Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
IMG_1096

Foto: Victoria Puerta. Aunque se insiste en que no deben ponerse mascarilla para ir a comprar, el miedo y la desconfianza han hecho habitual ésta imagen en el supermercado.

IMG_1098

En  mi edificio marcado por muchos apartamentos que dan al interior de un gran gran patio de luces, desangelado, muy propio de esa construcción racionalista y pobre de los años 70, le ha llegado la alegría de la mano del coronavirus. Cada día a las ocho de la noche comienzan los aplausos a los sanitarios de Madrid y desde el primer día un grupo surgido de las tinieblas ameniza el ritual con música en directo. Al parecer algún vecino se ha quejado porque han reducido el regalo musical a solo una canción. El primer día fueron tres y al gente quería más.

Son esas cadenas invisibles las que empiezan a ser fundamentales para aguantar un encierro que es posible aliviar sacando a pasear al perro, aunque sea uno de peluche, o comprando pocas cosas para hacer el paseo diario al super».

Y es en la compra de comida donde la inquietud que provoca el covid-19 se vuelve aún más enigmática, pues aunque se aprecia una cierta tranquilidad, sigue faltando en algunos el papel higiénico y la atención con mascarilla, los compradores tan escasos, y la distancia convierten el otrora feliz acto de comprar en un actividad que no se sabe si es riesgo o necesidad.

IMG_1071

Foto: Victoria Puerta. Soledad y miedo en una ciudad acostumbrada al bullicio, el paseo diario, a la seguridad y el buen vivir.

Siempre tan agitada y abierta, Madrid es ahora un escenario vacío por donde se circula con miedo y distancia. Lo que no mate el virus lo hará el encuentro con nosotros mismos, con nuestra dependencia de la calle, del bar, a «la caña», a la moda y al placer de ser ciudadanos cubiertos por toda clase de privilegios, ajenos a lo vulnerables y estúpidos que podemos llegar a ser ante una emergencia.

Antes de que el covid-19 se instalará veíamos el encierro en Italia-tan cerca en afectos y deseos, destino preferido de los españoles para darse una escapada de fin de semana-como un problema de los italianos, al punto que el primer ministro, Conte, llegó a quejarse de la indiferencia de sus socios comunitarios con su tragedia.

Pero una mañana España amaneció enferma y desde entonces no ha parado de crecer el contagio, las medias verdades y el encierro. Y todos aquellos que lo han padecido en las calles o en la enfermedad , se ven ahora más acompañados por esa España rica, que se ha permitido recortar la sanidad pública y privatizarla y que ve ahora con angustia que no cuenta con los suficientes recursos para cercar y domar un virus del que se escuchaba hablar con oídos sordos.

El coronavirus nos ha puesto en riesgo de morir de nostalgia por lo que vamos perdiendo por la insensatez y el consumo. Pero es necesario correr el riesgo de sentir y pensar de nuevo quiénes somos y a adónde vamos, aunque la neurociencia afirme que el ser humano no aprende de los errores y los más optimistas que la resilencia es la madre de todas las recuperaciones.

El planeta llora sus muertos, pero también vive una tregua de tantas y variadas formas de exprimirlo y contaminarlo. Lo ideal es que el descanso no se prolongase a través de la enfermedad, sino de la conciencia para hacerlo nuevamente un planeta amable.

(Visited 551 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Desde 1986 publico reportajes, crónicas y entrevistas ilustradas con mis fotos de lugares en Europa y América en el periódico El tiempo, Revista de Avianca, El País de España, así como textos y libros de Viaje. Cultura y ocio son mis temas favoritos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Mochilero! ¿Ha intentando ser turista en su propia ciudad? ¿Por qué no(...)

2

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar