Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La curiosidad mata dicen algunos. Especialmente aquella referida al mundo desconocido de las experiencias sobrenaturales. Muchos las consideran un juego y otros un caminar a tientas en medio de las tinieblas. Al final, el resultado puede ser contrario a las expectativas del comienzo. Lo mejor, en todo caso, es no retar las fuerzas misteriosas del insondable universo de los espíritus.

El siguiente relato lo escribí para recrear el desenlace de un experimento motivado por el deseo de averiguar qué hay más allá de nuestros sentidos. Se titula: Rosaura y sus amigas:

Rosaura y sus amigas, curiosas al extremo, deseaban saber si existía el más allá. No perdían oportunidad alguna para poner en práctica rituales y ejercicios que les recomendaban brujos y expertos en artes mágicas. Nada funcionaba.

A pesar de los fracasos decidieron seguir adelante. Un día se les ocurrió invocar los espíritus de dos conocidos suyos que habían muerto violentamente en un enfrentamiento con la policía. Eran asaltantes y fueron dados de baja después de robar una joyería. Fueron malas personas en vida pero ellas no vieron ningún problema en eso. La decisión estaba tomada.

Consultaron una espiritista para que les diera las indicaciones de lo que debían hacer para llevar a cabo la experiencia. Después, siguiendo las instrucciones recibidas, se pusieron de acuerdo para reunirse a la medianoche en un recinto cerrado y solitario. El punto de encuentro fue un galpón abandonado en las afueras de la ciudad.

Cumpliendo al pie de la letra cada una de las instrucciones de la experta, acondicionaron el lugar con velas negras que al ser encendidas despedían un olor muy fuerte parecido al almizcle. Hicieron un círculo amplio con las velas y ellas se juntaron en el centro. Entonces, de pie y bien erguidas, se unieron pasando los brazos por encima de los hombros de la que estaba al lado. Cerraron los ojos y a la cuenta de tres un coro se escuchó con fuerza y alto volumen:

-¡John…..Jairo…..John….Jairo…..!!!!

-¡Los estamos esperando….!!!!!!

-¡Háganse presentes……!!!!!!

Varias veces repitieron el llamado a los espíritus que pretendían invocar.

Al cabo de algunos minutos resonó un fuerte estruendo, como el golpe de un ariete, en la puerta del galpón. Las hojas de madera se abrieron de par en par y un viento helado recorrió el lugar apagando las velas y sumiendo a Rosaura y sus amigas en la oscuridad absoluta.

El caos reinó en el recinto y el pánico se apoderó de las mujeres. Todas gritaban al unísono. Continuaban abrazadas estrechando sus cuerpos en busca de un refugio inexistente. De pronto reaccionaron y cada una por su lado corrió en dirección a la puerta para escapar de la pesadilla que vivían.

Sin embargo, la puerta estaba cerrada. Por más que golpeaban la madera y trataban de hallar el cerrojo para abrirla, sus esfuerzos eran inútiles. Estaban atrapadas. No era posible salir de ahí.

De repente cesaron los gritos y los golpes. Rosaura y sus amigas sintieron que sus cuerpos quedaron paralizados. No podían respirar. Poco a poco se desvanecían cuando una fuerza invisible las catapultó hacia arriba. La experiencia era aterradora y la presencia del demonio se sintió con toda la carga de su poder maléfico. Sus cuerpos eran transportados por manos frías y viscosas que las llevaban por un túnel tenebroso sin final a la vista.

Al día siguiente un campesino llegó al galpón y abrió la puerta. En las paredes, escrito con sangre, un aviso decía: “AQUÍ ESTUVIERON JOHN Y JAIRO”.

De Rosaura y sus amigas nunca se supo qué pasó con ellas. Las autoridades las declararon personas desaparecidas.

El Portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

(Visited 7.992 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

De abundantes carnes, muy abultado y corpulento, que excede del grosor corriente(...)

3

Maria Paula Navas, bióloga, ambientalista y creadora de Sanacomilona y yo, coach y(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. diegolopez712

    Es buen relato.
    Era incrédulo de muchas cosas que desde la razón no eran lógicas.
    Infortunadamente el mal existe y el mal no siempre ataca con balas o cuchillos.
    Como el cuento, acudí donde no debí acudir, y hoy estoy pagando el precio de esa curiosidad.
    Mi principal error fue negar el mal, lo negaba porque el mal ya estaba en mí.

  2. Es un buen relato . Al decir de Julio Cortázar : “Un cuento es como andar en bicicleta. Mientras se mantiene la velocidad, el equilibrio está asegurado”. y de verdad, mantuvo el equilibrio-

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar