Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Sí. La sonrisa. A pesar de que caracteriza tu personalidad y es un derecho que ganaste al nacer, un día, de pronto, te das cuenta que ya no la puedes ejercer en público. Mucho menos si estas por tomar el metro, el bus o si decides llegar caminando al trabajo.

Y debes hacerlo porque de lo contrario serás el blanco de frases inapropiadas, gestos obscenos, asedio y hasta toqueteos que tienen como fin intimidarte, incomodarte y hacerte sentir insegura y frágil. Tan frágil que podrías incluso, ser víctima de una agresión física o de una violación.

Entonces decides reprimir la sonrisa, o reducir la extensión de tus tacones, aumentar el largo de la falda o disminuir la elasticidad de tus camisas. Cambias tus recorridos, los lugares que visitas, y el sistema de transporte que utilizas. Todo para evitar lo que hoy conocemos como acoso callejero.

El acoso callejero es una de esas prácticas inmersas en la cultura machista de América Latina. Es una expresión de la violencia de género que busca recordarle a la mujer en el espacio público que el hombre es más poderoso y que las calles les pertenecen a ellos.

El acoso intimida, reprime, coarta, debilita y genera falsa culpabilidad. Las acciones clasificadas como acoso hacen que la víctima se avergüence, dude de sí misma y en muchas ocasiones llegue hasta culparse.

Para cambiar esta realidad, entre 2012 y 2013 Chile, Colombia, y Perú crearon observatorios para estudiar y visibilizar esta problemática. Gracias a ellos han recogido testimonios de cientos de mujeres que dijeron haber sido víctimas, al menos una vez en su vida, de acoso en las calles de sus ciudades.

Las víctimas son mujeres que van desde los 10 hasta los 70 años de edad. Y el acoso va desde miradas intensas hasta manoseos, roces inapropiados y frases denigrantes.

Sin embargo, no lo denuncian. En vez de expresarse al respecto, muchas de las mujeres que lo han sufrido renuncian a derechos tan básicos como sonreír. Limitan su ropero a prendas conservadoras o restringen sus horarios de salida y movilidad por las ciudades. Las que pueden, evitan sitios públicos congestionados y transitan siempre acompañadas.

Cambios que constriñen y coartan libertades y derechos.

Y así lo ha entendido Tatyana Fazlalizadeh. Una artista que decidió, a través de su oficio, empoderar a las mujeres a no quedarse calladas frente a esta problemática.

Nacida en Oklahoma, residente en Nueva York y de ascendencia Iraní, la artista se cansó de ser blanco de comentarios sexuales, gestos vulgares, jadeos, y miradas lascivas.

Pero en vez de cambiar su vida para evitar el acoso, restringirse o esconderse, Tatyana decidió hablarle a los victimarios utilizando como herramienta su arte.

Tatyana plasma en hojas de papel el rostro de mujeres que como ella han sido atacadas en las calles y las acompaña de las frases que ella y estas víctimas hubieran querido decirle al victimario en el momento de ser acosadas.

Los grandes dibujos luego son fijados en muros y paredes públicas de las ciudades en donde se sabe, el acoso callejero es una práctica diaria y en ascenso.

Los dos primeros lugares en donde se dió a conocer la campaña de Tatyana titulada “Deja decirme a las mujeres que Sonría”, fueron Nueva York y México en el 2012 y 2013.

El impacto no se hizo esperar. Varios medios de comunicación en Estados Unidos le hicieron eco a la campaña y las redes sociales comentaron el tema por varios días. Más recientemente y aprovechado la semana contra el acoso sexual, la artista logró que el 17 de abril sus dibujos se desplegaran en las calles de Canadá, Berlin, Francia, Trinidad y Tobago, y el Reino Unido.

Gracias a la campaña hoy son más las mujeres las que hablan de sus experiencias a pesar del miedo y la vergüenza.

Necesitamos mas campañas como las de Tatyana. Pero también queremos oír la voz de los hombres. Sería interesante averiguar cuáles son los motivos de estas prácticas. Qué logran o qué sienten cuando las practican. ¿Es una práctica aprendidada, una degeneración de los piropos, un derecho masculino?

Este será tema de otra entrada.

(Visited 212 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Parrafo 11: “.. y de decendencia Irani…” Se asume “ascendencia” Uno esperaria que una Politologa, con Master en resolucion de conflictos, Madre, Hija, Esposa y Amiga, conozca la diferencia y sepa escribirlo.

    Por lo demas, interesante articulo.

    • Es mas acertado usar la palabra que usted menciona, pero vea usted esta definición – DECENDENCIA Casta, estirpe, linaje: gracias a sus hazañas se honra su descendencia. Sucesión, conjunto de hijos y demás generaciones sucesivas por línea recta descendente: su descendencia era predominantemente femenina. Y precisamente acá me refería a que venía de familia proveniente de Irán. Por eso la palabra. Gracias por su comentario

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar