Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Así como en algún punto de nuestra historia fue pecado estar a favor, defender causas como el matrimonio gay, la adopción por parte de parejas del mismo sexo, hoy, por el contrario, y so pena de ser acusado de homofobia y discriminación, es sacrilegio, cuasi delito, expresar siquiera una opinión contraria a estas posturas, que en la actualidad son sagradas.

 
Y quien se atreva a hacerlo se expone a la ira de los tolerantes y a que, a nombre de la equidad y el respeto por la diversidad – la nueva inquisición -, y desde el radicalismo más absoluto, empiecen a lloverle insultos, y calificativos tales como homofóbico, retrogrado, bruto, ignorante, troglodita, radical, mojigato, cavernícola, intolerante, machista, medieval, entre muchos otros.

 
Expresiones que, más que argumentos, pasan a ser intimidaciones con las que aparte de pretender acallar cualquier opinión en contra buscan imponer su criterio. Cada vez son más los que, escudados en su condición de vulnerables, se sienten intocables, intelectualmente un renglón por encima del resto, y se conceden a sí mismos el permiso de insultar y descalificar a todo aquel que piense distinto a ellos.

 
No han sido pocos los que por expresar puntos de vista contrarios a esta línea de pensamiento se han visto obligados a retractarse o han tenido que salir a pedir disculpas públicas. Como en el caso de la rectora de un colegio a quien, por intentar hacer cumplir el manual de convivencia de su institución, culparon de suicidio y hoy tienen privada de su libertad. Incluso, por orden de la corte – ente al que se le percibe un afán deliberado por mostrarse como el más progresista – y en contra de su voluntad, tuvo que ofrecer un acto de desagravio. Y aun así se atreven a afirmar que los colegios gozan de autonomía en los diseños de sus manuales.

 
Y son precisamente unos manuales – que pretendieron implementar de forma soterrada y obligatoria en los colegios, que luego salieron a negar y que finalmente tuvieron que reversar – la prueba más clara de ello. Y en los que cuyo diseño y elaboración, valga la pena hacer énfasis, solamente tuvieron en cuenta la opinión de este sector de la sociedad. Y aun así alegan ser ellos los excluidos.
Dicen que hay libertad de expresión e imposible, en este momento, emitir una opinión que no esté enmarcada dentro de lo políticamente correcto, o que sea contraria al punto de vista – no a sus derechos, los cuales son totalmente justos – de un segmento de la población.

 
Prueba de que podrá la razón cambiar de bando, más nunca dejaran de existir temas vetados ni las personas tendremos la libertad absoluta de expresar nuestro punto de vista. Y si bien hoy, literalmente, a nadie meten a la hoguera, la censura sí llega a través de las redes sociales y de los medios de comunicación. Basta con recordar la entrevista, que digo entrevista, el linchamiento, la encerrona que don Julio y su corte le hicieron a una diputada. ¡Bienvenidos a la dictadura de lo políticamente correcto!

 
Tenemos que dar el debate, dicen. ¿Cuál debate?, si aquí ya no hay debate, ni una búsqueda por lograr una igualdad de derechos, o por guiar a la sociedad hacia el respeto y la tolerancia. Aquí lo que hay es una imposición ideológica, y el privilegio de una línea de pensamiento por encima de las demás. Ya desde los medios de comunicación y las más altas esferas del gobierno definieron una forma correcta de pensar, una verdad absoluta, y así mismo están dispuestos a imponerla como sea.

 
Recordemos que por expresar su punto de vista, a esta misma diputada el director de su partido amenazó con abrirle una investigación por declaraciones homofóbicas. ¿Cuándo ha sucedido esto mismo en sentido contrario?, ¿cuándo, a pesar de que del lado contrario también se descalifica y se lanzan improperios, se ha acusado a alguien de heterofobia?

 
Reclaman tolerancia, poder opinar libremente, exigen respeto por la diversidad, exclaman que no debe haber espacio para el odio, pero, a nombre de la tolerancia, son los primeros en empezar a matonear a todo aquel que piensa distinto.

 
Ahora resulta que si no se les da la razón en todo, y si no se está, por ejemplo, de acuerdo con los preceptos consignados en una cartilla,  se es homofóbico, intolerante y discriminador. Lo dicho, imposible disentir. Por todo lo anterior, afirmar que en este país existe libertad de expresión de un lado o de otro, es la mentira más grande.

 
En este momento se les ha “bendecido” con el don del lado de la razón y se les alinea siempre en el mismo equipo de las causas justas. Los dueños absolutos de la verdad. Innegable que hace un tiempo ya que dejaron estar en posición de desventaja y que hoy incluso tiene más derecho a expresar su punto de vista que cualquiera otro.

 
Prueba de lo anterior es que basado en sus creencias religiosas un alguien no puede entrar a opinar a favor o en contra de determinados temas, y sí lo hace que se atenga a las consecuencias, a que lo tilden de camandulero y de fanático religioso. Eso sí, que no se le olvide que tendrán especial cuidado en insultarlo con el calificativo que para un libre pensador constituye la peor ofensa: “retrogrado”. Es tal el temor de un librepensador a no estar a la vanguardia del pensamiento que jura que esa palabra hace un daño inmenso. ¿Por qué un homosexual sí tiene derecho a opinar desde su preferencia sexual y un católico o un cristiano no puede hacerlo desde sus convicciones religiosas? Y, aclaro, no soy ni lo uno ni lo otro.

 
Y es que tan convencidos están de la ventaja que  les reporta su condición que cualquier discusión hábilmente la arrastran hasta ese punto: ¡esto es discriminación! ¡Discriminación!, el argumento con el que pretenden lograr la ventaja argumentativa y dirimir cualquier debate a su favor. Ejemplo claro de ello, la ministra Parody, la citan a un debate por mentirosa y termina declarándose perseguida por su condición. Que actitud tan ruin, que irrespeto con ella misma, escudarse en su preferencia sexual para victimizarse y evadir su culpa. Porque si algo aquí está claro es que mintió con respecto a las cartillas, o ¿afirmar esto también es homofobia?

 
Si un heterosexual comete una falta y se le juzga por ello es apenas justo, pero si pasa lo mismo con un homosexual, se le llama discriminación. Y es que, reitero, tan seguros están de la ventaja que les reporta su condición que no han tenido reparo en asignar el rótulo discriminación a cuanto suceso infortunado se presenta.

 
Sergio Urrego, caso en el que a pesar de las pruebas, decidieron casarse con la tesis discriminación. ¿Por qué si existen unos escritos en los que, a mi juicio, se develan unas claras ideas suicidas, en los que incluso se le hace apología a la muerte,  por qué si todo apunta más a que se trató de un caso de depresión, de  decepción amorosa, o incluso de abandono en el hogar, insisten con esta hipótesis? Sencillo, porque fue esta tesis la que les  permitió sacar ventaja, lograr  una sentencia a su favor. Y es que por más justo que sea un reclamo no es sano, ni ético,  valerse de una tragedia personal para sumar adeptos a una causa. Por respeto a su memoria no deberían seguir invocándolo cada que necesitan darse la razón. Y, créanme, estoy criticando una actitud, no una condición.

 
A los librepensadores: perdónennos la vida, pero no todos contamos esa adaptabilidad ideológica,  ni esa facilidad para acomodarnos a cuanto discurso nuevo va brotando por ahí. Tampoco  vivimos en ese afán de estar a la última moda intelectual, ni nos parece que al primer calor ideológico tengamos que salir corriendo a instalar baños públicos mixtos en todo lado. Permítannos digerir cada discurso, analizarlo, sopesarlo.

 
Y si aun así nos sostenemos en nuestra postura, respétennosla. No empiecen con sus insultos como se les volvió costumbre.

 
Así como durante siglos sucedió en el sentido contrario, no coarten nuestro derecho a pensar libremente, ni nos obliguen a pedir disculpas públicas cada que expresemos un punto de vista contrario al vuestro, porque, ni estas van a ser sinceras, ni van a lograr cambiar nuestra forma de pensar, así como nosotros no vamos a cambiar la vuestra. ¡Igualdad de derechos!, sí, pero, ante todo ¡respeto por la diferencia!

(Visited 3.778 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alex Rojas. Bogotano. Publicista. Durante 7 años docente del distrito. Libretista de Televisión.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    El pobre pueblo Venezolano

    Es claro, a todos nos duele profundamente la terrible crisis por la que está atravesando el hermano pueblo de Venezuela.(...)

  • Opinión

    No le 'como' cuento a Mockus

    No existe en este país un político más sobrevalorado que Antanas Mockus. En qué radica su éxito, ¿por qué(...)

  • Opinión

    Colombianos en Rusia

    ¿Qué fue lo que tanto nos molestó del comportamiento de algunos colombianos en Rusia? ¿De dónde nace esa rectitud(...)

  • Opinión

    ¡Petro presidente!

    Porque es el único que representa una opción real de cambio. Porque votar por el que dijo Uribe, como(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

[caption id="attachment_27" align="aligncenter" width="1259"] Presentación resultados de la encuesta del partido(...)

41 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ahora resulta que los grupos historicamente “mayoritarios” están siendo oprimidos. Entonces qué significan las marchas de nuestra querida diputada y qué significan las firmas de la señora senadora?
    Si eso no es libertad de expresión entonces, qué es?.

    Usted dice: “Permítannos digerir cada discurso, analizarlo, sopesarlo” pero lo cierto es que muchos no están dispuestos a analizar con la razón. Se apegan a lo que dice un libro sagrado y lo peor; intentar cambiar la constitución política de un país con estas ideas sin hacer ni el mínimo esfuerzo por entender la posición del otro. Esto no permite un debate serio y constructivo. Lo único evidente aquí ha sido la imperante necesidad de poner barreras al ejercicio de las libertades individuales de poblaciones como la LGBTI.

    Cada uno tiene su postura y tolerar opiniones diferentes no implica rendirse ante el enemigo. La invitación es a pensar y a vivir de acuerdo a las propias convicciones y creencias si se quiere, pero dejando el mismo espacio para que otros hagan lo mismo.

  2. hernando.gomezgomez.1

    El matoneo se presenta en las personas que no tenemos cierto prototipo:Se nos matonea por ser negros,feos pobres,gays,no tenemos cabida en nuestra sociedad No cumplir el prototipo de ésta sociedad excluyente,hace que sea perfecto marginarnos,nadie dice nada,nadie se escandaliza,ése es el mundo normal que usted vé y por lo tanto todo bién como dice el pibe Valderrama.Colombia constitucionalmente es un Estado Laico,vale decir que usted puede profesar y vivir de acuerdo a sus creencias religiosas y políticas.Pero con qué razón los que no comulgamos con sus creencias,tenemos que ceñirnos a ellas ?Creo que la norma sería: Vive y deja vivir.

  3. Totalmente de acuerdo. Ahora resulta que el mundo gay se volvió intocable con la disculpa de que es discriminatorio. Mejor dicho al paso que vamos los gay ahora quieren todo y no podemos decir nada. Ellos hasta quieren ir en contra de lo natural para convencer al mundo que todo lo de ellos está bien y que todo es permitido, de lo contrario te tratan de estúpido retrógrado inmaduro prehistórico intolerable y bruto. Sagaz forma de manipulación y chantaje para conseguir su propósito. Esta bien y estoy de acuerdo que no se deban descriminaran los gay pero de ahí a dejar que se quieran imponer con sus creencias y comportamientos antinaturales para que no se sientan atacados hay un espacio muy grande. Mandan huevo se diría popularmente.

  4. Gracias por la columna, ahora todo lo que antes era malo es bueno, gracias al magistrado Gaviria y sus demás cómplices de la corte constitucional. En definitiva todo tiempo pasado fue mejor. Vamos de jopo pal estanco

  5. Gracias por este artículo: muy claro y transparente: los intolerantes disfrazados de tolerantes, los relativistas disfrazados de abanderados del respeto y de la igualdad, los detractores de la iglesia y de Dios disfrazados de defensores del humanismo, de un humanismo que promueve la degradación y negación de la verdad y de la esencia del ser humano, los compradores de ideologías, calificativos que descalifican y ofenden y compradores de modas disfrazados de estudiosos, pensadores, científicos, historiadores y filósofos. La verdad no se esconde, está allí para que cualquiera la encuentre y no es con políticas, publicidad, sentencias judiciales, artículos de diarios, que nos van a confundir a nosotros y nuestras familias

  6. orlandofuturo

    Esta columna que es precisa y sabia la esconden en los blogs, que dicho sea de paso son los mejores escenarios de opinion, las columnas progay al lado del editorial, la mayoria de la gestapo gay. 100% de acuerdo y todos deberiamos de compartirla en las redes

  7. Es un milagro que este medio deje escribir la verdad sobre este tema ,,ojala no sancionen ,,,estamos con usted para los grupos lgtb si hay derechos pero no responsabilidad ,,los derechos van hasta que empiezan los de los demas

  8. Muy buen articulo . Se que al final ganaremos la inmensa minoría . Los que no copiamos tareas , no hicimos trampas y nos tomamos el tiempo para investigar y nutrir la mente. Desafortunadamente la mayoría si se acostumbraron a la trampa y el simplismo y repiten como cacatúas mentiras que pretenden volver verdad..

  9. Totalmente de acuerdo con el Articulista, porque desde que la Constitución del 91 estableció los derechos a la igualdad,incluyendo los derechos a la diversidad y los de las minorías, resulta que hoy son los derechos de estas minorías los que dominan a las mayorías,imponiendo sus criterios y su modo de pensar.

  10. carlos936583

    Claro preciso, conciso, ecuánime, con sentido común. En estas lineas, este bloguero, expreso todo mi sentir y opinión referente al tema.Ciertas personas si no la mayoría perteneciente a estos grupos LGTB, se comportan como cualquier barra brava, al que ningún argumento le servirá si va en contra vía de lo que ellos piensan.

  11. germancho5050

    Es que al homosexual no le gusta que le digan cuan equivocado esta con su decision, son soberbios y asi es imposible que puedan caer en cuenta de su error, les pasa lo mismo que a los viciosos, van para el abismo y juran y recontrajuran que los equivocados son los otros

  12. Absolutamente de acuerdo con el bloguero que describe perfectamente lo que está pasando en nuestro país. Lo mejor de todo es ver como algunos comentaristas, como lquintero, de éste blog son perfecto ejemplo de lo descrito, y que además dan la impresión que ni siquiera saben comprender un texto.

  13. carlosmoncada0975

    Ojo con el fallo que menciona mi querido columnista. Al parecer no conoce el proceso. En el caso de Sergio Urrego se probó de manera sobrada que el colegio y especialmente su rectora lo discriminó, lo aisló y lo calumnió, basado en sus normas de comportamiento. No esta para nada bién relativizar crímenes, menos contra los niños. Le recuerdo que sergio Urrego no era un adulto, sino un niño al cuidado de un colegio que lo estigmatizó y lo persiguió. La condena no fué una retractación, obligó a que la corte suprema reglamentara estos excesos de los colegios. Su columna es ofensiva al hacer una análisis y sacar unas conclusiones banales de un tema tan serio. La acciones del colegio y de la rectora configuraron un DELITO.

  14. carlosmoncada0975

    Ojo con el fallo que menciona mi querido columnista. Al parecer no conoce el proceso. En el caso de Sergio Urrego se se probó de manera sobrada que el colegio y especialmente su rectora lo discriminó, lo aisló y lo calumnió, basado en las normas del comportamiento. No esta para nada bién relativizar crímenes, menos contra los niños. Le recuerdo que sergio Urrego no era un adulto, sino un niño al cuidado de un colegio que lo estigmatizó y lo persiguió. La condena no fué una retractación, obligó a que la corte suprema reglamentara estos excesos de los colegios. Su columna es ofensiva al hacer una análisis y scar unas conclusiones banales de un tema tan. La actitud del colegio y de la rectora configuró un delito.

  15. miguel.obando.35

    Hoy día da miedo expresar alguna idea diferente sobre las políticas de moda, y se necesita mucho valor para hacerlo. Felicitaciones y gracias al bloguero por interpretarnos a muchos colombianos

  16. Por fin una persona que aporta algo diferente para el debate y objeta el dogmatismo con que se ha venido tratando este tema. En verdad; el hecho de que muchos estemos en desacuerdo con la ideología de género no nos coloca automáticamente en el lado de quienes supuestamente odiamos a aquellos con una posición sexual distinta. Felicito la valentía de quien escribió esta columna.

  17. Excelente artículo! Y lo peor es que llaman a la tolerancia y a la no discriminación, cuando son ellos los más intolerantes, los que se ufanan de libertarios y son verdaderamente fundamentalistas!

  18. baracunatana

    se equivoca usted señor columnista, los ateos y los que estamos a favor de la igualdad de los homosexuales no salimos a las plazas a apedrear personas verbalmente sólo porque piensan diferente, ustedes sí que lo hacen, que yo sepa todos los delincuentes que tienen azotado a éste país son hijos de hombres y mujeres que no han hecho bien su trabajo ¿porqué no salen a protestar a la calle acerca de éste problema?

  19. daniel316551

    Nadacontralacalvicie, solo te puedo decir que hoy en dia a lo malo de dicen bueno y a lo bueno le dicen malo, que ahora nadie cree en Dios porque es mejor agradar a los homosexuales que agradar a Dios y que el ser cristiano es algo muy muy personal que nadie mas que Dios puede medir y juzgar, aparte tu mas que nadie que estas en este medio puedes ver que la gente simplemente puede negar a Dios para evitar cualquier respuesta que le pueda ofender pero eso si no sin antes decir “GRACIAS A DIOS” Es mas esta de moda ser ateo porque no creer en Dios los hace mas intelectuales, mas inteligentes y con mucha mas sabiduria y tienen toda la etica, la moral y la razon del mundo, entonces no se porque la gente todavia discute si en su inmensa sapiensa sin Dios todo deberia estar andando sobre ruedas.

  20. carolina-23462

    No tengo la informacion necesaria para opinar del fallo, pero respecto al resto estoy totalmente de acuerdo….ahora resulta que todos somos retrogrados e intolerantes por oensar diferente…cero ejemplo de tolerancia..

  21. A ver mijito, usted nada que logra dar el salto de comentarista a bloguero. Usted puede opinar lo que le venga en gana. Pero eso de decir que unos fallos judiciales fueron viciados sin ninguna prueba por su parte que sustente sus afirmaciones, es ser un mentiroso y yo hasta le diría que puede ser un delito. Creer algo es muy respetable. Pero eso que usted cree,si usted pretende convertirlo en norma universal, a los que no creemos simplemente nos resbala y nos negamos de plano a que usted lo quiera siquiera pasar como un argumento válido, primero pruebe la veracidad y bondad de dichas creencias a la luz de la ciencia, el derecho, la razon. Empecé leyendo su larguísimo e insustancial escrito, pero una y otra vez se repite en los mismos errores, con diferentes palabras. Afirma usted que los librepensadores no lo dejamos pensar ahora? Al contrario, lo invitamos a que lo haga! A ver si de una vez se saca de la cabeza eso de pensar que porque usted cree algo es válido y licito imponérselo al resto de la sociedad. Por más que usted se queje, los librepensadores, ateos y demás no pasamos de mofarnos y burlarnos de sus absurdas (y respetables, mientras no discriminen y agredan a los demás) creencias. El no creer antes daba la hoguera.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar