Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Han llegado haciendo ruido o han llegado silenciosos y agazapados la ansiedad y el miedo.

En cada ataque pensé que era el final, pensé que sería muy difícil volver a levantarme o, sencillamente, no tenia ganas de volver a despertar porque se acabaron los motivos, se acabó la alegría, se acabó la esperanza y el panorama se tornó negro y tenebroso.

El miedo se apoderó de mí y me hizo ver enemigos gigantescos e invencibles en cada recuerdo, en cada actividad, en cada pensamiento. Era una lucha intensa y dispareja contra unos molinos de vientos que solo existían en mi cabeza. Y si los dejaba allí, seguirían creciendo y haciéndose más fuertes y más invencibles. No entendía las palabras de amigos, hermanos, familiares, etc., que me decían que hay que pensar positivo, que siempre se debe tener esperanza, que la vida sigue, que «lo que es pa’ uno nadie se lo quita y que si está frío se lo calientan». Eran tantos los consejos… pero yo solo atinaba a pensar: «¿Qué saben ustedes de tener ansiedad o temor a lo desconocido? ¿Qué saben ustedes de haber caído mil veces (o solo una vez) y haber recibido heridas tan profundas, que con solo pensar en que se repita la caída ya el cuerpo, la mente, las emociones y el mismo espíritu tiemblan  aterrorizados? ¿Qué saben ustedes de mis ganas de acabar con mi existencia cuando siento que el monstruo de la la ansiedad y la angustia se despierta y quiere agredir nuevamente mi débil ser? ¿Qué saben de mis continuas luchas, de mi soledad, de mis lágrimas, de mi oraciones, de mi introspección en la búsqueda de esa esencia que me pueda liberar de la prisión que yo mismo construí?».

Porque son décadas de lucha contra el monstruo que se aparece en los momentos en los que menos lo espero, que llega para sabotear mis vivencias, y que arriba porque he tratado de convencerme de que todo lo domino, aunque en ocasiones me falta tela de dónde cortar. Hay momentos en los que no ayudan las técnicas de meditación, la música relajante, el contacto con la naturaleza, el reír de forma forzada para convencer a mi mente de que soy feliz. Es cierto que esto puede ayudar en el camino a la recuperación, pero solo sirve cuando uno no ha caído en niveles críticos. Los humanos somos seres sociales, criaturas que por naturaleza necesitan de otras. Y es precisamente la interacción la que nos ayuda a levantarnos de esos niveles críticos; es el calor humano, la mano amiga, los que nos ofrecen ese punto de apoyo que nos permitirá mover el mundo, tanto interno como externo.

Al final supe (o entendí) que la ansiedad y el miedo atacan a tres de cada cuatro personas… y la vida moderna, y la misma tecnología, nos hacen mas sensibles a estos ataques. Lo increíble de toda esta historia es que todos sufren en silencio, la gente no habla de sus angustias, no busca ayuda, no comenta su pesares, no se humaniza. Porque nadie sabe con la sed que otro vive… Entonces tratemos siempre de mostrar nuestro lado amable, nuestra misericordia con el prójimo.

Cada uno de nosotros tiene sus problemas en la vida y piensa que son los mayores, pero si solo escucháramos por un momento lo que aqueja al transeúnte desprevenido con el cual nos cruzamos en la calle, podríamos comprobar que en todas parte «se cuecen habas». Muchas veces ayuda el darse cuenta de que no estamos solos en esto, que ayudando a otros nos ayudamos a nosotros mismos, que escuchando a otro podemos ser esa mano amiga que lo ayude a salir del hueco.

Son, precisamente, las diferentes crisis en la vida las que nos generan estas emociones de ansiedad, angustia y miedo en el diario vivir: desempleo, divorcio, ruptura familiar, separación de la pareja, muerte de familiares o amigos, graves enfermedades, problemas económicos o sentimentales, diferentes tipos de traumas emocionales. Y las crisis siempre existirán, pero si miramos en retrospectiva: muchas veces son lo mejor que nos pueden pasar. Esto lo dijo recientemente un amigo: «Gracias a Dios tuve esa crisis con mis hijos, así pude hablar y aclarar diferentes puntos de vista que nos distanciaban como familia, corregir esas falencias y fortalecer los sentimientos filiales».

Pasar por una crisis es difícil, pero casi siempre salimos de ellas siendo mejores personas, más fortalecidos y más empáticos con los demás. Lo que ocurre es que en las crisis no tenemos tiempo ni voluntad para mirar todo lo que podemos aprender, apenas alcanzamos a buscar la manera de sobrevivir y no pensamos en los grandes premios que nos esperan al final del camino.

 

(Visited 559 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

soy una permanente viajera de la vida que se la pasa buscando respuestas y explicaciones a tantas cosas que pasan y que parecen no tener lógica. Creo en los milagros, en las sincronicidades, en la bondad del ser humano.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • facebook

Más posts de este Blog

  • Vida

    Historias cortas

    La amistad nos une aun a pesar de la distancia, de los años, del silencio guardado, de las ocupaciones(...)

  • Vida

    ¡Creo que soy feliz!

    ¿Mamá, sabes una cosa? ¿Dime? ¡Creo que soy feliz! Sorpresa rotunda, un comentario como esos no me lo esperaba(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos II

    Continuación ...Este gringo definitivamente no sabía dónde se había metido. Pero al parecer, Él confiaba mucho en su capacidad(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos I

    Sábado al medio día, ese día decidí terminar antes de trabajar, pues tenía planes de pasar por la peluquería.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Todas las parejas pelean, es más, la ausencia de conflictos es(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. linda descripción de lo que ocurre en el mundo interno de quienes padecen ansiedad.Un camino es vivir guiado por los valores y propósitos de vida mas que por las emociones y pensamientos que son los que suelen fallar en los procesos ansiosos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar