Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Dentro del sofisticado espectro de restaurantes en el País Vasco que ostentan fama mundial, este establecimiento centenario es tal vez el que mejor ha mantenido las tradiciones de la cocina vasca.

EMP_6538

Foto: Victoria Puerta. El restaurante con las tres estrellas Michelín, mejor conservadas.

En 1897 los abuelos de Juan María Arzak Arratibel construyeron la casa donde luego prosperó una bodega de vinos y una taberna en el pueblo de Alza, en el País Vasco. La madre del chef, Francisca Arratibel, convirtió la humilde taberna en un lugar de postín donde se ofrecían todas las referencias de lo que se considera esencia de La Cocina Vasca: Merluza en salsa verde, cocochas al pil-pil, bacalao a la vizcaína, chipirones en su tinta y el pastel de kabrarroca. “Verde, blanco, rojo y negro: Los platos para la historia que deja La Cocina Vasca” según la opinión del Juan Mari Arzak.

Foto: Victoria Puerta. Padre e hija delante de la cocina

Foto: Victoria Puerta. Padre e hija delante de la cocina

En 1966, Paquita, cedió una parte del restaurante a su hijo que llegaría a ser el más respetado chef de la gastronomía española. En 1974 se creó el Premio Nacional de Gastronomía para entregarlo al primero: Juan Mari Arzak.

El pueblo de Alza es hoy un barrio de San Sebastián, capital de Guipúzcoa, frontera con Francia. Ciudad con menos de 190.000 habitantes y que reúne entre sus restaurantes a dieciséis estrellas Michelin y entre ellos tres que son de la máxima categoría y uno, el primero de España con tres estrellas, Arzak, el que más tiempo lleva en esa categoría: 25 años.

73 años de vida tiene hoy Juan Mari. Su historia de tesón, curiosidad y talento es lo que le hace ser el referente de una gastronomía que ha marcado de forma indeleble las cocinas de todo el planeta. De las dos hijas de Arzak, Elena eligió el camino de los fogones y Marta el del arte. Pero si a su padre se le conoce como el viejo rockero, Elena podría llamarse la doncella de la cocina por su delicadeza para tratar todos los matices de un negocio que no se limita a dar comidas. Educada en Suiza, trabajó en los mejores restaurantes europeos, incluido el Bulli. El regreso de Elena aportó luminosidad, color, ligereza y apuestas cada vez más arriesgadas y artísticas. Se cambiaron las vajillas, los uniformes, la decoración del comedor pero nunca la esencia de una cocina basada en la excelencia del mercado y en los códigos de una cultura que ha amado el perejil, el ajo y las cocciones largas en pucheros de barro al calor de la leña. La idea es tan práctica como acertada: trabajar los platos clásicos de la gastronomía vasca para conseguir la máxima jugosidad con los productos de la región. Un banco de sabores compuesto por más de mil ingredientes y un equipo de investigadores confirman cada día las estrellas de Arzak.

Foto: Victoria Puerta. Elena Arzak en su cocina

Foto: Victoria Puerta. Elena Arzak en su cocina

La vivencia

Llegó a las doce de la mañana con las palabras de Elena. “Solo podemos recibirte una hora”. Cuando recuerdo la primera vez que fui a ese lugar se me viene a la cabeza la imagen de Juan Mari buscando por toda la cocina un rollo de fotografía que se me había caído y luego las tardes de anécdotas e historias de un cocinero que nunca ha pecado de soberbia.                                                                                        Me llevan primero al laboratorio donde están las liofilizadoras y aparatos con los que se hacen pruebas diariamente. Después a una habitación de techos altos donde están alineadas y clasificadas todas las especies y materias primas con las que Arzak se ha mantenido año tras año entre los diez mejores restaurantes del planeta. Veo luego una cocina por donde trasiegan más de veinte personas que elaboran fondos en una coreografía perfecta, y empacan increíbles bombas de sabor. Este lugar tiene en su haber galardones como el Premio Veuve Clicquot a mejor chef del Mundo, otorgado a Elena en 2012 con la aprobación de 837 críticos.

Luego está la cava, sostenida por un roble centenario, metáfora  de lo que significa la casa que lleva cuatro generaciones trasmitiendo felicidad y secretos de la alta gastronomía. Más de 6.000 caldos de diversas denominaciones, reposan en un lugar con precisas medidas de ventilación para que no pierdan ni sabor, ni olor, ni color.

Juan Mari está en la mesa del chef, probando un nuevo plato al que no me acerco porque todavía es secreto. Después de varias pruebas saluda y se excusa porque lleva una mañana muy agitada. Y sin embargo saca tiempo para dejarse fotografiar con su hija.

El comedor de Arzak es blanco y gris, adornado con grafías japonesas, cultura que siempre ha entusiasmado tanto al padre como la hija, y tiene capacidad para unas cuarenta personas que serán atendidas de una manera personalizada e inusualmente cercana. Juan Mari y Elena tienen por costumbre saludar a los comensales, dejarse fotografiar con ellos y contarles con toda naturalidad los detalles de una cocina en constante renovación.

EMP_6527

Foto: Victoria Puerta. Elena en la cava de los vinos

Primero llegan los aperitivos: morcilla servida en una lata de la emblemática casa de cerveza Keller, gyoza de gambas y moringa, pudin de kabrarroka con kataifi, galleta de lenteja con sam-jamg y vainas marinadas con paté de pichón. Viene una copa de champan sugerida por Mariano Rodríguez, el sumiller que acompaña a los Arzak hace más de treinta años. Aunque las tierras de ésta región por la cercanía del mar son buenas para el ganado, el huerto y la caza, yo prefiero el menú marino, pues el cantábrico frío y atlántico acerca a la mesa verdaderos manjares que aquí se tratan con mimo y acierto. Van llegando platos, o mejor, pinturas comestibles que hay que romper y mezclar con delicadeza para que todos sus sabores exploten en la boca: manzana inyectada de remolacha con foie cremoso y nácar de patata, bogavante mar y huerta acompañado de un crep crujiente con forma de estrella y hojas frescas, kokochas de merluza en hojas de bambú y semillas de teff, txangurro sobre roca de algas y cubierta de huitlacoche, lomo de rape asado junto con filetes de ruibarbo y lirios fritos. El escaparate de locuras empieza a cerrarse y lo hace con broche de oro: cremosos de queso con bayas de aronia y pera, para rematar con limón negro crocante, espolvoreado con el mismo fruto y relleno de crema cítrica dulce.

EMP_6598

Foto: Victoria Puerta. Chocolatero final para una visita.

Arzak se sienta a charlar y trae su ferretería de chocolates para terminar una velada deliciosa. Elena tampoco puede sustraerse a ese cariño que les caracteriza, convirtiendo un hora en 360 minutos de atenciones.

(Visited 627 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Desde 1986 publico reportajes, crónicas y entrevistas ilustradas con mis fotos de lugares en Europa y América en el periódico El tiempo, Revista de Avianca, El País de España, así como textos y libros de Viaje. Cultura y ocio son mis temas favoritos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar