Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por Adriana Abramovits*

Foto: Adriana Abramovits, Dejusticia

Foto: Adriana Abramovits, Dejusticia

 

Hace unos días se disputó la clasificación de voleibol femenino para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Como sacado de una estrategia geopolítica, el primer enfrentamiento fue Colombia vs. Venezuela. Exactamente 12 años atrás, un 7 de enero, Venezuela aseguró su cupo a los Juegos Olímpicos de Pekín y se rumoraba que este año repetiría la hazaña.

Las entradas eran gratis y se habían agotado desde el fin de semana pasado. El día del partido cientos de personas se conglomeraron afuera del Coliseo El Salitre desde las 3:00 p.m., aunque empezaba cinco horas más tarde. No entendía bien esta fanaticada que llenaba tribunas y gritaba arengas que nunca había oído.

Me animé a asistir porque un amigo me dijo que el equipo de Venezuela era bueno y me gustaba la idea de apoyar a la selección femenina. Con el pitazo inicial, la vinotinto anotó el primer punto y aparecieron las corazonadas que siente todo hincha cuando ve a su equipo liderar el marcador. El primer set estuvo muy reñido. Venezuela dominó casi todos los momentos y el tablero llegó a estar 25 a 25.

 El voleibol femenino fue entonces un respiro, una pausa migratoria, un cambio de tema, una rivalidad sana, un espacio ganado».

A pesar de que la inmensa mayoría del público era colombiano, no escuché ni un insulto xenófobo, se aplaudían y gritaban las buenas jugadas. Alcancé a oír a un comentarista de Win Sport decir que la venezolana María José Pérez debía tener abuelos colombianos, como el expresidente Carlos Andrés Pérez.

Me llamó la atención que la selección masculina de voleibol asistió a ver a la femenina, algo que rara vez ocurre con estrellas de otros deportes. ¿Qué pasaría si Falcao, James o Asprilla asistieran a una pre eliminatoria femenina? Un escenario que solo parece posible si va acompañado de un anunciante y cámaras de televisión.

A pesar de las tensiones, el juego era una danza de amigas: primaron los abrazos, las chocadas de mano y las enérgicas levantadas del piso. No se cantaron faltas, tampoco hubo lesiones. El árbitro solo intervino para decir que el juego había terminado.

Colombia ganó 3-0, un marcador idéntico al de Venezuela 12 años atrás. Así como en la política, el resultado es impredecible, podemos pasar de primeros a últimos en cualquier momento. Ayer era Venezuela, hoy destaca Colombia.

A pesar de la aplastante derrota, no pude evitar sentir alegría por Colombia, los tres sets estuvieron reñidos y pude gritar Venezuela muchas veces sin que me lincharan. La última vez que me había emocionado tanto en un estadio había sido con los Leones del Caracas, pero desde el béisbol ningún deporte me parecía atractivo. El voleibol femenino fue entonces un respiro, una pausa migratoria, un cambio de tema, una rivalidad sana, un espacio ganado. Espero que el primer partido de la selección masculina de fútbol camino al Mundial 2022, justamente contra Venezuela, genere la misma empatía.

* Comunicadora de Dejusticia

(Visited 247 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad / Center for the Study of Law, Justice and Society. We work to promote human rights in the Global South.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar