Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las mejores historias son aquellas que suceden sin planearse. Cuando todo parece espontáneo, natural. Aunque no lo sea. Son las mejores.

Esta, al parecer, sucedió en parte, así. Una bella y famosa mujer, un notorio vicepresidente, un piano y una foto que hasta el día de hoy sigue recorriendo el mundo. Uno de los registros fotográficos más populares jamás producidos en la historia norteamericana.

Los protagonistas: nada más ni nada menos que la reconocida actriz Lauren Bacall y el entonces recién estrenado vicepresidente Harry Truman. Íconos de su época. Admirados respectivamente por su belleza, sus aptitudes y su inteligencia.

El escenario: el National Press Club en la capital norteamericana. Un lugar que durante la época (1945) abría sus puertas los sábados a los soldados para que socializaran sirviendo perros calientes y bebidas suaves.

Fue precisamente uno de esos días que el entonces VP de Franklin Delano Roosvelt decidió asistir al Club para hacer parte de un evento en honor a 800 militares.

La idea, según se ha contado en innumerables escritos, era que Truman usara su talento con el teclado para deleitar a los militares y al mismo tiempo, fortalecería su imagen frente al selecto público.

Así lo hacia. Y de pronto, cuando Truman empezaba a tomarse con confianza su rol, la hermosa y entonces veinteañera Lauren Bacall salió al escenario y se sentó encima del piano.

silvia fbTruman, pícaro e inteligente sonrió como sonríen los que se deleitan con los placeres de la vida. Y los flashes de las cámaras no se detuvieron.

Así, quedó registrado para siempre.

Él con las manos sobre el teclado, riendo seductoramente y mirando a Bacall. Ella simpática, hermosa. Aprovechando el momento. Viviendo esos instantes que se recordarán por siempre.

Cuentan los que saben que Truman se metió en problemas. Elizabeth Virginia Bess, su respetada esposa, y a la que conocían con el apodo de “la jefa”, le pidió que nunca jamás tocara el piano en público. Al parecer no cumplió con la promesa, y aunque se expuso algunos rumores, mantuvo una cercana amistad con Bacall y su esposo, el reconocido actor Humphrey Bogart.

Dicen que para Bacall el momento no fue tan especial. Aseguraba que fue forzado por su representante quien buscaba oportunidades para posicionarla. Ella era entonces una joven e inexperimentada actriz que trataba de sobresalir en el competido ambiente artístico de la época.

De cualquier manera la foto le sigue dando la vuelta al mundo. Así quedó demostrado hace dos años cuando el New York Times contó la historia detrás de la imagen, con ocasión de la muerte de Bacall. Entonces el diario calificó el suceso como una de las trampas publicitarias más famosas de la historia.

Trampa o no, la foto refleja una especie de conexión entre los dos. Conectados tal vez por la necesidad de ser queridos. Por que a pesar de la diferencia de sus mundos, tanto Bacall como Truman necesitaban validación. Buscaban reconocimiento y ansiaban atención. Y sin duda lo lograron. Bacall, Truman y el piano, un triangulo perfecto en el momento preciso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 724 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace poco Angelina Jolie, la actriz mundialmente reconocida y representante de(...)

2

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar