Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Motor de Búsqueda

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Designio fatal: en el 2050 habrá más plástico que peces en los mares.

Hay quienes sostienen que el sistema capitalista lleva en sí mismo las semillas de su destrucción. No se trata de una enrevesada variante de la exégesis comunista, sino una simple lectura de su desarrollo, a propósito del nuevo impuesto de los devaluados 20 pesos que deben pagar los clientes de los supermercados por cada bolsa plástica que requieran para empacar sus compras.

Vamos a plantearlo de forma sencilla: el capitalismo ha sido voraz y nefasto, por ejemplo, para la naturaleza del mundo. Ha consumido recursos no renovables y ha llevado a extensas áreas del planeta a la desertificación y la agonía. Y con ellas a especies de las que simplemente volveremos a saber a través de referencias de nostalgia.

Su efecto de ruina sobre el trabajo tiene pensando a quienes compran productos baratos, las fantasías de esas enloquecedoras rebajas de ocasión. Ya hay quienes han comenzado a preguntarse si vale la pena lucir una ganga que emplea para su producción a niños y mujeres en barcos sibilinos, está hecha con fibras adversas a la salud o en su recorrido por el mundo evade leyes y embolata impuestos.

El plástico es ahora uno de esos materiales de dos caras. Es clave en la economía mundial y con él se fabrican innumerables objetos que crean bienestar para millones de personas. En 2015, la producción mundial de esta belleza escaló las 322 millones de toneladas. Y el ritmo continúa, en el 2050 será cuatro veces esa cifra. La industria mundial del plástico factura 750.000 millones de dólares al año.

Su ciclo de destrucción es sencillo: es barato, se usa para crear productos desechables, contamina el planeta en una andanada de muerte. Cada año, 13 millones de toneladas navegan y se sumergen en los océanos.

Designio fatal: en el 2050 habrá más plástico que peces en los mares.

VER

La polución plástica hace necesario otro Acuerdo de París.

La alcabala de la bolsa

Por eso bienvenida la medida normada desde el 28 de abril de 2016 (firmada por el entonces Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Gabriel Vallejo López), que entró en vigencia desde el primero de julio de 2017, para el uso de bolsas plásticas en este país de chuspas.

Busca controlar “la distribución incontrolada de bolsas plásticas en los puntos de pago de Almacenes de Cadena, Grandes Superficies Comerciales, Superetes de Cadena y Farmacias de Cadena, y el uso inadecuado de las mismas por parte de los consumidores…

VER

Resolución 0668

Creo que las ventajas de parar ese proceso de autodestrucción, en el que tienen responsabilidad compartida fabricantes, distribuidores y consumidores, están categóricamente expresadas en el artículo Las bolsas plásticas nunca han sido gratuitas, escrito por Jaime Andrés Benítez Cuartas en su blog Ambiente Urbano.

VER

Las bolsas plásticas nunca han sido gratuitas

Quiero plantear –más allá de los malabares contables que demande al comercio–, que me parece una medida tímida y mojigata, que tiene el principio filosófico nacional del “sí pero no”.

Según la industria del plástico, los colombianos vienen haciendo bien la tarea: en lo que va del 2017 redujeron su consumo de bolsas en un 27%. “Se estima que el recaudo del nuevo impuesto ascenderá a 72.500 millones de pesos en el segundo semestre si la demanda de bolsas se reduce 25 por ciento (el país consume unos 8.500 millones de unidades por año) y a 47.000 millones de pesos si cae 75 por ciento, el escenario más optimista –señala el artículo referido sobre el Acuerdo de Paría–. La reforma tributaria no estipula una destinación específica para este dinero, que llegará a las arcas de la Nación por intermedio de la Dian. Aunque el objetivo del tributo es desincentivar el uso de bolsas plásticas, es probable que aumente la demanda de las que se venden para la basura de las casas –exentas del gravamen– porque muchos hogares usan para ese fin las del supermercado”.

Exentas también las tiendas de barrio, la medida es un analgésico. Es decir, un remedio de mentiritas a un problema de dimensiones tan catastróficas. Pañito de agua tibia. Desprenderse de 20 pesos no será un problema para los clientes de grandes superficies. La fórmula es esta: la bolsa debería costar más para que el recaudo impositivo fuera menor en menos tiempo. La resolución determina que en 2020 valdrán 50 pesos, momento en que 50 pesos no valdrán nada.

Este material es una amenaza grave para la vida silvestre. Miles de gaviotas, pingüinos, ballenas y tortugas han muerto tras enredarse o ingerir residuos de este. Y puede que tampoco sea tan inocuo para los humanos. Si bien los plásticos que se usan, por ejemplo, para empacar alimentos generalmente no son tóxicos, la mayoría sí contiene sustancias químicas como los plastificantes –que pueden afectar el sistema endocrino– o los aditivos antillama –que pueden ser carcinógenos o tóxicos en concentraciones altas–. Estas sustancias pueden llegar al océano y, mediante las cadenas alimenticias, a nuestros platos”.

Grave. Asunto muy grave. De un valor muy crítico que supera un precio de 20 pesos. Hay que hacer una campaña contundente que busque llegar a la conciencia de los consumidores. Acopiar a los productores a ser parte de la causa. Incorporar a universidades y centros de investigación en la solución. Incentivar el uso de la talega de tela individual, con beneficios de puntos o descuentos en las cajas.

Como señala el artículo citado, en palabras que vienen bien a propósito de esa característica del capitalismo con la que comenzó este artículo, hay que ponerle firmeza y valor a la resolución de “un flagelo global de cuya creación somos enteramente responsables, y cuya solución también está enteramente en nuestras manos”.

www.carlosgustavoalvarez.com

 

(Visited 670 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

El 23 de diciembre del 2016 publiqué una entrada con el título(...)

3

¿Cómo puede alguien desconocido, que no produce contenido relevante, no es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hector247338

    Si no pago contamina, si pago no contamina? Parece que es sólo el.co súbdito que contamina
    Si la política es coherente, hay que cambiar Etiquetas, empaque incluidas botellas, tarjetas de crédito, etc.
    Esto parece más un negocio para supermercados y productores de.empaque bajo un secreto que trata de enmascarar muchas coimas bajo una bandera noble

  2. luzalvarez0626

    20 pesos no es una cantidad ni siquiera simbolica en un pais en donde el derroche de bolsas plasticas en almacenes y supermercados es enorme. A veces me he quedado boquiabierta cuando le he dicho a algun empacador “con una sola es suficiente” y me contesta que “a la carne hay que ponerle doble bolsa”, y para que si ya viene envuelta ? En fin, historia de nunca acabar, en casa tenemos una coleccion de bolsas de todos los tamaños que ya no nos atrevemos ni a botar. Asi que minimo 200 pesos por bolsa, a ver si al fin disminuye el consumo.

  3. El gobierno colombiano reglamento el 16 % a las bolsas plasticas, las industrias las siguen poduciendo, las grandes tiendas las venden a $200 y el consumidor es el que paga. Todos ganan menos el consumidor y a pesar de la ley el planeta sigue perdiendo. Y que de las botellas, las llantas, la chatarra, la basura tecnologica, el estiercol del ganado, las chimeneas…..? Tambien el ambientalismo se convierte en un negocio. Es solo un show mediatico. Razon tiene Trump, que sabe de eso como empresario.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar