Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Sábado al medio día, ese día decidí terminar antes de trabajar, pues tenía planes de pasar por la peluquería. Salí de la oficina y tomé el autobús que me llevaría al centro de la ciudad. Normalmente debido a la congestión del tráfico en el centro, el trayecto en autobús es lento. Por lo que aprovecho la ocasión para mirar por la ventana del autobús y sencillamente distraer un poco la vista.  En esta ocasión miré a un tipo de contextura alta, cabellos largos y rojizos al igual que la barba. Además iba en pantalón de ciclista, sin camisa, en la parte de atrás de la bicicleta llevaba bolsas de viaje, sobre las bolsas un neumático de repuesto para la bicicleta. Yo, en los últimos meses estaba practicando intensivamente ciclismo, por lo cual me llamó inmediatamente la atención.  Pensé: “Si este hombre va preparado con bolsas y neumático de repuesto, seguramente debe estar haciendo un viaje largo”. El autobús siguió su ruta y yo seguí observando todo lo que se iba presentando en el camino, algunas vueltas más por las calles del centro y pronto llegaría a mi punto de descenso.

Estuve en la peluquería 2 horas, salí dispuesta a tomar el autobús que me llevara directo a casa, el hambre me acosaba y quería tener la tarde libre para descansar. Sorpresa la mía, cuando saliendo de la peluquería vuelvo a ver al ciclista. Al parecer estaba buscando un hotel donde alojarse. Por la apariencia, era evidente que se trataba de un extranjero, seguramente otro de esos gringos que se cansan de su buena vida y se deciden a ir por el mundo gastando su dinero. Eso solo les pasa a los gringos, porque a nosotros nos toca esforzarnos para conseguir un trabajo y luego trabajar duro para conservarlo.

Cuando llegué a casa, mamá había preparado un rico sancocho de gallina con carne salada. Almorcé y con mis hermanas menores, me disponía a pasar una tarde tranquila y relajada.  La vida seguía un curso sencillo, sin muchos lujos, pero mejorando respecto a condiciones pasadas. Pero en términos generales, puedo decir que estaba pasando por un buen momento. Dentro de mí sabía que quería algo más, pero no quería torear demasiado al destino con inconformidades y conductas malagradecidas, pero de vez en cuando aprovechada cualquier estrella fugaz, para pedir un deseo, segura de que algo debía cambiar para mejor.

Esa tarde me llama la mamá de José Raúl, me pide el favor que vaya a explicarle matemáticas al muchacho, tiene un examen la semana siguiente y no se siente preparado. José Raúl era el único de mis alumnos al cual le seguía dando clases después de graduarme; precisamente, porque también fue el único que en los tiempos más difíciles siempre me llamó para que le dictara clases y con ello me prestaba una gran ayuda. En muchas ocasiones fue mi única fuente de ingresos. Muy a pesar de mis deseos de descansar, me preparé para ir a cumplir con un deber moral.

Tomé nuevamente el autobús que me llevaría a la casa de mi alumno, y faltando pocos metros para llegar, por la ventana veo nuevamente al ciclista, en esta ocasión estaba sin bicicleta, vestido formalmente  y justo caminaba por una de las zonas más calientes de la ciudad. No soporté la curiosidad e impulsivamente decidí bajarme en ese lugar, corrí detrás de él, y de pronto me vi a mi misma preguntándole: ¿Señor, usted es el de la bicicleta? El tipo de 1,86m de altura me mira de reojo, con desconfianza, trata inmediatamente de cortar cualquier comunicación con la desconocida. Empieza a caminar más rápido. Pero yo estaba decidida a averiguar, ¡cuáles eran las intenciones del gringo! Aligeré el paso también y le insistí en la pregunta… finalmente dijo de manera cortante: Sí. Entonces, como una ráfaga le lancé la siguiente pregunta: ¿Y qué anda buscando? ¡Pobre gringo! Su desconfianza aumentó, pero también notó que yo insistiría hasta obtener respuesta, por lo cual se decidió y me dijo en un español bien claro: Soy un esloveno que estoy dando la vuelta al mundo en bicicleta y que escribo para una revista italiana acerca de las aventuras que vivo en mis viajes. Lo que imaginé, un tipo aburrido de su vida y de su mundo y tiene que ir a buscar en otras partes lo que no encuentra en su país. Pero guardándome cualquier comentario despectivo, traté de averiguar más. Cúcuta es una ciudad de frontera, turísticamente no tiene mucho que mostrar, los que nacimos allí, la amamos porque a pesar de todo se vive bien. Pero la ciudad vive mucho en la informalidad y de los vaivenes de las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela. Partiendo de esto, no me quedaba claro, ¡que carajos estaba buscando ese gringo en Cúcuta!

Esto ocurrió justo en la esquina de la avenida 8 con calle 6. ¡Vaya lugar que escogió el aventurero para pasear!  Así que traté de advertirle, que esa parte del centro es algo peligrosa y que el, muy a su pesar, no puede ocultar que es un extranjero, lo mejor es que se cuide y no se exponga mucho. Y como es mi costumbre, le pregunté directamente, que estaba haciendo en esa zona. Me dijo que muy cerca había encontrado una habitación para pasar la el fin de semana y que ahora se disponía a ir al mercado a comprar algo de fruta para comer. Me imagino el lujo de habitación que alquiló… precisamente la zona donde se alquilan habitaciones de paso por horas. Este gringo definitivamente no sabía dónde se había metido. Pero al parecer, él confiaba mucho en su capacidad de defenderse. Lo invité a tomar una bebida al mercando donde se dirigía a comprar las frutas, de paso le podía ayudar a escoger buena fruta.

Continuará…

(Visited 1.159 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

soy una permanente viajera de la vida que se la pasa buscando respuestas y explicaciones a tantas cosas que pasan y que parecen no tener lógica. Creo en los milagros, en las sincronicidades, en la bondad del ser humano.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • facebook

Más posts de este Blog

  • Vida

    Historias cortas

    La amistad nos une aun a pesar de la distancia, de los años, del silencio guardado, de las ocupaciones(...)

  • Vida

    ¡Creo que soy feliz!

    ¿Mamá, sabes una cosa? ¿Dime? ¡Creo que soy feliz! Sorpresa rotunda, un comentario como esos no me lo esperaba(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos II

    Continuación ...Este gringo definitivamente no sabía dónde se había metido. Pero al parecer, Él confiaba mucho en su capacidad(...)

  • Vida

    No todos los gringos son gringos I

    Sábado al medio día, ese día decidí terminar antes de trabajar, pues tenía planes de pasar por la peluquería.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Cuando hablamos de Diomedes Díaz, rebautizado por Rafael Orozco como el(...)

3

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar