Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Looking Back... Over My Shoulder. Stewart Priest, Flickr

Looking Back… Over My Shoulder. Stewart Priest, Flickr

Por @Silviadan

Me miró por el espejo retrovisor. Yo, siendo atenta,  sonreí tímidamente  y seguí mirando a través de la ventana. Desde que tengo uso de razón, cuando voy sentada en la parte de atrás de un carro debo mirar hacia afuera para no marearme.

Subíamos por la circunvalar. Una avenida céntrica que cruza los cerros orientales de la ciudad de Bogotá y que por momentos, en esa época  tenía poco tránsito y casi ningún peatón.  Yo admiraba el paisaje de los parques ubicados en esa zona.

Pero algo me hacía sentir incómoda. Recuerdo la sensación extraña que me recorría el cuerpo. Pero no le hice caso y seguí sumida en mis pensamientos sobre la universidad, las tareas que tenía pendientes y la dicha de salir temprano para aprovechar la tarde.

Y entonces lo oí. ¿A dónde es que la llevo mamita? Yo ya le había dado la dirección de mi casa. La voz que interrumpía el placer de mis pensamientos no me gustó. Era distinta a la que había oído cuando le hice la pregunta del costo de la carrera, justo cuando tomé el taxi. Entonces entendí el porqué de esa extraña sensación.

De ahí en adelante, el viaje fue una pesadilla. He borrado —por mi bien— las obscenas frases que el taxista no paró de recitar desde entonces y hasta el momento en que pude bajarme del carro.

Sé que fue un largo periodo de angustia y rabia conmigo misma por no haber sido más cautelosa. ¿Por qué no le dije que se fuera por la Séptima —mucho más transitada—  y en donde hubiera podido bajarme más rápido?,   ¿por qué no detecté a tiempo el tipo de persona que estaba conduciendo el carro?, ¿dije o hice algo que lo incitó?, ¿estaba mi cerrada mi camisa?, ¿era de alguna manera sugestivo el atuendo que vestía?

Y aún hoy, muchos años después, me castigo por no haberle gritado para que parara el acoso. El miedo fue mayor que la indignación. Seguramente —no lo sé ahora con precisión— temía que del acoso pasara a comportamientos más violentos.

No le conté a nadie. No por vergüenza. Como hoy, el acoso callejero es algo cotidiano y tristemente pasa con mucha frecuencia.

Hoy pienso que si hubiera podido quejarme a una autoridad competente sobre el abuso del conductor, no habría dudado en poner la denuncia.

En nuestra región, solo en Perú existe una ley que castiga a los acosadores. Las penas van desde sanciones económicas hasta 12 años de cárcel. Fue aprobada tan solo hace 4 meses, en marzo.

Para aplicarla, se define el acoso como “la conducta física o verbal de naturaleza o connotación sexual realizada por una o más personas en contra de otra u otras, quienes no desean o rechazan estas conductas por considerar que afectan su dignidad, sus derechos fundamentales”.

En horabuena. Antes de aprobarse la ley, en diciembre de 2014 el Observatorio Virtual contra el Acoso Sexual Callejero registraba en Perú un descenso en el registro de denuncias por acoso. Se sabía que sin un marco legal, las quejas caían al vacío.

Aún no hay suficiente información para medir los efectos de la ley. Pero los ciudadanos del común tienen el tema muy presente. Desde la aprobación, el acoso callejero se ha convertido en eje central de campañas publicitarias de productos femeninos. Muchos peruanos, hombres y mujeres hablan sobre el acoso, sus consecuencias, su frecuencia, su origen. Parecería haberse roto algo del tabú alrededor del tema.

Cómo me hubiera gustado tener la opción de denunciar a mi acosador. No ha sido el único que he tenido en la vida y me temo que si vuelvo a Colombia, seré nuevamente testigo o víctima de estos comportamientos.

Ojala Colombia, y otros países de la región sigan el ejemplo de Perú.

(Visited 365 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace poco Angelina Jolie, la actriz mundialmente reconocida y representante de(...)

2

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

34 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me toco uno igualito y es cierto por el afan de bajarse de esos taxis no verifica ni nombre de ni placa nada la angustia es lo que prima me comento toda su vidasexual enfermos.

  2. Es que el acoso por los taxistas es demasiado frecuente, no tienen que decir nada.. solo vean cuantos taxis tienen 2 o 3 espejos reteovisores.. y siempre ajustados para ver el escote y las piernas de las pasajeras.. y la gente.ya lo toma como.normal.. es un asco

  3. Tengo tres hijas y mi esposa, y esa es una de las cosas que me pone a pensar en emigrar del país. En mi opinión el acoso lleva a desarrollar inhibiciones personales y profesionales en las personas, pero en Colombia en las mujeres es lo más evidente.

    • Gracias por compartir. Colombia no es el único país donde sucede. Estoy de acuerdo. Si no se trabaja, el acoso puede afectar muchas areas de la vida. No solo nos sucede a las mujeres de todas las edades y condiciones. Es un comportamiento que sufren las minorías.

  4. Silvia, totalmente de acuerdo, en algunos países ciertas frases pueden ser consideradas acoso, la cultura colombiana permite eso y muchas cosas más camufladas algunas veces en el mejor de los casos en una amabilidad hipócrita, por ejemplo una linda chica a la que tipos que jamás ha visto en su vida la empiezan a saludar, de ahí para arriba, hasta piropos sucios y de mal gusto, estas personas no tienen madre o hermanas? Si las tienen les gustaría que un tipo las acosara? Luego salen tipos supuestamente de la alta sociedad Bogotana ( dueño de Andrés carne de res) diciendo que por vestirse así les pasa lo que les pasa, el señor no ha salido de cortar carne eb Bogotá y sus alrededores, no me lo imagino en una playa nudista, abusaria de todas!

  5. Amigas el tema no es de cultura sino de machismo y morbosidad. En todos los países del mundo hay hombres machistas … Y mucho mas morbosos … Aquí les toco, allá todavía no les ha tocado. Empieza con simples piropos y termina con obsenidades y acoso cuando no se para a tiempo. Hace falta denunciar, hace falta una ley … Hacen falta personas que realmente se preocupen por las mujeres como seres humanos y no verlas como objetos sexuales … Soy hombre, pero soy feminista 100%

  6. yo le recomiendo a las mujeres que apenas se suban a un taxi envien un mensaje de texto a alguien de confianza con la placa del carro, asi lo hace mi novia y yo de inmediato le hago una llamada para saber que está bien, y ya tenemos acordado que como parte de la conversación ella menciona por donde y hacia donde va, eso puede ayudar a desalentar cualquier idea rara que pueda tener el susodicho, jejeje

  7. Estoy totalmente de acuerdo que el acoso es una cuestión que debe acabarse y entiendo su incomodidad, no comparto ese tipo de comportamiento obsceno; lo que si me parece absurdo es su frase ” si vuelvo a Colombia” déjeme decirle que en Perú por más leyes TAMBIÉN hay acoso.

    • Entiendo su molestia. Se que la ley no cambia inmediatamente el comportamiento, pero si pone mas atención al tema desde el Estado hacia abajo. Todavía es muy temprano para determinar si está sucediendo en Perú. Chile está por aprobar una ley similar y entiendo que Panamá también lo discute en su Congreso. Puede que las leyes no sean el remedio definitivo, pero es por lo menos un indicio de aceptación de un comportamiento que no es correcto. Algo que cuesta mucho trabajo en sociedades como las nuestras.

  8. jairo533724

    La verdad es bien sencillo. Los ciudadanos pueden impulsar la implementacion de una ley que reglamente este comportamiento y que castigue a los culpables. Es cuestion tambien de buscar apoyo en entidades y empresas que se identifiquen con el tema. Ojala les suene la idea y logren su objetivo. Eso seria maravilloso buscando mejorar la convivencia en un pais que se identifica por la corrupcion, la inseguridad y el narco gobierno legalizado por los ultimos gobernantes, la clase empresarial y la ciudadania que olvido los principales valores y la moral.

  9. por esa razón y muchas más existe gracias a Dios UBER. Eso del acoso de los taxistas sobretodo en Colombia, viene desde hace mucho y es cultural. Muy pocos son los decentes.

  10. este es un país, si se le puede llamar así, mal habitado, en su mayoría son bestias ignorantes y abusivas, en cualquier otra parte a estos elementos ya los habrían sancionado con cárcel, pero como aquí todo vale , seguiremos siendo acompañados y lamentablemente compartiendo con cuanto gamin se nos cruce.

  11. gutierrez0618

    Pense que era a la unica que le sucedia esto con los taxistas, uno empezo a hablar de su vida sexual, otro que era soltero a su novia la encontro “culiando”, asi literalmente y el resto del viaje con comentarios como este, otro su trabajo normal en el sur, donde yo deberia ir para ver como viven los demas, prefieron que se queden mudos, que HORROR

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar