Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

…o de cómo podemos tomar parte activa en la gestión de nuestra propia salud

Por Andrea Carolina Reyes Rojas para Misión Salud

Vamos a desviarnos un poco de nuestro tema central para dar un poco de contexto a nuestra causa. Como ya lo sabemos la salud va más allá de no estar enfermo y cuando lo estemos, todos sin excepción tenemos derecho a acceder a los tratamientos efectivos, de calidad y a precios asequibles.

Ante dolencias en el cuerpo, con el paso del tiempo nos hemos acostumbrado a que los medicamentos sean el primer recurso al que acudimos. Sin embargo, cada individuo tiene la posibilidad de transformar este punto de partida a partir de evoluciones sociales, científicas y políticas que están teniendo lugar. Por ejemplo:

  • Cada vez sabemos de más personas que resuelven los dolores en su cuerpo actuando sobre sus emociones, hábitos de vida, entorno, etc. Si bien parece ser algo nuevo, la verdad es que desde hace siglos lo sabemos: “Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina”, decía Hipócrates (460AC – 370AC).
  • Los avances científicos en áreas como la física, química, neurobiología y ecología son ahora llevados al plano terapéutico en intervenciones que cultivan la capacidad de autocuración que tenemos los seres humanos. Tenemos la opción de, en vez de limitarnos a consumir medicamentos, utilizar, quizá junto con otras ayudas terapéuticas, el inmenso potencial del cerebro al servicio de la salud de su propio organismo. “El mejor médico que hay en este mundo eres tú… Tú tienes todo dentro de ti, todo el equipamiento necesario para sentir si algo está bien o no para ti” nos dice el documental del 2008 “La comida importa”, dirigido por James Colquhoun y Carlo Ledesma.
  • Son diversos los autores que han planteado críticas de fondo a la forma en que están estructurados los sistemas de salud pública de los países en occidente, al encontrarlos orientados hacia la enfermedad en lugar de la salud, y hacia el fortalecimiento de una relación de dependencia entre los individuos y el sistema. Para sólo citar una de las autoras defensoras de estas tesis, la Dra. Ghislaine Lanctôt, autora del libro “La Mafia Médica”, afirma: “La medicina actual está concebida para que la gente permanezca enferma el mayor tiempo posible y compre medicamentos, si es posible toda su vida”; “Salvo en lo que a cirugía se refiere, los antibióticos y algunas pocas cosas más, como los modernos métodos de diagnóstico, la medicina convencional sólo se ocupa de hacer desaparecer los síntomas. Da la impresión de curar pero no cura. Simplemente elimina la manifestación del problema en el cuerpo físico pero este, tarde o temprano, resurge.
Boletín 50(3)

La apropiación del individuo de su estado de salud es un concepto transversal a estas tres consideraciones, concepto que incluye la conciencia de cada persona frente a sus hábitos de vida (alimentación, deporte, descanso físico y mental, pausas activas en las jornadas laborales, etc.), así como la tranquilidad para ver la relación entre las emociones que vivimos, que a veces hasta nos dominan, con cómo nos sentimos físicamente.

Esta perspectiva no es ajena a nuestros sistemas de salud, solo solo hay que ver el día a día del trabajo de miles de rehabilitadores (fisioterapeutas, fonoaudiólogos, psicólogos, entre otras disciplinas) en el que logran resolver o mejorar condiciones de salud física y/o mental en sus usuarios (como ellos los llaman, pues no son pacientes ya que tienen un rol activo y determinante el tratamiento terapéutico) a través del trabajo conjunto y consiente entre la persona y su terapeuta previniendo intervenciones invasivas o drásticas que implican un riesgo para la seguridad o la vida.

Permitirnos ver que la “aparición de dolores” en muchas ocasiones tiene raíces en nuestros hábitos y emociones, tiene el potencial de ampliar las posibilidades de resolución de nuestros malestares sin necesidad de recurrir a medicamentos. ¿Así de sencillo? Si. ¿Funciona? La invitación es a explorarlo, por supuesto que sin excesos ni fanatismos, para ver, a través de la propia experiencia, si la “autocuración” en realidad es posible o si es un mito. La hipótesis de partida es que el cuerpo humano es, en todo el sentido de la expresión, una herramienta perfecta.

(Visited 42 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Misión Salud es una organización colombiana sin ánimo de lucro que ha trabajado por más de 15 años en la defensa del derecho a la salud y del acceso a los medicamentos, especialmente de las poblaciones más pobres y vulnerables.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Acceso a medicamentos en Facebook live de El Tiempo

    Acceso a los medicamentos: un bien esencial para la vida. TRANSCRIPCIÓN Participantes Ginna Morelo  – Editora Unidad de Datos El(...)

  • Opinión

    De la “autocuración”...

    …o de cómo podemos tomar parte activa en la gestión de nuestra propia salud Por Andrea Carolina Reyes Rojas para(...)

  • Colombia

    Dilema ético para el Consejo de Estado*

    *Columna publicada originalmente en nuestro espacio de opinión en Contagio radio. Por: María Imelda Moreno MD Esp. para Misión Salud(...)

  • Colombia

    La ley del embudo

    Como lo han venido informado diversos medios, cursa en el Consejo de Estado una demanda de Afidro, gremio de las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En este episodio de FrancaComilona, vamos a explorar el tema del gluten.(...)

3

Despojados de polvo y paja, por fin el Centro Democrático y la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar