Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

@nsaenzs_saa

Los últimos acontecimientos de siniestros de tránsito con víctimas han generado una solidaridad social que ha tenido otros antecedentes, tanto en Bogotá (recordemos los niños del Colegio Agustiniano) como en otras ciudades. Igualmente, se pueden mencionar situaciones similares en las carreteras concesionadas o no, que han tenido unas dinámicas similares a otros acontecimientos de la vida nacional, pero que posteriormente pasan al recuerdo y a la historia, sin que realmente se vea qué puede hacerse o qué se ha hecho, para que estos acontecimientos desastrosos no se repitan con tanta frecuencia y con semejante gravedad.

Para quienes hemos vivido de cerca la muerte de familiares muy cercanos, amigos o, como en este caso, familias muy queridas y reconocidas de una población boyacense, lo primero que hacemos es la «búsqueda del culpable». Todos tienen una opinión y un culpable directo o indirecto: ¿El conductor había tomado licor antes de tomar el volante?, entonces ahí está el culpable y procedemos a enviarlo al escarnio público pidiendo para él la máxima condena, sin darnos cuenta que este conductor también hace parte de una familia que sufre y lamenta las consecuencias de un error fatal que en alguna oportunidad y, no nos digamos mentiras, nos pudo ocurrir a nosotros después de esa reunión en la cual nos tomamos un par de tragos y conducimos en forma irresponsable, así sea por un corto tiempo.

¿Tal vez el conductor era muy joven y manejaba a «alta velocidad»? Ahí tenemos un culpable directo: su falta de pericia o experiencia en conducir, no le permitieron controlar el vehículo en esa curva de la carretera y ocasionó una tragedia que «pudo evitarse». Pero no nos detenemos a pensar, que en esa curva, precisamente han ocurrido frecuentemente más accidentes, algunos sin víctimas que las noticias no registran con la misma importancia, pero que la entidad responsable de ese corredor no se ha apersonado seriamente del problema de diseño y construcción de la vía y, se ha limitado a poner una señal con dos automóviles estrellados frontalmente, cuando el riesgo es de salida de la vía y volcamiento.

Ahora, con los sistemas de información que poseen las entidades, encontramos «inmediatamente» que un conductor accidentado no tenía vigente la licencia de conducción o que tenía pendiente de pagar uno o más comparendos, lo cual automáticamente lo hace «culpable», sin detenernos a pensar que quizás no hubo los controles suficientes y oportunos, o que sí los hubo pero logró convencer a las autoridades para que lo dejaran seguir conduciendo, al menos en esta oportunidad. O, de pronto antes de salir este conductor en condiciones de riesgo, ¿fuimos testigos de su imprudencia y no lo detuvimos a tiempo y con firmeza?

¿Y, cuál es la segunda actitud que hacemos colectivamente? Exigimos justicia…! alguien debe responder por la tragedia. Si lo dejaron en libertad inmediata…qué justicia tan débil..! Nuevamente, quienes han vivido esta tragedia del lado del culpable, saben que apenas se inicia su calvario. En todos lados, la justicia es lenta pero puede ser implacable. Y un acontecimiento de estos marca para siempre al supuesto culpable y a su familia más cercana.

Podemos seguir mencionando, muchas otras situaciones en las cuales buscamos los culpables inmediatos y, nos quedamos impasibles esperando que la suerte no nos envuelva en una tragedia similar.

Ahora bien, nosotros como conductores o peatones, empresarios o directivos de instituciones, docentes o diseñadores de vías, padres o líderes de comunidades, o en nuestro entorno familiar o comunidad cercana, ¿estamos haciendo algo como corresponsables de la educación de nuestros hijos y familiares? ¿Nos dedicamos a comentar las noticias y aportarle a los «investigadores» cuáles fueron las verdaderas causas o, qué se pudo hacer antes y no se hizo?

En principio, podemos hacernos entonces estas preguntas: ¿Sólo las autoridades o el estado son responsables por encontrar soluciones al problema de la siniestralidad vial? ¿Qué puedo aportar, desde mi actividad en donde me muevo, para lograr disminuir este grave problema?

Siempre se dice que en los grandes problemas sociales, todos somos responsables y como tal, podemos aportar tanto como lo puede hacer el estado.

(Visited 246 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ingeniero de Transporte y Vías, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Profesor de Tiempo Completo en la Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ingeniería, Unidad Académica de Transportes y Vías por 34 años. Especialista en seguridad vial, estudios de accidentalidad vial y seguridad vial. Consultor en temas de transporte, movilidad y seguridad vial.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

No quiero rememorar escándalos viejos, ni evocar los sufrimientos que terminaron(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

29 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. gustavosanche0518

    Quizá pueda expresarme de un sentir que en mi concepto es inherente a todo proceso, actitud de vida, resultado de la suma de los factores que hacen parte de «todo», me refiero a la «sinergia» y para este análisis conllevado por todos los foristas y el arriesgado autor, respetuosamente alcanzo a vislumbrar que lo que sentimos es que haya verdadera justicia, por que es en ella precisamente donde se engendra lo que nos permite la tolerancia… para conmigo mismo, por que cada uno somos el diseño de vida y actitud de vida que nos dejan los años vividos, desde el momento que somos consientes de nuestra vida, nuestra existencia y la de los demás… concluyo quizá para muchos desenfocado…. TODA LEY EN COLOMBIA, TIENE «VERICUETO»… SALIDERO para el lado que mas $$$$$ tenga.. que pesar

  2. De esto que hablen los experto pero nada justifica que una persona maneje no estando en sus cinco sentidos y mas con exceso de velocidad.
    Todo empieza en la casa cuando al niño no se le enseña a respetar a los compañeros de clase, al vecino, a no saludar al vigilante del conjunto, a no cumplir con las normas de convivencia en los conjuntos (recoger excrementos, bozal) al conductor del transporte, eso lo insensibiliza.

    • Gracias por lo que me corresponde Señor Alzate, pero en esta tarea, nunca se logra un aprendizaje completo. Es un arte y como tal, imperfecto. No siempre logra uno expresar en pocas palabras el mensaje que se quiere enviar. Pero la controversia y discusión enriquecen los contenidos iniciales, especialmente cuando se expresan con respeto y consideración.

  3. oscar.gomez.1257

    Igual podemos decir de los familiares de los paramiliares, águilas negras o rastrojos, que pasarán estas navidades sin su compañía, porque quizás ellos andarán perpetrando masacres en campos o ciudades. O la familia de los Nule, que tendrá que visitarlos en la cárcel, en vez de tenerlos con ellos tomando néctar o bacardí o whisky. ¿Nos ponemos entonces del lado de los delincuentes? ¿Y quién se pone del lado de las víctimas? ¿No se da cuenta este articulista o bloguero, o como quiera que le digan, que lo que tiene j o d i d o a este país es la falta de justicia? ¿Piensa usted en la viejita de Boyacá que perdió a su esposo, a sus dos hijos y a su yerno (¡eso es todo en la vida!), por culpa de un irresponsable? Si a un conductor borracho que mata a una persona le caen 40 ó 50 años de cárcel, la gente lo va a pensar dos veces antes de beber y manejar. Pero tenemos un país de borrachos irresponsables, defendidos por (dizque) comunicadores igualmente irresponsables. Su columna me parece una ofensa al país. No sabe dónde está parado.

    • Gracias por su comentario Señor Gómez: La justicia tiene el deber de actuar con todo el peso de la Ley, es lo menos que se puede esperar de su corresponsabilidad con el problema, de eso se trata, todos somos responsables, desde nuestra posición o actividad que ejerzamos. El mensaje, que parece no quedó claro, es que todos debemos actuar, especialmente en forma preventiva.

  4. Aún no puedo asimilar esto, conozco personalmente a las personas involucradas de ambas partes, a Manzanera desde muy joven en el colegio donde termino estudios con mi hijo, y a Marlencita en su sitio de trabajo-deprisa, donde la conoci por muchos años, es algo muy doloroso, como lo dije al principio es dificil de entender, nada fácil de asimilar y aceptar.

    • Señora Yolanda: Como todos los colombianos, sentimos en el alma que estos hechos sucedan y continúen sucediendo que es lo más lamentable. La reflexión es, ¿qué podemos hacer desde nuestro rol en la sociedad, en el trabajo o estudio? Todos debemos aportar para que no sigamos en esta guerra en las calles con vehículos que son peores que un arma de fuego, manejados por personas que no debieron tener permiso para conducir. Todos pongamos nuestro granito de arena para que nuestros hijos sean responsables, tolerantes quizá, y piensen antes de cometer un error tan craso como conducir embriagado.

  5. Amanejar en colombia dia a dia se esta tornando mas dificil, la agresividad, los atravesados, las motos a toda, los taxis se les pone direccional y lo mandan, los sitp, ademas de los borrachos y la alta velocidad de muchos, en las caras de muchos se nota el enojo, si no pensamos meditamos lo que esta pasando en Colombia, la intolerancia el odio, seguiran pasando cosas que lamentar, mas muertos, y gente en la carcel

  6. Don Néstor, estoy totalmente de acuerdo con usted. Desafortunadamente en un accidente intervienen muchos factores y, en nuestro país, éstos se encuentran en cada esquina incrementando la probabilidad. Algunas carreteras no se encuentran debidamente señalizadas, además nuestra topografía (y conductores) algunas veces son muy agresivos. He tenido la oportunidad de presenciar varios accidentes y la mezcla de intolerancia, mala señalización, mal estado de la vía y mala iluminación generalmente acaba, en el mejor de los casos con un terrible accidente sin victimas. Además, creo que ningún Ministerio se toma la molestia de investigar a fondo y tomar los correctivos necesarios cuando de estado de vías y diseño se trata, supongo yo que para evitar demandas o por simple negligencia. Sin defender a nadie, la Autopista Norte (llena de huecos) y la vía a Girardot (con curvas muy pronunciadas sin señalización debida), entre otras, son trampas mortales para incautos conductores y no son adecuadas para desarrollar mas de 60 km/h sin correr un riesgo de lesionar o ser lesionado. Esas son las consecuencias de nuestro querido tercermundismo, al igual que el juzgamiento que hacemos de estos hechos sin ver mas allá de nuestras cortas narices, con tener un culpable nos parece suficiente.

  7. LA UNICA OPCION ES ESTABLECER EL MANEJO DEFENSIVO. MIENTRAS LOS «EXPERTOS» EN MOVILIDAD, INSISTAN EN QUE EL FUTURO ES LA SOLUCION, SEGUIRAN LOS MUERTOS Y HERIDOS. NO PUEDEN SEGUIR SIENDO REACTIVOS, DESPUES DEL OJO AFUERA NO HAY QUE HACER. EL MANEJO DEFENSIVO HA PROBADO SU EFECTIVIDAD EN OTROS PAISES, CLARO, HAY QUE EMPEZAR POR ENSEÑAR A LOS ACOMPLEJADOS, QUE LA VIA NO ES PARA DEMOSTRAR QUE SON MAS, POR LOS COSTOSOS Y POTENTES VEHICULOS QUE MANEJAN. LO QUE MAS MOLESTA, ES QUE HAY RECURSOS, MEDIOS Y TECNOLOGIA, PERO ESTOS EXPERTOS, COMO SUS IGUALES ENCARGADOS DEL GOBIERNO, NO PIERDEN OPORTUNIDAD DE DEMOSTRAR SU INEPTITUD E INCOMPETENCIA…

  8. Que pena, senior Saenz, pero no todos hemos «tomado unos traguitos y salido a manejar», se imagina si todos hicieramos esto??. Soy una persona responsable al volanate y JAMAS he manejado con alcohol… No nos meta a todos en el costal de los irresponsables.

    • Gracias por su comentario Señor Valencia. Como lo menciono, sí he perdido familiares muy cercanos en siniestros viales y por ello, en los últimos 20 años me he preocupado por tratar de entender este problema, lo que me ha permitido tomar conciencia sobre la responsabilidad que debemos tener ante nuestros errores y hacer caer en cuenta de los errores de los demás en forma oportuna. Esa es una actitud preventiva.

  9. Conducir ebrio en Colombia es una realidad que tristemente se reconoce solamente con accidentes mortales. Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos, han conducido alguna vez con tragos, y lo seguirán haciendo siempre hasta cuando algo siniestro nos suceda…

  10. augustorojas0513

    Sin lugar a dudas la conducción forma parte de un a ecuación vial.
    El diseño de la vía, las condiciones climáticas (piso mojado), la visibilidad, el entorno, los vehículos, los peatones, los animales (como perros, en la ciudad), la señalización, etc,etc,etc, pero dentro de esa ecuación lo que la hace vivir es el factor humano, es decir los conductores. No nos adelantemos haciendo cábalas, pero el sólo hecho de haber huido de la escena del accidente, sin haber siquiera mirado cuáal fue el resultado de su imprudencia, ya es factor agravante por la actitud negligente.
    Luego, quizá por el consejo de profesionales (abogados), dejar pasar 15 horas para presentarse, esgrimiendo argumentos falsos, apunta a una mente que nunca oígase bien , nunca debió tener un pase , ni siquiera para manejar carretilla.
    Finalmente, no quisiera creerlo, que tal que se demuestre que lo que estaba haciendo era usar la Autopista como una parte de un circuito callejero, eso si que está fuera de toda conjetura. Estaba en el lugar equivocado.
    Qué castigo merece? Que lo digan los Abogados, Jueces, Mafistrados, etc, por que en el Pais del Sagrado Corazón lo que interesa es el beneficio de la duda, para sacar dividendos (miremos el Caso de la Calera, el del Niño de la Kra 30 con la 26).
    Cuándo y hasta cuando nuestras vías merecerán los bárbaros que por ella conducen?
    v

  11. La imparcialidad, no es un sentimiento personal, es una norma o criterio, adjetivo y sinónimo de equidad, lo que realmente cansa es la poca o nula acción de las autoridades y administradores de justicia para que estos casos no se conviertan en festin mediático, hubo infracción, huyó de la escena, hubo decesos o heridos, mentiras sobre los hechos..
    El caso de los harlistas en vía la Calera, el caso Salamanca, el carro diplomático en la 7a, el bus escolar vía Fusa y ahora esta terrible desgracia para esta Señora de Umbita… y solo tomamos los mas sonados,tener en cuenta los policías motorizados en Ubaté etc, etc.
    Cerremos, lo mío es puro pataleo pero lo suyo es opinión experta, y si tal vez se implementara la conciliación, que de alguna manera las partes se hagan responsables de los hechos en que se involucran, y no le dejan todo a los jueces (que por cierto están en paro) y hacen valer su dinero y poder para colocar un abogado que con mil tecnicismos logran que por ejemplo en el caso de la 134 se esta definiendo que ellos se le atravesaron al piloto que se le olvido que no estaba en su avión, los hechos son eso hechos y quien rompe paga, y hablando de vidas, no es apenas lógico que la familia pida justicia ? y si un caso de estos tocara nuestra puerta, en la orilla que nos toque que la ley sea una y no acomodada al bolsillo.

    • Señor Chipatecua: Este problema parece que se les está saliendo de las manos a todo el mundo. Crisis de liderazgo tal vez? Necesitamos acciones sostenidas de largo plazo en todos los ámbitos, para prevenir antes que curar. La planificación, diseño y construcción de vías seguras, regresar y fortalecer la educación en valores desde la infancia y el ejercicio de la autoridad, junto con la aplicación estricta de la justicia, en todos los casos, son las bases para complementar lo que podamos hacer desde nuestras familias.

  12. HABER ILUSTRE INGENIERO, UNO NO PUEDE COLOCARLE UNA VELA AL DIABLO Y OTRA A DIOS, LA GRAN MAYORIA DE LOS ACCIDENTES DE TRANSINTO, OCURREN POR FALLA HUMANA, ENTONCES, DEPENDIENDO DE LO QUE USTED HAGA O DEJE DE HACER EN UNA VIA PUBLICA,PUEDE PONER EN RIESGO LA VIDA DE SUS SEMEJANTES ES DECIR USTED TIENE EN SUS MANOS LA VIDA DE SERES HUMANOS.USTED PUEDE ESTAR EN LA MEJOR DE LAS SUPERVIAS, BIEN ILUMINADA,SIN NADA DE HUECOS PERO SI USTED HA TOMADO TRAGO Y VA 120KM/H., CON SOLO DOS DEOS DE FRENTE SABE LO QUE OPUEDE OCURRIR Y, OCURRE.SALE CORRIENDO INMEDIATEMENMTE DESPUES DEL HECHO, SE PRESENTA 15 HORAS DESPUES, CUANDO TODO EL MUNDO SABE QUE LOS DISPOSITIVOS PARA DETECTAR EL ALCOHOL YA NO LO PUEDEN HACER, CON LOS MISMOS CUENTOS DE SIEMPRE, QUE SINTIO TERROR, QUE NO SABIA LO QUE HACIA. TODO DE UNA MANERA CLARA PARA EVADIR LA JUSTICIA. 15 HORAS ATRAS ESTE SEÑOR POR ACTITUD DE DESPRECIOS A SUS SEMEJANTES LE ARREBATA LA VIDA A CUATRO SERES HUMANOS, YO NO SE CUAL ES EL VALOR QUE USTED LE DA A LA VIDA, PERO LO MENOS QUE SE MERECE ESTE SEÑOR ES QUE PAGUE TAMBIEN CON SU VIDA SEMEJANTE MONSTRUOCIDAD, ASI NOS NUBLE LA MENTE

    • Muchas gracias por sus comentarios Señor Arenas, estoy en todo de acuerdo con Ud. Desgraciadamente, estas tragedias tienen unas consecuencias tan grandes que solo quienes hemos estado en las dos situaciones sabemos de sus alcances, no solo en la familia de las víctimas sino en la del «victimario». Es a través de estas experiencias de vida que todos debemos tomar conciencia de nuestra responsabilidad compartida: dando ejemplo, corrigiendo oportunamente, siendo firmes en prevenir que un amigo, hijo o familiar intente conducir con licor. Desde luego, la justicia debe obrar con todo su rigor, es lo que le corresponde hacer.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar