Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llevaban rato tratando de verse. Como pasa tan seguido ahora, se conocieron por redes sociales; comentario iba, like venía. Llevaban quizás dos meses en esas, hasta que por fin coincidieron en un Juan Valdez cerca de la oficina de ella. Conversaron un buen rato, sobre todo del trabajo de ella, se hicieron chistes pendejos y la pasaron bien. Hasta ahí… norrrrrmal. Si bien eso no pintaba para cuadre, podría ser una buena amistad. Y así cada que Andrés pasaba cerca de su trabajo, la llamaba y se volvían a ver en el Juan Valdez.

Así pasaron algunos meses, a punta de chat y de café, hasta que fueron a cine a Unicentro. Sofía acababa de salir a vacaciones y tenía todo el tiempo del mundo, por lo que podía ir sin preocupaciones encima. Además al hijo se lo había llevado el papá de vacaciones, ella estaba sola y libre. Precisamente por eso fueron a cine temprano, medio matiné la cosa. A Andrés le pareció un poquito extraño ir a cine de día y entre semana, pero igual lo disfrutó. Como salieron temprano de la película, aprovecharon para vitriniar. Recorrieron medio centro comercial hasta que Sofía recordó que debía comprar unos zapatos. «Es que tengo un evento la próxima semana y necesito unos tacones. Los vi en el mismo almacén en el Santafé, seguro acá también están». Entraron, los buscaron, los encontraron, los compraron.

Salieron de allí, se tomaron otro café y con eso quemaron tiempo como hasta las 6. «Uy no, a esta hora ir a coger bus o taxi es lo peor», dijo Sofía. «Pues, si quieres, vamos a mi casa un rato mientras pasa la hora pico, te invito a tomar algo», le respondió Andrés, como soltero que se respete, muy caballero él.

Acá basta con que escuchen los primeros 20 segundos del video. Los más rumberos la pueden dejar toda.

«UUUUUYYYY ¡MATAORRRR! –le dije a Andrés el día que me contó–. Esa técnica no se la conocía: las cita temprano, luego las lleva a la casa y a eso de las 9 ya está listo para dormir. Pa’ aprenderle, marica». Es normal en el gremio masculino que si una vieja va al apartamento de uno, de noche, y se toma un trago fuerte, uno piense que va a coronar.

«Pues eso pensé yo, –me respondió Andrés– en la casa le ofrecí trago de todo estilo, pero al final se tomó una cerveza. Hablamos un buen rato hasta que me le mandé a darle un beso». Ella le correspondió el beso, un poco tímida al principio, pero se le fue embolatando la timidez porque cada vez se movía más. Ahora ya usaba las manos y respiraba agitada. Cuando Andrés empezó a bajar por su cuello, ella incluso empezó a gemir. Por supuesto eso puso a Andrés a mil y se dijo «esta noche coronamossss».

«Yo sabía que ella me estaba copiando total porque no se quedaba quieta. ¡Se movía más que yo! Y la cosa fue subiendo de tono un resto. Yo iba a la fija. Hasta que, así de la nada, la vieja como que se asustó porque me paró en seco», me contaba Andrés, todavía medio indignado. «¿Cómo así? ¿Qué le hizo? ¿La mordió muy duro o qué carajos? Usted sabe que uno no puede dejar marcas, es la número 5 del manual». «Nada, en serio, yo hice lo que siempre hago: me dejo llevar, pero le juro que no hice nada raro. Marica, usted me conoce».

Tacones

Y es verdad, Andrés nunca ha sido de hacer nada extraño, nada forzado. Eso de «no va a pasar nada que no quieras que pase» él lo aplica al pie de la letra. «Es que eso obligado no pega. Si ambos tenemos ganas, rico. Pero así a las malas no tiene gracia», siempre dice. «Además, si la vieja ya estaba en mi casa, se estaba tomando un trago, y me estaba copiando con toda, pues… ¿qué más se podía esperar?»

El caso es que ella puso el freno de mano, se levantó medio nerviosa y acelerada, quizás por el agite del momento, o quizás porque recordó que dejó la ventana abierta y ya venía el aguacero, o porque se le olvidó pagarle a Codensa. Uno nunca sabe. Sofía se terminó de arreglar y le dijo a Andrés que lo sentía mucho, que lo mejor era que pararan ahí.

«Yo no sé qué le dio a esa vieja. El caso es que salió en pura». «¿Y qué? ¿Ni más?», le pregunté. «No, pues eso me imaginé. La nena cerró la puerta y yo pensé «bueeeeno, será echarse una ducha fría y ponerse a ver Netflix», pero cuando volví a la sala… Me encontré una bolsa. La vieja dejó los tacones que acababa de comprar».

Continuará.

@OmarGamboa

¿Será que Sofía aparece de nuevo a pesar del acelere con que salió de allí? ¿Será que Andrés le regresa los tacones o los guarda como fetiche? ¿Será que Andrés encuentra al amor de su vida? ¿Será que algún día le bajan al IVA? ¿Será que el autor seguirá escribiendo cada semana?

No se pierdan la respuesta a estas y otras preguntas en nuestro próximo episodio de… ¡Le pasó a un amigo!

[Entran créditos y suena soundtrack]

La canción no tiene nada que ver con la historia, pero era lo que estaba escuchando mientras terminaba de escribir y me gustó. Creo que pega con el ritmo del relato. Además llevaba rato sin ponerles banda sonora a los Marmotazos.

Acá encuentran la continuación de la historia.


Decidí escribir una nueva historia de Andrés, otro «Le Pasó a un Amigo», primero porque me gusta mucho escribirlas, segundo porque cuando hablo de Bogotá o de política a algunos les da por pelear. Qué pereza no poder hablar de actualidad porque nunca falta el que se pone agresivo. Y eso que yo trato de ser neutral y de hablar de todos (ustedes y yo) por igual. En fin, supongo que acá ninguno me va a pelear, excepto quizás por el hecho de dejarlos en continuará. Pero es que no les iba a soltar toda la historia de una vez, además que lo que yo me demoro una hora escribiendo ustedes lo leen en 5 minutos. Eso es como cocinar: tres horas uno metido en la cocina, pelando, cortando, hirviendo, y luego ustedes tragan como vacas y se van dejando la loza sucia. Al final queda uno lavando las ollas, triste y solo. ¿Es que no piensan en todo el esfuerzo que eso requiere? Uno cocinando con todo el amor del mundo, uno poniendo todo el amor en la receta y… Perdón. Me alteré.

En otras noticias, les cuento que ando feliz con la agencia. Desde la semana pasada estamos estrenando ejecutiva de cuenta y le ha ido muy bien. Estoy muy contento con ella y con la Talent Manager. Además que el año empezó con una dinámica bien interesante: normalmente en enero hay un par de semanas lentas, como para planear bien el año y organizarse. Pues ha sido todo lo contrario: clavados pasando propuestas a clientes. La semana que acaba de pasar cerramos varias cuentas nuevas. Si la ejecutiva se pone las pilas, significa que tendré más tiempo para escribir (yo acá ando cruzando dedos). Además me invitaron a escribir en un medio digital mexicano muy reconocido, especializado en Marketing Digital, que es lo que me apasiona. Cuando escriba algo les comparto acá.

A los que me han preguntado por el Taller de Marca Personal, fue la semana pasada, pero haremos el segundo el 19 de febrero. Luego les comparto el link para que se inscriban. Estuvo muy bacano, yo me divierto mucho haciendo esos talleres. Y ahora los hacemos solo para 10 personas para que haya más práctica y sea más personalizado.

No más por ahora, nos leemos (ojalá) la otra semana. ¡Chau!


Si quieren encontrar todas las entradas, están en este enlace: http://blogs.eltiempo.com/marmotazos/ En el botón “Seguir a este blog +” pueden poner su correo electrónico para que les llegue cada vez que publico. ¡Así no se pierden ni una!

Algunas entradas anteriores: «Le pasó a una amiga«, «¿Por qué seguimos solteros?«, «Le pasó a un amigo: La prima«.

(Visited 2.717 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy un consultor apasionado por el Social Media y los contenidos digitales. Trabajo mejorando la Reputación Digital de marcas y personas. Conferencista y profesor universitario. Director de los Premios TW, a lo mejor de las Redes Sociales en Colombia, emprendedor en los ratos ocupados, melómano y escritor en los ratos libres. Bogotano por nacimiento, ingeniero de sistemas por educación (Universidad Nacional) y tuitero por gusto.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_15018" align="aligncenter" width="640"] Iván Cepeda - foto EL TIEMPO[/caption] Definitivamente la(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

18 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. «Eso es como cocinar: tres horas uno metido en la cocina, pelando, cortando, hirviendo, y luego ustedes tragan como vacas y se van dejando la loza sucia. Al final queda uno lavando las ollas, triste y solo…» Jajajaja, entiendo esa sensación! Ojalá el autor siga escribiendo todas las semanas …. 😀

  2. De las preguntas que plantea al final del texto, la que más me preocupa es la última: Será que seguiremos teniendo marmotazos semanales?: Eso sería excelente, señor Omar, no se nos pierda tanto, que su blog es de lo mejor de El Tiempo y da gusto cuando uno se encuentra algo nuevo. Y queremos saber pronto qué le pasó al pobre Andrés, que dicho sea de paso, me recuerda a un amigo que tiene una suerte con las mujeres…que la que no le sale loca, le sale deschavetada.

  3. Me volvio el alma al cuerpo, pensé a este man lo secuestraron o le prohibieron hablar de Andrés. Pero no ahi está otra vez con su «esta historia continuará la proxima semana, por favor pasar a la cafeteria…..»
    Bienvenido Omar.

  4. Que bien que volvieron las historias de le paso a un amigo y sonó igualito a mi mama, «tragan como vacas mejor no me mato cocinando y les doy eso crudo» dice ella….un abrazo

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar