que con tal de vender su música y llenarse de plata hasta se la pasaba hablando mal de la mamá.

Que jartera que se la vivan declarando mis amigos, que digan  que me quieren,  o que piensan  igual a mí, cuando no me conocen, es más, ni siquiera saben bien a ciencia cierta cómo es que se llama el país en donde yo vivo. Y  si quiero ir a verlos me toca esperar a que no tengan un peso en el bolsillo  para que ahí sí se dignen venir por estos lados.

Ahora,  sí me lo  permiten, mi prima me pidió que incluyera estas líneas en su nombre. Adelante prima,  «De pura rebelde no voy a centrar todos mis esfuerzos en ser la más linda, la más deseada y popular del salón. Como si estar buena fuera lo único que importara, por tal motivo,  no voy  a aguantar hambre, ni me la voy a vivir  metiéndome el dedo, y lograr así,  de esa forma,  inducir el vómito, no hay  sea que por andar obsesionada con mi figura me pegue gastritis o desarrolle un desorden alimenticio bien serio. Al  que le guste,  que me haga el mandado así, al que no, pues fácil, que se consiga otra. Tampoco voy a soñar con ser cantante, presentadora de televisión, modelo, ni reina de belleza. Que tengo que ser la más  mami   del salón, pistola.        De pura rebelde no voy a vivir en función de la redes sociales, ni subiendo cuanta foto me tome  al Facebook, ¿qué saco yo con tener dos mil amigos en esa bendita red?, ¿ah?, ¿a dónde dan un premio por eso?…»

– No siendo más…

«Calle primo, déjeme despedirme a mí, en conclusión: Nada de rebelde sin causa, al diablo con esa pendejada.  Ahora sí, venga primo, hágase a mi lado,  «»sin otro particular, nos suscribimos,  jóvenes rebeldes»». 

(Visited 8.881 times, 2 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Alex Rojas. Bogotano. Publicista. Durante 7 años docente del distrito. Libretista de Televisión.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¡Que viva Uber!

    No importa si hoy alegan que se debe regular y mañana que se debe legalizar sí o sí, el(...)

  • Opinión

    En la mente de un rico

    Si algo quedó claro con este paro es lo que los ricos y la auto denominada 'gente bien' de(...)

  • Opinión

    El pobre pueblo Venezolano

    Es claro, a todos nos duele profundamente la terrible crisis por la que está atravesando el hermano pueblo de Venezuela.(...)

  • Opinión

    No le 'como' cuento a Mockus

    No existe en este país un político más sobrevalorado que Antanas Mockus. En qué radica su éxito, ¿por qué(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Por: Libardo Aldana En los últimos días, Soacha ha sido epicentro(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlota843605

    Me parece espectacular la opinión de un adolescente en los momentos que vivimos se lo dice una madre de 4 hijas que solo les importa las redes sociales y el reegetaon música que para mí es veneno y dónde no solo respetan nada y no valoran nada no tienen principios y moral yo las educados para que tengas valores y principios pero es complicado

  2. muy interesante el post, he incluso pudo aumentarlo con las modas de regueton y pseudomafiosos pero falto recordar algo, cuando eramos adolescentes simplemente queriamos tener un «sitio» diferente a nuestro hogar a donde pertenecer y es ahi donde entran estas tendencias como reemplazarlas y a la vez no sentirse como otro ladrillo en la pared?

  3. juankfuentes

    EXCELENTE ARTÍCULO ESTIMADO ESCRITOR, PERMITAME FELICITARLO Y DECIRLE QUE EN MI CATEDRA DE TEORIA SOCIAL EN LA UNIVERSIDAD DE CARABOBO, SU ARTÍCULO VA A SER ANALIZADO!!!!

  4. Pués la verdad mi amigo Alexander lo felicito porque al fin encuentro un artículo que aparte de ser bastante divertido y mostrar lo ridículo de la llamada «últma moda» está muy bien estructurado, todo lo que dices es verdad y yo agregaría algo que espero ud lo haga luego en su estilo: es referente a esa estúpida , ofensiva y pornográfica música llamada reggaeton, creo que eso es lo máximo pero en decadencia, no se puede negar que el ritmo es bastante pegajoso y alegre pero lo que no entiendo es porque las letras solo hablan de escenas de sexo, de lo buena o culona o caderona o tetona o muchas cosa más y que igualmente solo expresen el deseo de estar es en la cama; además eso de que se baile es como si se estuviera es teniendo sexo y uno todo excitado y ellas estuvieran intentando aumentarle a uno la erección, imaginese ud en una fiesta en su casa y que su hija o su esposa bailando con tus amigos este tipo de música y ud animando a su hija porque se mueve de una manera que parece tener mas experiencia que cualquier mademoiselle de cabaret, que cosa tan hermosa no? y si es tu esposa no te vas a preguntar si tiene todo ese talento porque conmigo es otra cosa, bueno ahí les dejo para que piensen un poco y para que nos unamos y no permitamos que en nombre de muchas libertades lleguemos a tanto degenero porque tanta plata que se gastan en campañas de que cuidemos a nuestros hijos y los medios y la gente propagando y patrocinando esto, no seamos tan tan, o será que ese es el negocio?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar