Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando sonreía, su sonrisa era como el hambre de los que tienen anhelos por lo ignoto. Era como polvo de estrellas que caía sobre los párpados de los niños. Y era como un bocado de pan en la garganta. Sonreía como si sus labios quisieran cantar una fiesta de bodas…” Jesús, el hijo del hombre. Jalil Gibrán.

Desde el ocio hasta la oración.

Desde el cumplimiento forzoso hasta el fervor sentido.
Muchas acciones estarán determinadas para 1300 millones de personas del mundo católico por los sucesos finales en la vida de un hombre llamado Jesús.
El Cristo.
Jesucristo.
La conmemoración de esa semana crucial comienzó el Domingo de Ramos, en uno de los pocos pasajes de su vida que figura en los cuatro evangelios.
La multitud recibió al Rey.
¡Hosanna!
Comienzan las interpretaciones contradictorias.
Defraudará a quienes lo consideran el Mesías. El que los emancipará de los romanos.

Viene a enseñarnos el Reino de los Cielos

Rompe el concepto legal y aparente de saduceos y fariseos. Es fulminante su ejecución en el transcurso de la Pascua.
Las vidas de pocos hombres cambiarán tanto y en tan poco tiempo como la de Jesucristo.
la noche de este domingo comenzó la zozobra.
Será traicionado, prendido, azotado, negado, coronado de espinas, vejado, lanceado y crucificado.
El mismo hombre que el Domingo de Ramos es recibido con mantos y ramas de palmera, que se tienden al paso del asno que monta, morirá el próximo viernes.

https://www.facebook.com/puntodeencuentroglobal/

Y resucitará el próximo domingo.
La vida, la misión y la eternidad definidas en una semana.
Las imágenes que quedarán en la mente de sus devotos durante 20 siglos son las del dolor total.
Coronado de espinas, cargando la cruz, crucificado.
Cristo sangrante. Cristo doliente. Cristo sufriente.
Su sufrimiento, el sufrimiento, se instalará en nuestras vidas.

Como trovó en su poema Antonio Machado:
“Oh, no eres tú mi cantar
No puedo cantar ni quiero
A ese Jesús del madero
Sino al que anduvo en la mar”.

¿Sonrió alguna vez Jesucristo?
¿Abrazó con amor?
¿Fue feliz?
¿No es hora de desprendernos, con imágenes de amor y paz, de ese sufrimiento que marcó tantos aspectos culturales y personales de las vidas de tantas personas durante tanto tiempo?

 

www.carlosgustavoalvarez.com

 

(Visited 439 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Nunca en tan poco tiempo los colombianos en el exterior habíamos visto(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

La vida del ciclista está llena de sube y baja, especialmente en(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. federico215006

    Antonio Machado desconocía que Jesucristo mismo dispuso que se conmemorara su sacrificio, hasta su próximo regreso. Y desconocía que gracias a ese sacrificio redimió a toda la humanidad y, por designio de Dios Padre, es Señor de toda la creación.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar