Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Medusa y sus serpientes

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se ha dicho que el poder es el mejor afrodisiaco. Para algunos, los más románticos, esto es difícil de creer.

Difícil porque para nosotros, la atracción está basada principalmente en una serie de sentimientos y de emociones.

Otros le dan más valor a la admiración, la inspiración o a la química.
Sin embargo el poder, definido como “la capacidad o la habilidad de dirigir o influenciar el comportamiento de otros o el curso de los eventos”, parecería, a veces, eclipsar los más nobles y altruistas sentimientos en cualquier intercambio humano.

La historia nos ha dado varios ejemplos. Presidentes, líderes y famosos políticos que borrachos de poder perdieron la cabeza y que en el camino se llevaron por delante a hombres y mujeres que los siguieron hasta el fin perdiendo sus propios ideales y valores.

Pero nada como la más reciente historia sobre Mohandas Karamchand Gandhi.

Resulta que al parecer, este gran personaje de la historia desarrolló algunos hábitos sexuales no muy convencionales que involucraron niños y niñas adolescentes en pos de la espiritualidad y la pureza del alma.

Los detalles no se revelaron sino hasta el final de los días del llamado “padre de la nación” en la India porque quisieron, siempre, proteger esta honorable figura mundial.

En algunos casos, dicen, se trataba de familiares –sobrinas y sobrinos– que se acostaban con Gandhi desnudos con la idea de “purificar su alma y la de su ídolo”.

GandhiLo increíble es que, al parecer, y según el artículo que encontré publicado en The Independent escrito por su biógrafo Jad Adams, Gandhi tenía toda una teoría sobre la castidad que involucraba estas rutinas en las que se escogían compañeros y compañeras de sueño.

El ingrediente central de estos encuentros era la desnudez del cuerpo y el control de los instintos.

Y no solo los jóvenes que se prestaban para dichas tareas creían solemnemente en sus palabras. Varios de sus seguidores caían con facilidad en estas explicaciones que defendían las raras prácticas sexuales del líder disfrazadas de argumentos sobre cómo convertirse en un mejor ser humano.

El artículo describe algunos detalles de la teoría del líder y cuenta que la castidad era una de sus debilidades más grandes. Por eso, dice, desarrolló toda una serie de prácticas que separaban a hombres y mujeres, y que obligaban a sus seguidores a reprimir sus deseos sexuales, incluso cuando estos ya estaban casados. O que le daban poderes casi mágicos al semen, asegurando que controlar las eyaculaciones podía empoderar con habilidades supranaturales a los hombres.

El poder de Gandhi, alcanzado a punta de estudio, dedicación y persistencia era innegable. Sus seguidores lo sabían y por eso, tal vez cayeron en la trampa que viene con el poder.

Él mismo disfrazó sus miedos o tal vez sus pasiones más bajas de teorías existenciales que le daban respuestas a sus inseguridades más fuertes.

De cualquier manera Gandhi, no pasa a la historia como un inseguro a nivel sexual. Pasa a la historia como un gran ser humano. Imperfecto y apasionado.

Pasa a la historia como otro más al que hay que admirar, no por lo que fue, sino por lo que nos hizo sentir y por lo que trató de ser.

(Visited 521 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@Silviadan es Politóloga de la Universidad de los Andes. Máster en Resolución de Conflictos y Comunicación de la Universidad de George Mason (Virginia). Consultora en comunicaciones y periodismo. Madre, esposa, hija, y amiga.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar