Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No fueron las armas, sino la enfermedad y la traición lo que venció en la conquista.

No fue la tecnología del hierro unida al poder de la pólvora lo que derrotó a los indígenas en las guerras de conquista, sino la fuerza de las enfermedades infecciosas. Es una de la conclusiones del libro del periodista científico estadounidense Charles C. Mann “1491: Nuevas Revelaciones sobre las Américas antes de Colón” (2005, Random House).

Recuerda el autor que se propuso escribir el libro porque su formación como periodista en temas científicos y su intuición de ambientalista le hicieron dudar de lo aprendido en la escuela secundaria, que “los indios vinieron a América a través del estrecho de Bering hace unos 12.000 años, que su llegada tuvo tan escaso impacto en su entorno que aún después de milenios de habitación el continente continuó en su mayoría en estado salvaje”. No encontraba coherente, escribiendo sobre los avances en diversas ciencias, la imagen popular de un buen -o mal- salvaje, saltimbanqui cuasi desnudo sin desarrollo cultural. Es la misma disquisición de Karen Olsen,  arqueóloga de la Universidad de Cambridge,  en su libro Ancient South America (1994)

Tolima girl 396_pxls.jpg

El periodista comienza con una mirada hacia su natal Nueva Inglaterra en el siglo XVII.  Él no está de acuerdo con la idea popular de que las tecnologías europeas eran superiores a las de los indios. Las armas de fuego fueron un buen ejemplo, eran vistas por los indios como nada más que “hacedoras de ruido”, porque con ellas, a distancia, era difícil apuntar y acertar en un objetivo. Mann cita a un famoso colono,  John Smith quien señaló que “la terrible verdad … es que no podía disparar tan lejos como una flecha podía volar.”

La utilería indígena era superior en cosas aparentemente simples, como el calzado. Los mocasines, fueron mucho más cómodos y resistentes que las botas que usaban los europeos, y fueron preferidos por la mayoría de ellos debido a su suave acolchado que ofrecía además un acecho más silencioso en la guerra. Las canoas también son buen ejemplo, eran más rápidas y maniobrables que cualquier barco europeo pequeño. El uso del caballo se cree que fue una ventaja para los europeos, pero en muchos casos como los caminos empedrados o las montañas selváticas eran intransitables para los caballos.

Mann cita en su libro al antropólogo Henry F. Dobyns quien en la década de 1960 investiga los registros de la catedral central en Lima, Perú, y encuentra que tras la llegada de los europeos, se presenta una relación inusual entre enterramientos y bautizos:  “Desde la llegada de los españoles los indios murieron, en grandes números y con una increíble y creciente tasa de mortalidad”. Al señalar el impacto social y cultural de las enfermedades infecciosas entre los nativos americanos, Dobyns inició el cambió en la forma como la América precolombina debía ser considerada:

“El imperio inca se derrumbó porque en el momento en que llegaron los europeos, la viruela y otras epidemias barrieron las ciudades, debido a la alta densidad de su población unida a la falta de inmunidad de los nativos frente a las enfermedades traídas de Eurasia.” Dobyns concluyó que los indígenas “no fueron derrotados por el acero y los caballos, sino por la enfermedad y la traición”

 

Album Facebook.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

………………………………………………..

 

Para apreciar la GALERÍA de fotografías del proyecto pedagógico digital Colombia preColombina

Click aquí: http://www.americaprecolombina.webs.com/gallery.html

 

Para leer más sobre los preColombianos entre a:  http://www.precolombian.blogspot.com/

 

 

(Visited 127 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Alejandro Triana es Abogado de la Universidad del Rosario. Realizó la documentación visual del Museo Arqueológico de Bogotá y la fotografía de la colección Arte de la Tierra (9 vols. 1988/1992). En la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional dictó la cátedra “Derecho y Comunicación” entre 1994 y 1999, cuyo recuento se publicó en el No.6 de su Revista de Teoría del derecho y Análisis Jurídico. Actualmente es miembro de la Cooperativa SOMEC y se encuentra desarrollando, con la psicóloga y ceramista Sara Urazán, el proyecto COLOMBIA ARQUEOLÓGICA para ilustrar acerca del significado y sentido de la cerámica en la América tropical antes del siglo XVI.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    preColombia en 1491

    Hoy 12 de Octubre cabe reseñar el libro de Charles C. Mann, nuevas revelaciones  1491: Nuevas revelaciones de las(...)

  • Colombia

    ¿Qué estaba buscando Colón?

    El Tir Nan Og de los ingleses... o la Isla de San Brandán o los restos de la Atlántida...(...)

  • Colombia

    Borges, Colombia y María Kodama

    En Junio hace 27 años murió Borges, quien dijo que ser colombiano es "un acto de fé"  Nunca sabremos(...)

  • Colombia

    La Maternidad Sinú

    Esta imagen es una alegoría a la mujer y la agricultura, la fecundidad de la Madre Tierra... Como derivación(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar