Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No soy una mujer patriota, menos si el patriotismo es comprendido desde la vociferación de quienes con la mano firme en el pecho señalan que tienen un corazón grande. Esa patria no es la mía, es de los patrones, los patriarcas, los patricios y los patrimonialistas que defienden a muerte una idea de país que recorro desde los bordes.

Vivo en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno de esos lugares que mirado desde la capital es periférico, orillero y subalterno. Donde el pensamiento propio se esquilma con gestos de autoridad y donde gozamos a solas los triunfos de nuestra gente. Por eso cuando Oscar Figueroa levantó las pesas del oro en los juegos olímpicos sentimos una singular complicidad que lejos de ser nacionalista representa todo lo contrario: La satisfacción marginal de quienes se cuelan entre las grietas enormes de la desigualdad y emergen sin el hollín a cuestas.

Dicen quienes lo conocen que viene de una familia de mineros y pescadores, oficios marcados por la derrota y la obstinación porque la terquedad de arrancarle piedras y peces a la tierra está hecha del mismo material que le permitió a Figueroa soldar su muñeca, la espalda, sortear el ejército y la descreencia. Nos hermanan la pobreza y la soledad de gente que contra olas, a los puños y otras a punto de pedal, como en el caso de todos los Nairo Quintana, sacan la cabeza del estercolero y sonríen.

Estos triunfos no le pertenecen a un país que pasado mañana no recordará uno solo de estos rostros. Ni siquiera a las multinacionales cuyos emblemas publicitarios logran borrar la nacionalidad. Estas victorias le pertenecen a las veredas, los pueblos y las orillas donde crecieron estos intérpretes del escepticismo. Y es que debe ser duro disciplinar el cuerpo guiado tan solo por la esperanza de llegar a algún lado.

Lo nuestro en cambio es ironía pura, nuestros nadadores subacuáticos ganan medallas cultivadas en un mar perdido como si los competidores se premiaran con caballitos de mar: Juan David Zúñiga, Alexander Jiménez, campeones mundiales en Grecia y Palma de Mallorca, ambos suman cuatro medallas de oro; los subcampeones Wendy Muñoz, Giselle cantillo, Camilo Sierra, tres de bronce y tres de plata. Hombres y mujeres peces que se sumergen en abismos que solo reconocen quienes comparten el mar como destino. En este país de tierra firme nadie sabe quiénes son y lo que representan para el archipiélago.

Ni qué decir del patinaje. Por ausencia de un patinódromo, los jugadores entrenan en el lugar más peligroso de la isla de San Andrés, el parqueadero del Aeropuerto Rojas Pinilla, de ahí salieron figuras como Shanineen Howard, campeona mundial juvenil, y Pedro Causil, campeón nacional, centroamericano, bolivariano, suramericano, panamericano y dieciocho veces campeón mundial, quien ahora bajo el amparo de la Federación Nacional de Patinaje representará al país en cinco copas que definirán su clasificación en las olimpiadas de invierno del 2018 en Corea del sur en la modalidad de patinaje sobre el hielo. La ironía es evidente, un san andresano competirá en la nieve.

Con ellos inauguro un deseo inusual de levantar una bandera, de cantar un himno o hacer una perorata sobre la esperanza. Me repito a solas que el mar estará presente, al final la nieve es solo agua de mar congelada.

(Visited 17.877 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Es un mito de la piratería femenina. Se cree que nació en 1684 fruto de los amores prófugos de la mujer de un capitán Inglés. Mary Read sobrevivió a partir de la suplantación homónima de Mark Read nombre con el que se convirtió en marinero(a) y corsario (a). Lucha en Flandes, se enamora de un soldado y se van a vivir a un lugar de paso que ellos denominaron “Three Horseshoes” (Las tres herraduras) que para el caso que nos ocupa es un nombre que bien podrían simbolizar el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. La isla de San Andrés se define por su forma como un caballo de mar cuyas herraduras no son más que una estela de agua salada, finita y efímera. Mary Read es la primera mujer condenada a la pena de muerte por ejercer la piratería.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Ni mu

    Señores, sean serios. Y si no lo son por lo menos aparenten serlo. Que el escritor cubano Leonardo Padura(...)

  • Colombia

    Breve retrato del país adolescente

    El presidente Santos es bueno para las segundas vueltas, por eso creo que con su sensibilidad de jugador de(...)

  • Colombia

    Corresponsal de una guerra ausente

    A todos los que me han dicho que votaré por el Sí porque no conozco la guerra les respondo(...)

  • Opinión

    El arte de arribar

    Están en todas partes y en modalidades tan variadas que fácilmente se pueden confundir con un burócrata, un oportunista(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El próximo lunes 26 de agosto me voy de Colombia, pues(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es muy real solo existen cuando se les hace bombo por una medalla que pone en alto “” el nombre del Pais”” pero en la lucha y el lo sufrimientos que pais , ni que nada , nadie sabe quienes son a que se dedican y con sarcasmo bien lo dijo Juan Pablo Montoya, el corria por él y el esfuerzo propio es lo que vale , si no estuvieran allá no existirían para nosotros. Mientras Ganen son nuestros Héroes y Cuando pierden que vergüenza la gente que mandan a representarnos( asi Somos)

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar