Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Durante la semana que pasó me tracé una tarea: tratar de encontrarle la importancia, sentido a la visita del papa. Intenté adivinar  ¿qué de positivo que podía traerle al país? Traté de encontrarle significado a las eternas transmisiones de sus recorridos, ver algo más allá que un señor vestido de blanco saludando a todo el mundo.

 
“La importancia está en su mensaje”, me guiaron algunos. Volví a encender el televisor, escuché con atención… Nada que no supiéramos, nada que no se hubiera dicho antes. En tono pastoral habló de reconciliación, de dios, de paz, de amor, de perdón, y de todas las demás cosas bonitas de las que hablamos los seres humanos mientras que por dentro estamos llenos de egoísmos, odios, vanidades y somos incapaces siquiera de soportar una opinión contraria. Si los discursos y las frases célebres sirvieran de algo este mundo sería hermoso.

 
“La clave está en su humildad”, me orientaron otros. Busqué en él un acto de humildad genuina. Intenté encontrarla en la pompa de su recibimiento, verla al final de esa elegante e imponente alfombra roja que engalanaba sus fastuosas ceremonias. Escucharla en la veneración que le rendían sus fieles, quienes le celebraban hasta la risa y reaccionaban ante cada frase de su intervención con un bullicio propio de un concierto de rock… Solamente vi culto e idolatría alrededor de su figura. A no ser que humildad consista en repetir a cada rato la famosa palabrita mientras que al mismo tiempo se presenta a tú alrededor toda una parafernalia y una frivolidad digna de una estrella de Hollywood.

 
La humildad no se celebra ni se aplaude. Renuncia al reconocimiento, y a la egolatría. Nadie que tenga la humildad como su bandera se considera digno de tanta idolatría, consiente para sí tantos homenajes y acepta que se organice  a su alrededor tanto show. Tampoco vive dando muestras públicas de desapego a lo material. La humildad no se exhibe.

 
Sí me encontré, por el contrario, con un evento altamente politizado. El encuentro de dos entes de poder, de un lado a un gobierno impopular y profundamente cuestionado por escándalos de corrupción, -y por falta de justicia social y económica –  tratando de sacarle todo el jugo a la visita, y del otro, una entidad elitista y jerarquizada intentando,  a través de su máximo representante, y como lo ha hecho durante siglos, afianzar su poder  mostrándose a favor de los más pobres y necesitados.

 
Imposible, eso sí, no reconocerle lo bien que maneja el discurso, la psicología de masas, “recen por mí”, “ustedes me han hecho mucho bien”…. y como, a través de sus acostumbrados despliegues públicos de bondad y caridad, y seguro de que todos los ojos estaban puestos sobre él, lograba agrandar aún más su figura, y aumentar tanto su popularidad como la de la entidad a la que representa.

 
Tampoco logré hallar la humildad en el afán de muchos fieles de figurar, de quedar ubicados en primera línea para alardear de su fe y exclamar a los cuatro vientos cuánto los había impactado su figura.

 
Sí vi a un país que, lastimosa e inocentemente, una vez más terminó cayendo en el juego, rendido y obnubilado ante la popularidad de una figura mediática y completamente politizada.
Un país al que se le olvidó lo que el gobierno quería que se olvidara, que razonó como el gobierno quería que razonara “la visita del papa no es un evento político”, no, que va; y que terminó señalando como su principal problema el que el gobierno quería que señalara. ¿Cuándo lograremos entender que el principal problema de este país no es conflicto Santos y Uribe? porque, reconozcámoslo, a eso se refiere y se reduce en el fondo el asuntico este de la polarización y la reconciliación, a la pelea entre ese par.

 
Algo sí me quedó muy claro, porqué los que están, están en el poder. Porque saben exactamente lo que hay que darle al pueblo para entretenerlo y mantenerlo embolatado, saben que para tenernos contentos no es necesario generar empleo, combatir la corrupción, dejar de ahorcarnos con tantos impuestos, o molestarse en crear un sistema de salud más justo y humano, con la visita de un personaje como el papa basta y sobra. Al menos por ahora, ya mañana veremos qué se nos ocurre. ¿Un beso entre Santos y Uribe?, ¿la tan anhelada reconciliación entre ellos?, ¿por qué no? Amanecerá y veremos.

Lo único seguro es que ese día los del pueblo estaremos ahí, en primera fila, con lágrimas en los ojos, listos para aplaudir como focas y ovacionarlos. Jurando que con eso se arregla todo.

(Visited 486 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alex Rojas. Bogotano. Publicista. Durante 7 años docente del distrito. Libretista de Televisión.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    El pobre pueblo Venezolano

    Es claro, a todos nos duele profundamente la terrible crisis por la que está atravesando el hermano pueblo de Venezuela. Y(...)

  • Opinión

    No le 'como' cuento a Mockus

    No existe en este país un político más sobrevalorado que Antanas Mockus. En qué radica su éxito, ¿por qué la(...)

  • Opinión

    Colombianos en Rusia

    ¿Qué fue lo que tanto nos molestó del comportamiento de algunos colombianos en Rusia? ¿De dónde nace esa rectitud tan(...)

  • Opinión

    ¡Petro presidente!

    Porque es el único que representa una opción real de cambio. Porque votar por el que dijo Uribe, como si(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Si está buscando un lugar para volver a nacer, los Termales de(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. edilberto.d.acosta.1

    Si el Papa es ese personaje que Ud proclama, por qué no sale a la calle y le pregunta a la gente humilde de Bogotá, Casanare, , Medellín y de Colombia y a muchos de sus compañeros periodistasqué fue y es Francisco para ellos?……

  2. mariaorjuela0519

    Interesante conclusión. Sin faltar al respeto a la Iglesia y a lo que representa para los católicos pienso que va en contravía de lo que predica pues no es necesario exigir tanta pompa y lujos para poder transmitir un mensaje de fé, paz, confraternidad que viene desde Jesús. Además, considero que el Vaticano como sede de el Papa debe pagar todos sus gastos porque él está fungiendo un cargo en el cual desempeña unas funciones que vienen asignadas desde esa sede, además que tiene más dinero que estos países necesitados de todo.

  3. Texto politizado y polarizado. Lo escribió un colombiano. Sin matices. Sin objetividad. Víctima de lo mismo: o todo bonito, o todo feo. Vuelve la búsqueda de Diógenes: ¿dónde encontrar un hombre de buena fe en este país?

  4. monicalosada0812

    Excelente visión de esta visita. Pura demagogia, promesas y palabras que no se ven cumplidas, solo dichas para convencer a un pueblo, idolatría alrededor de una persona, que no es mas que un ser humano como cualquiera, no es un dios ni representa nada de lo que verdaderamente dice la biblia escrita.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar