Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por estos días que la gente se pelea dizque por el próximo Presidente de la República recuerdo lo que dijo alguna vez el premio Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel. Palabras más, palabras menos, ironizaba sobre los abrazos que se daba el pueblo argentino tras el título en el Mundial de 1978 al tiempo que la dictadura de Jorge Rafael Videla manchaba con sangre a toda una Nación.

Cosas así de irracionales suelen pasar gracias al fútbol. Este juego es capaz de salvarnos de la cotidiana decepción. Y en Colombia aparece otra vez, a poco de iniciar el Mundial de Rusia, como una excusa para abrazarnos en días caracterizados por la más absurda polarización política.

Incluso en tiempos más estremecedores, la Selección Colombia se convirtió en un remedio a la virulencia característica de nuestra historia. Por un partido de fútbol hasta guerrilleros y soldados dejaron de dispararse en la selva, así fuera solo por un momento.

Así sea en discusiones bizantinas, es mejor hablar de la Selección que pelearse por candidatos o por lo que sus fanáticos expresan. En el panorama actual parece imposible que se abracen los más fervorosos creyentes de Gustavo Petro o Álvaro Uribe, ¿cierto? Si no es porque James hace un gol, parece que en la actualidad los colombianos no somos capaces de abrazarnos en  medio de nuestras diferencias, bajo ninguna circunstancia.

Alguien podría decir, con razón, que es estúpido engañarse con un gol y olvidarse de los problemas más graves que tenemos como país. Cierto. Pero quizás la mejor excusa que tengamos para hacerlo sea la necesidad de aferrarnos a cualquier tipo de alegría que aparezca entre tanta tristeza.

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, criticaba en el documental La Historia Paralela que en la conquista argentina del Mundial del ’78 ‘Mientras se gritaban los goles, se apagaban los gritos de los torturados y de los asesinados’. A diez cuadras nomás del estadio Monumental de River, los perseguidos por la dictadura eran torturados, asesinados.

Es un pésimo ejercicio relacionar el fútbol con la política. También lo es el tipo de comparación que hago en estas líneas. Sin embargo, que valga la salvedad para reiterar que en el caso colombiano es mejor aprovecharse de la Selección para olvidarse de las diferencias que promueven estas elecciones presidenciales y, además, de una parte de la ciudadanía capaz de vitorear a un político y evitar el saludo a un vecino. Tristemente eso es lo que nos está pasando, hasta cuando juega la Selección. Ahí sí, ¡vamos, Colombia! Ahí sí estamos firmes:  ¡Vamos con toda, Colombia!

Ñapa: Sigo invitando a conocer y comprar mi libro “El fútbol en boca de todos“. Si el libro no le saca una sonrisa, le devuelvo el dinero 🙂

(Visited 146 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y Magíster en Comunicación Digital. Amo el fútbol. Trabajo en El Tiempo. Soy columnista en Kienyke. Bogotano y casado. He escrito para medios como Semana, Futbolred, Portafolio, Gol Caracol, entre otros. Mi Twitter: @javieraborda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar