Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Karen Olsen,  arqueóloga de la Universidad de Cambridge, cuenta en su libro Ancient South America que es éste el subcontinente menos conocido del sobre explorado y sobre publicitado mundo que vivimos. Nos cuenta que para  escolares y televidentes del Europa y Norteamérica, Africa ha llegado a ser tan familiar como el patio de sus casas y aún Asia, pero Sur América sólo es mencionada por desastres naturales o gobiernos oscuros. Para ella es un enigma que mientras el resto del mundo tiene considerables lazos económicos -lícitos e ilícitos- con varios países suramericanos, nos mantienen aparte de sus conciencias, ignorantes sobre nuestra cultura, geografía, recursos y especialmente el pasado.

Tiene razón la Profesora Olsen en cuanto nos ignoran, no sólo los EuroAsiáticos del Mediterráneo, nosotros mismos, algo grave si como bien escribe Mauricio García en su Blog (Tener Presente el Pasado) recordando a Alexis de Tocqueville, el pensador Francés del siglo XVIII: “En aquellas sociedades en donde el pasado no ilumina el futuro, el espíritu marcha en las tinieblas”. Ese es el propósito de los Conversatorios que SOMEC (somec.coop.com) promueve en las Universidades de Bogotá para conmemorar la Nacionalidad colombiana, ayudarnos a “pensar en lo que hemos sido”.

Labor difícil pues como bien escribe Mauricio García, América Latina es el resultado de un choque cultural entre España y las civilizaciones indígenas que produjo una cultura en un estado de tensión permanente entre el “deber ser” que impuso el colonizador y el “ser” del colonizado vencido, tensión que para él generó una especie de  esquizofrenia.

No vamos a detenernos ahora en ese choque cultural iniciado en el siglo XVI,  primero queremos rememorar el olvido que tenemos hacia lo que existió atrás en la América de 1400, la que Pablo Neruda describía en su Canto General (1968):

“… El hombre Tierra fue, vasija, párpado / del barro trémulo / forma de la arcilla…
 …tierno y sangriento fue / pero en la empuñadura de su arma de cristal humedecido / las iniciales de la tierra estaban escritas/…Nadie pudo recordar después…”

Demos entonces una mirada hacia atrás, no desde la poesía, sino desde la razón.  Reconoce y critica la Señora Olsen, que la mayoría de los académicos parten de un análisis etno-céntrico cuando suscriben la visión del arqueólogo Británico V. Gordon Childe (1892- 1957) sobre qué es “civilización”. Él  parte de un análisis Marxista: producción  permanente con especialización del trabajo, poblaciones concentradas en centros urbanos, la sociedad estructurada en clases con un grupo dirigente que controla los excedentes de producción y del trabajo para su beneficio, obras públicas monumentales como palacios, templos y sistemas de irrigación, etc… son indicadores de “civilización”.

Pero Gordon Childe incluyó otros elementos en su análisis: el nivel de conocimiento de los metales, el uso de la rueda y la existencia de escritura alfabética, y con base en estos últimos parte de la academia excluye las culturas precolombinas del calificativo de “civilización” temprana, por estas diferencias entre las culturas antiguas del Mediterráneo y lo que se cree que pasó en la América Precolombina. El propósito del libro de Olsen (Cambridge University Press, 1994)  es un intento por rectificar esta visión presentando, según sus palabras, “lo tremendo, único y aún exótico de la prehistoria de Sur América”. 

Para la profesora Olsen resulta sorprendente que en apenas algunos miles de años los americanos precolombinos se hayan vuelto sedentarios, inventando la agricultura, la cerámica, el tejido y la metalurgia, hayan domesticado animales y producido todas las cosas que en las antiguas culturas de Europa (Grecia y Roma), Asia (Mesopotamia, la media luna de las tierras fértiles) y África (el antiguo Egipto) fueron vistas como preparatorias de lo que se llama “Civilización”. No vamos a controvertir si  todo aquello ocurrió sólo dentro de los últimos doce mil años, luego de la glaciación de Wisconsin, cuando se formó un puente entre América y Asia en el estrecho de Behring por donde se ha dicho comenzó el poblamiento de América. Al poblamiento, la escritura y la rueda dedicaremos próximos ensayos. Expondremos primero las inquietudes que rondan el análisis de temas como el conocimiento de los metales.

En metales, por ejemplo, medir el “progreso” a partir del uso  de la piedra, el bronce o el cobre y el hierro, se convirtió en la “base de la prehistoria” y “piedra angular de la arqueología moderna”, como afirmó Glyn Daniel en su Historia de la Arqueología (1967) siguiendo el análisis de Gordon Childe. Pero hizo notar Clemencia Plazas, ex directora del Museo del Oro,  en “Secretos de El Dorado” (1989), que las culturas precolombinas de América trabajaron otros metales y su desdén por el cobre, para la producción de útiles, resta validez universal al método que explica el “progreso” por etapas sucesivas en el uso del metal y el manejo de diversas aleaciones.

La fundición de los metales para producir la tumbaga -aleación de oro y cobre- necesitó procesos tecnológicos complejos. La destreza metalúrgica y sus conocimientos hicieron posible que los antiguos americanos trabajaran también el platino uniéndolo al oro, aleación extremadamente compleja y delicada por las altas temperaturas necesarias para fundir el primero, “Prueba de lo anterior es que los metalarios europeos sólo empezaron a fundir platino hacia el siglo xviii” (Echeverry y Plazas: p98)

precolumbian.america@gmail.com

(Visited 169 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Alejandro Triana es Abogado de la Universidad del Rosario. Realizó la documentación visual del Museo Arqueológico de Bogotá y la fotografía de la colección Arte de la Tierra (9 vols. 1988/1992). En la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional dictó la cátedra “Derecho y Comunicación” entre 1994 y 1999, cuyo recuento se publicó en el No.6 de su Revista de Teoría del derecho y Análisis Jurídico. Actualmente es miembro de la Cooperativa SOMEC y se encuentra desarrollando, con la psicóloga y ceramista Sara Urazán, el proyecto COLOMBIA ARQUEOLÓGICA para ilustrar acerca del significado y sentido de la cerámica en la América tropical antes del siglo XVI.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    preColombia en 1491

    Hoy 12 de Octubre cabe reseñar el libro de Charles C. Mann, nuevas revelaciones  1491: Nuevas revelaciones de las(...)

  • Colombia

    ¿Qué estaba buscando Colón?

    El Tir Nan Og de los ingleses... o la Isla de San Brandán o los restos de la Atlántida...(...)

  • Colombia

    Borges, Colombia y María Kodama

    En Junio hace 27 años murió Borges, quien dijo que ser colombiano es "un acto de fé"  Nunca sabremos(...)

  • Colombia

    La Maternidad Sinú

    Esta imagen es una alegoría a la mujer y la agricultura, la fecundidad de la Madre Tierra... Como derivación(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

3

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar