Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Academia es muy académica, comentaba con sarcasmo mi prometida hace un tiempo cuando Tomas Tranströmer fue galardonado con el premio Nobel de Literatura. Dejando de facto la posibilidad de este galardón para Bob Dylan, una de las cumbres del arte estaudinense. No voy  a detenerme en este asunto, ya muchos críticos y expertos lo han hecho. En cambio, voy a hablar de los desobedientes, que fueron pésimos estudiantes y renunciaron al aprendizaje formal y el disciplinamiento de la academia,  para dejarse guiar por la confianza en su trabajo, la claridad de su pensamiento y la terquedad. Dos de ellos ya están muertos, recientemente nos han dejado, otro acaba de estrenar su película cuarenta y algo. Y el otro, goza en los estertores de su vida, retirado del trabajo y residenciado en el DF.

El sitio de Salmona

Afectado por los incidentes del 9 de abril de 1948 e invitado a hacer parte de su taller en París por parte de Le Corbusier, Salmona viajó a Francia en busca del maestro, pero éste no lo reconoció y menos aún recordaba la invitación ni la promesa de que fuese su alumno. Así que insistiendo fue aceptado por el suizo. Duró ocho años en el taller como dibujante. Acosado por su padre, que veía cómo su hijo era reticente a ingresar a la universidad, Rogelio Salmona se presentó a ésta, pero el clima, los profesores y el ambiente terminaron por asfixiarlo y abandonó el proyecto.

 Su amigo griego Iannis Xenakis lo llevó a la Sorbona para que tomara clases de sociología con Francastel. Quedó fascinado con el maestro y en adelante asistió puntualmente a sus clases, que entonces eran libres. Esto como forma de complementar lo aprendido en la práctica cotidiana del taller. Pierre Francastel terminó siendo su amigo y consejero, “leer mucho ayuda a comprender realmente el arte, la arquitectura e incluso la vida”. Le Corbusier no fue tan amable con él, no le pagaba sueldo y lo echó dos veces de su taller (aunque le permitió volver en ambas ocasiones), la primera por llegar tarde de un viaje por África, la segunda por contradecirlo.

r. salmona.jpg

El Ordenador de Jobs

Steven Jobs entró a la Universidad Red Collegue en Pórtland  en 1972 y la abandonó sólo seis meses después debido a su alto costo. Así que, con la ayuda de amigos que lo dejaban dormir en algún cuarto y con unos ingresos misérrimos, Jobs tomó clases como asistente en materias claves en su formación e intereses. Diseño, montaje, electrónica y tipografía fueron algunas de tales. En esas anduvo dieciocho meses. Cuando sintió que ya había aprendido lo suficiente se fue a la India a un retiro espiritual. Regresó a California y renunció a su empleo en Atari Inc para crear Apple.

steve-jobs-time-cover.png


  La terapia de Woody Allen

Allan Stewart Königsberg -cuando no había inventado su sobrenombre mundialmente famoso- ingresó a la Universidad de Nueva York en 1953 a estudiar producción cinematográfica. Las clases de teoría del cine, narrativas y conceptos le aburrían demasiado, prefiriendo las proyecciones de las películas, deteniéndose en algún pasaje para entender cómo hacían los directores para el tratamiento en tal caso o para lograr el efecto buscado o para narrar alguna situación. Fue tanta su obsesión que abandonó las demás materias, lo que a la postre le llevó a pésimas calificaciones. Un profesor le dijo que lo veía mal, que no encajaba en el sistema, que lo mejor era que consiguiese un psiquiatra.

En efecto, encontró un psiquiatra y abandonó la universidad. Hace relativamente poco aceptó que las terapias se habían agotado y no veía los progresos. La cura que encontró fue trabajar: “dedos ocupados, dedos felices”, decía reiteradamente en momentos de crisis o depresiones. Y aún sigue tal precepto.

Woody-Allen.jpg

Apuntes del telegrafista

Recitar de memoria los versos alejandrinos de los escritores del Siglo de Oro español fue la lección que mejor aprendió García Márquez cuando estudiaba Derecho en la Universidad Nacional. Estuvo dos años en Bogotá pero el frío y el Bogotazo terminaron por enviarlo de nuevo a su amada Costa. Allí, ante la insistencia de su padre se inscribió en la Universidad de Cartagena, pero abandonó el proyecto poco tiempo después. No sirviendo para nada entendió que lo que quería era ser escritor. Y el primer paso fue ganarse la vida como periodista. El Heraldo, El Espectador y otros medios impresos tuvieron al desaliñado hijo de telegrafista. 

Cuando de joven vivió en Barranquilla todo el agite de la Cueva y demás sitios del mamagallismo, pasaba las noches leyendo en cualquier parque sus libros favoritos, que eran pocos, porque no tenía para comprarlos. Lo único que tenía era las primeras hojas de una novela que estaba escribiendo. Gabo comentaba que “en ese tiempo pensaba que iba a morir tirado en la calle, como un viejo y olvidado vagabundo”. Su presagio fue equivocado. Afortunadamente. 

La lista de quienes no se adaptaron a las normas de la academia darían para todo un libro, pero lo esencial es que aprendemos en esos espacios que no son formales, y que constituyen el transcurrir real de nuestras vidas.

En Twitter @ferchorozzo

Archivo de imágenes: revista El Malpensante, 2011; revista Time, 2011.

(Visited 174 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Saltando de un lugar a otro encontró su pasión en escribir, y sus textos han sido publicados en revistas como Gatopardo, SoHo, Esquire, Vice, Malpensante. Bogotano, profesor en algunas universidades e investigador asociado de Los Andes y apasionado por el periodismo, acaba de escribir su primer libro con Penguin Random House, "CSI Colombia", siete crónicas de cómo las ciencias forenses decodificaron algunos de los crímenes más impactantes de la historia reciente de Colombia. ​

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar