Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Acabando de leer un artículo sobre la errónea idea de masculinidad que posiblemente estimuló la ira de Eric Harris – uno de los adolescentes que acabó con la vida de 13 personas en Columbine (Denver) hace 17 años– empecé a leer sobre la muerte de Prince. Un artista que se impuso entre otras, rompiendo con los estereotipos sobre género.

Cuando Eric nació, Prince ya era un ídolo para muchos adolescentes y adultos que admiraban la expresión de la individualidad y la independencia de las normas convencionales sobre lo masculino y lo femenino. Para 1981, el cantante ya había lanzado tres álbumes con canciones cuyas letras evocaban la ruptura de lo mas tradicional con tal desfachatez que hechizó a cientos de miles de fans en Estados Unidos y luego en el mundo.

Su propia figura y el efecto que causaba era de por sí una rareza para la época.

www.israbox.euEra un hombre de no más de 1 metro con 54 cms de estatura, delgado, y con facciones delineadas, casi perfectas. Ojos grandes que aumentaban de tamaño con el efecto del delineador y la pestañina que el artista aprovechaba para lanzar sensuales miradas adornadas de encajes y terciopelos.

Mientras eso sucedía, Eric Harris, uno de los monstruos de Columbine, luchaba contra su identidad. Acomplejado por su alta figura, un defecto de nacimiento en una pierna y un pecho particularmente hundido, Harris se creía impotente y débil frente a una sociedad que, al parecer y en su lugar de origen, catalogaba duramente a quienes se salían del concepto tradicional de hombre o de lo masculino.

Eric_HarrisPor lo menos así lo creen varios de los psicólogos que analizaron escritos de este perturbado joven que vio en las armas y la violencia el remedio perfecto para sus debilidades. Los escritos revelan que Harris se sentía seguro, tranquilo y casi un Dios cuando estaba armado. Sin ellas, según cuenta, no era más que “el raro Eric”.

En su locura logró convencer a Dylan Klebold, el otro joven autor de la masacre que según las más recientes revelaciones, sufría de una depresión causada por rechazos en el colegio y problemas con su identidad. Depresión que finalmente causaría intensos deseos de suicidio.

Pero lo que Harris y Klebold encontraron en la violencia, Prince lo consiguió en la guitarra y la música. Esas fueron sus armas. Con ellas le dió voz a su reaccionaria definición de identidad. En el proceso logró convencer a miles que hoy agradecen sus arriesgadas maneras y su controversial estilo.

Eric y Prince nunca se encontraron. Hoy tras su muerte, se cruzan sus historias. El punto de encuentro: la masculinidad. En uno errada y limitante. En otro intensa e indefinida. En los dos, la razón de su fama y la justificacion de su existencia.

(Visited 881 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Como si las malas noticias que nos deja la pandemia que(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar