Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Los mensajes de los sueños

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A lo largo de mi vida he escuchado múltiples narraciones de hechos inexplicables, si se examinan bajo la lupa del sentido común. Son historias que pueden clasificarse como fantásticas. Generalmente cuentan episodios de experiencias extremas vividas por personas que, por distintos motivos, se colocan a sí mismas en el límite de lo razonable. Quieren alcanzar sus objetivos sin consideración a los medios y a las consecuencias que puedan acarrear sus acciones. El resultado de ese proceder casi siempre es funesto para el protagonista y muchas veces sus maniobras dejan víctimas inocentes.

Las imágenes de un sueño revelan el mundo interior de una persona, sus íntimos deseos, lo que hace a espaldas de quienes la rodean. Por eso no dejo de advertir que los sueños revelan secretos. Esas imágenes pueden ser simples e inocentes o retorcidas y tortuosas como en el caso de las pesadillas. Historias fantásticas en apariencia pero no exentas de un contenido que las ata a la realidad como un ancla. El mensaje que subyace en esas imágenes es similar a la moraleja de una fábula: es el consejo de Dios relativo a lo que se debe hacer o lo que se debe evitar para actuar con rectitud y honestidad.

Con base en mi experiencia de vida como intérprete de sueños he escrito algunas historias cortas sobre hechos y sucesos ocurridos en la realidad. A veces la ficción se queda corta cuando miramos lo que hace la gente a nuestro alrededor. Mi propósito, al escribirlas, es el de motivar a los lectores a la reflexión. No pretendo más. La primera, que publicaré a continuación, se titula “La bruja”:

LA BRUJA

Miguelina estaba desesperada. Había descubierto la infidelidad de Tiberio, su marido, y no sabía qué hacer para resolver el problema. Sin embargo, en su angustia, estaba resuelta a llegar a las últimas consecuencias con tal de ponerle término a la situación. Temía que Tiberio se fuera con otra y la abandonara definitivamente. Solo pensar en esa posibilidad la sumía en una profunda pena.

Nuria, su mejor amiga y confidente, estaba enterada de los hechos. Miguelina la mantenía al tanto de sus preocupaciones. Por eso y por la relación de hermandad que las unía, Nuria también estaba dispuesta a hacer lo que fuera con el fin de ayudar a su amiga. Sus pasos en ese sentido la llevaron a encontrar en las páginas de un diario el aviso de una bruja recién llegada a la ciudad. Se llamaba Magnolia y venía precedida de mucha fama por la efectividad de sus “trabajos”. Al menos, eso decía la publicidad.

Nuria convenció a Miguelina de ir a visitarla. Los servicios de la hechicera eran costosos pero ambas estuvieron de acuerdo en que eso no importaba si el resultado estaba garantizado.

Sin perder tiempo ambas amigas partieron con rumbo a la dirección indicada en el diario. Llegaron a un edificio viejo de la zona céntrica de la ciudad. Un solitario y estrecho pasillo las condujo a unas escaleras desgastadas por el uso. Subieron por ellas y en el segundo piso encontraron la puerta cerrada de su lugar de destino. Tocaron y les abrió un hombre moreno de mediana edad, de aspecto sórdido y olor agrio, que les sonreía pretendiendo mostrarse amable.

Después de explicar el motivo de la visita, el hombre les dijo que podían pasar a la habitación donde atendía la bruja. Al entrar, se toparon con un recinto lleno de velas rojas y negras, recipientes de vidrio con plantas y animales disecados en su interior; otros con polvos y esencias multicolores. Olía a rancio. Cualquiera diría que la muerte rondaba por ahí.

Miguelina estaba asustada. Sus esperanzas, sin embargo, estaban depositadas en Magnolia, la mujer que ahora estaba frente a ella del otro lado de la mesita de madera que hacía las veces de escritorio. Miguelina le contó el motivo de su visita. Le dijo también que solo deseaba ver a Tiberio convertido en un marido ejemplar. La bruja, después de preguntarle algunas generalidades, le dijo que no se preocupara, que había llegado al lugar indicado. Le aseguró que sus pócimas convertían a los hombres en mansos corderitos.

Magnolia le entregó a Miguelina, a cambio de una suma considerable, algunos sobres con diferentes hierbas y polvos. Según sus indicaciones, debían mezclarse con las comidas para que Tiberio los consumiera durante ocho días consecutivos. Le aseguró que a partir del segundo día empezarían a verse los resultados.

Miguelina siguió las instrucciones al pie de la letra. Al segundo día, Tiberio no salió de la casa, se sentía indispuesto y por eso decidió quedarse. Su mujer se emocionó. No dudó de la efectividad del “trabajo” contratado y supuso que en el futuro su marido y ella serían muy felices. Al tercer día, sin embargo, Tiberio no pudo levantarse de la cama. Se sentía enfermo y sin fuerzas. Miguelina se preocupó y llamó a Magnolia para contarle lo que estaba pasando. Ésta la respondió que se tranquilizara, que era una reacción normal y le recomendó que siguiera adelante. La animó diciéndole que pronto todas las cosas entre ellos serían otra vez como antes.

Al séptimo día Tiberio no despertó. Estaba muerto. Miguelina lloraba desconsoladamente pero no dijo nada sobre lo que había hecho. No quería asumir responsabilidad alguna por la muerte de su marido. El médico que revisó el cadáver dictaminó que la causa de la muerte fue un paro cardiorrespiratorio fulminante.

Miguelina asumió su soledad con resignación. La novena noche después de muerto Tiberio, cansada de los afanes del día, se durmió profundamente en una mecedora mientras veía la televisión en la sala de su casa. Pasado un tiempo, no se sabe si horas o minutos, un olor pestilente la despertó. Abrió los ojos y el horror se dibujó en su rostro. Frente a ella estaba Tiberio mirándola fríamente mientras cientos de gusanos caminaban por su cuerpo y otros salían de su boca y su nariz. Con los brazos estirados intentaba abrazarla a la vez que decía con voz profunda: “Aquí estoy mi amor, nunca más me iré de tu lado. Vamos a ser felices por toda la eternidad como era tu deseo”.

Al día siguiente los vecinos encontraron el cadáver de Miguelina sentado en la mecedora. Dicen que en el piso, frente a sus pies, había un manojo de hierbas y rastros de polvos de distinto color. Su cara tenía una mueca de espanto.

El Portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

(Visited 1.639 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Medellín no solo ha dejado de ser la ciudad referente del país(...)

2

Si usted ve que no tiene lugar en este Estéreo Picnic, le propongo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

Publicidad
2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. elportaldelossuenos

    Hola cezard, gracias por el comentario pero hay que tener en cuenta que la posición del narrador es la de un observador de los hechos y no de un protagonista de los mismos. Además, la historia se basa en los comentarios de amigos y familiares pero el fondo de la misma es poner de relieve que creer en la “efectividad” de los “trabajos” de quienes ofrecen sus servicios para doblegar la voluntad de maridos infieles y convertirlos en mansos corderitos no solo es un error sino un riesgo mortal como en le caso de la historia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar