Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Vivir en otro país es una opción que nos permite conocer nuevos horizontes, nuevas personas, nuevas culturas, nuevas historias.  La vida se nos presenta como una nueva aventura que nos invita a reinventarnos. Y para hacer de esa aventura una experiencia enriquecedora para nosotros y para el lugar en donde deseemos ubicarnos, es importante  asumir compromisos personales: aprender un nuevo idioma, aceptar una nueva cultura, nueva gastronomía, aprender a vivir y a respetar la diferencia de otras personas,  aceptar otras formas de pensar y de ver el mundo, no necesariamente más buenas o malas que la nuestra.  Sencillamente diferentes.

Muchas veces soñamos con echar raíces en otro lugar del mundo, pero no siempre pensamos conscientemente todo lo que esto implica.  Es un deseo y finalmente una decisión que  tendrá consecuencias a largo plazo, incluso para las siguientes generaciones de nuestra descendencia.

Quisiera compartir con todos ustedes mi experiencia personal,  los aprendizajes que esto me ha aportado.

Recuerdo con nostalgia mis primeros momentos en Eslovenia, corría el año 1999 y en el mundo soplaban fuertes vientos de cambio. En  Europa del Este los nuevos países se abrían paso a la vida democrática, y en Eslovenia, un país que inició su vida republicana en 1991 (pues hasta esa fecha había sido parte de  la República Federal Socialista de Yugoslavia, junto con: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro y Serbia), esto no era la excepción.  Mientras tanto, en una Colombia sumida en la guerra del terrorismo y el narcotráfico, y que padecía las consecuentes desigualdades sociales de los países tercermundistas, una joven de escasos recursos sólo quería una oportunidad para hacer de su historia personal una mejor versión de lo que hasta ahora le había tocado vivir.

Llegué a Eslovenia llena de sueños, con ganas de conquistar el mundo, convencida de que podía lograr cualquier cosa que me propusiera y con mente amplia para entender el mundo sin conocerlo; porque cuando se pasa toda la vida sobreviviendo no hay tiempo para saber qué pasa en un contexto más amplio. Porque cuando se vive todo el tiempo en crisis, una crisis más o una crisis menos, es sólo eso. Además tenía conmigo algo muy valioso: la idiosincrasia colombiana que siempre nos recalca que somos muy vivos, recursivos, que nos las sabemos todas y que las que no sabemos, nos las inventamos… pero varados no nos quedamos. Así las cosa, nada podía salir mal.

¿Y con qué me encontré?  Un país provincial,  con 2 millones de habitantes y culturalmente conservador. Un país en transición de un sistema socialista a uno capitalista, con un idioma que habla muy poca gente en el planeta,  y con un muy largo invierno… En fin,  nada parecido a lo que hasta la fecha había sido mi entorno. Pero Eslovenia representó en ese momento, para mí, un paraíso terrenal en el que tenía paz y seguridad. Y fue precisamente eso lo que me hizo ver los demás aspectos como insignificantes. Fue precisamente esa paz, tan desconocida en mi amada Colombia, la que me convenció de asumir el reto de dejar todo atrás y arrancar de cero.

No salía de mi asombro. En Eslovenia no hay ladrones en las calles ni en los parque. No hay ciudades inundadas de suciedad y basura, todos los niños tienen la obligación y el derecho de ir a la escuela, los desempleados tienen ayuda social mientras encuentran trabajo,  los ríos son limpios y cristalinos, la naturaleza es parte esencial de la vida diaria, no hay mendigos, etc. Son estos detalles de la vida diaria los que hacen de Eslovenia un país organizado y que se desarrolla con un propósito definido y hacia una meta especifica.

Todo esto me llamó mucho la atención, pues venía de un ambiente en donde en las esquinas se reunían los viciosos para robar al transeúnte desprevenido; y en donde los ladrones se metían en las noches a los patios de las casas a robarse las gallinas y luego, al otro día muy temprano y con la mayor frescura de este mundo, venían a ofrecer los animales que se habían robado. Y ni mencionar la cantidad de niños y personas adultas que viven bajo los puentes y por los que nadie se preocupa; o la violencia que no daba tregua  en nuestros campos y ciudades. La limpieza de nuestro ambiente también dejaba mucho que desear y, sobre todo, teníamos un problema con los valores por los cuales se rige nuestra sociedad, pues entraron en decadencia y se adaptaron con flexibilidad a las necesidades de los grupos de poder.

Tristemente las cosas en Colombia no han cambiado mucho en estas 2 décadas, pero en Eslovenia sí, y todo ha sido para mejorar, para afianzar las buenas prácticas y para erradicar aspectos que no eran del todo positivos.

Esta es la razón por la cual mi amada Colombia, más grande, más rica, más alegre, más tropical, más fiestera, más asediada por la corrupción, más despreocupada del bienestar general, más estigmatizada por diferencias socio-económicas,  más seguidora de las tendencias temporales y menos forjada sobre valores morales, sociales y culturales que son la base de una sociedad que sabe donde quiere estar; no logra ofrecer a sus hijos el bienestar que una pequeña Eslovenia ofrece a manos llenas.

Continuará….

(Visited 413 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

soy una permanente viajera de la vida que se la pasa buscando respuestas y explicaciones a tantas cosas que pasan y que parecen no tener lógica. Creo en los milagros, en las sincronicidades, en la bondad del ser humano.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • facebook

Más posts de este Blog

  • Vida

    Historias cortas

    La amistad nos une aun a pesar de la distancia, de los años, del silencio guardado, de las ocupaciones(...)

  • Vida

    ¡Creo que soy feliz!

    ¿Mamá, sabes una cosa? ¿Dime? ¡Creo que soy feliz! Sorpresa rotunda, un comentario como esos no me lo esperaba(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos II

    Continuación ...Este gringo definitivamente no sabía dónde se había metido. Pero al parecer, Él confiaba mucho en su capacidad(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos I

    Sábado al medio día, ese día decidí terminar antes de trabajar, pues tenía planes de pasar por la peluquería.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Todas las parejas pelean, es más, la ausencia de conflictos es(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Apreciada Belki. Sin palabras. Un her. Oso texto de una mujer atrevida y abierta a nuevos retos.
    En la vida, lo último, bajar los brazos y en tu caso, siempre arriba y como buena colombiana que eres, preparada para cuquier desafío.
    Felicidades. SOY FAN TUYO

  2. Interesante. Yo me encuentro en este momento viendo la posibilidad de hacer esto mismo: irme de este país es donde matan por una bicicleta o un celular. Irme de un país en donde condenan a la cárcel a una persona que se defiende de ser robada. irme de este país en el que las grandes mafias están gobernando.

    • belkiparada0726

      Buenos dias Alvaro
      Después de vivir tanto tiemnpo fuera de mi amada Colombia, puedo ver que tiene cosas maravillosas, lástima que la cruda realidad enaltezca lo negativo y que nustro pueblo se empeñe en verder su derecho de decision, a unos cuantos que han demostrado querer solo buscan el bien particular. Cualquier consejo que te pueda brindar, con mucho gusto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar