Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Medusa y sus serpientes

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La semana pasada el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que Michele Leonhart, la segunda mujer en dirigir la DEA, la agencia antinarcóticos estadounidense, abandonará su cargo en mayo.

Leonhart, que llevaba casi ocho años al frente de la DEA, dimitió a raíz de un escándalo que provocó una investigación de las trapisondas de algunos de sus agentes en Colombia, donde asistieron a orgías con trabajadoras sexuales contratadas por traficantes.

Y es que las sanciones impuestas a los agentes parranderos fueron irrisorias: apenas entre 2 a 10 días de suspensión, no obstante los riesgos en que pusieron a su propio gobierno y al colombiano.

En contraste, Leonhart, que ascendió a la cima de la DEA luego de una larga carrera como policía en la ciudad de Baltimore y luego como agente antinarcóticos, tuvo que presentar su renuncia ante el furor político que detonó la promiscuidad de algunos de sus subordinados – entre los cuales no había ninguna mujer.

Para algunos observadores antediluvianos, la caída de Leonhart es prueba de que las mujeres no están preparadas para asumir las máximas responsabilidades en agencias como la DEA, que tratan problemas “duros” en vez de temas “blandos” como la educación o la salud.Sin embargo, es claro que Leonhart estaba moviéndose en un mundo de hombres.

Las irresponsables indiscreciones de los agentes de la DEA en Colombia se dieron antes de su administración y las sanciones no fueron impartidas por ella. Fueron dictadas por hombres que por años habían tapado acciones de este tipo y que están acostumbrados a “hacerse pasito” en comportamientos que culturalmente suelen ser tolerados entre círculos masculinos.

De hecho la DEA puso muchos más obstáculos que otras agencias para entregar la información sobre el manejo que le daba a este tipo de problemas.

Se dice que, con el fin de negar que persiste el conocido techo de cristal (es decir,  la tradición de que sólo los hombres pueden y deben ocupar los máximos cargos), algunas organizaciones se esfuerzan por colocar a mujeres en sus escalafones superiores. Pero con el tiempo, al demostrar poca capacidad de liderazgo y decisión, las elegidas vuelven a caer a tierra. A eso se le llama el abismo de cristal. Y Leonhart no es la primera en desbarrancarse.

Julia Pierson, directora del Servicio Secreto, renunció en octubre del año pasado luego de una serie de fallas en el anillo de seguridad de la Casa Blanca que causaron alarma en Washington.

Pierson, quien había servido como agente durante más de 30 años, había sido nombrada por el Presidente Barack Obama precisamente para cambiar una cultura de machismo que prohijó otro escándalo similar al de la DEA poco antes de la cumbre de las Américas realizada en el 2012 en Cartagena.

En lugar de Pierson, fue nombrado otro veterano del Servicio Secreto, con la misión de devolverle la credibilidad a la agencia. Eso está por verse.

Los cambios culturales, claro está, toman tiempo. En toda organización es importante tener un buen liderazgo, pero no es suficiente. Para derribar antiguos y dañinos prejuicios hay que  cambiar desde abajo.

(Visited 66 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No considero falta de competencia, mas bien es exceso de amor materno. Ella seguramente se trasladó al lado consiente de que cada uno hace lo que le gusta y por ende, como no pasó nada, pues así se quedó ese tema. Sin embargo los lobos que están a la espectativa, no perdonan y empiezan a deliberar y a ejercer presión para que deje el puesto libre a otro incompetente, porque para ello hay que hacer carrera y pasar por muchas viscisitudes para luego tomar decisiones de alto riesgo, como tal.

  2. elmohanlemus

    Se sigue conservado aquello que dice: “la mujer es el objeto de deseo mientas que el hombre un objeto de aprecio” de la sociedad patriarcal en la que vivimos aún.

  3. Es importante hacer notar estas cosas que a muchos hombres nos pasan totalmente desapercibidas. Obama ha tenido el coraje de proponer mujeres para casi todos los altos cargos que han quedado vacantes durante su presidencia, pero como Ud dice, es una cultura milenaria muy dura de desmontar. Y los republicanos, fieles defensores de esa cultura, están atacando con todo su arsenal a todas las candidatas de Obama. Basta ver como han avergonzado a Loretta Lynch, la nueva Fiscal General. Gracias por su nota.

  4. Los políticos otorgan puestos de mando, a mujeres que en el pasado quizá hayan contado con buen desempeño profesional pero llegar éstas, a dirigir agencias de seguridad, en contra de mafias que llevan décadas analizando los puntos débiles del estado, es una locura. Para enfrentar al delincuente, se debe pensar como delincuente y ello no lo dan, los cartones profesionales sino como en el fútbol, “el espíritu canchero” es el que termina ganando.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar