Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En Twitter: @dynostalgic

“Robert Smith baila como un espantapájaros movido por el viento”
José, fanático mendocino

“¡Dale, gordo copado! ¡Dale, Roberto! ¡Dale, carajo!”
Fan anónimo en el concierto de The Cure

La Avenida Udaondo se fue llenando de una fauna que, en otras circunstancias, llamaría “pintoresca”… pero la palabra no sabría capturar la mezcla volátil de languidez cosmética y ansias adolescentes de quienes estábamos haciendo cola para entrar al Estadio Antonio Vespucio Liberti (sede y propiedad del River FC… para quienes saben de fútbol…) a ver a The Cure. 
La cola le daba la vuelta a la manzana y crecía con el tiempo.  Un rosario interminable de personajes que se repetían como los fondos de Los Picapiedra: Darkies de elaborado maquillaje y cabelleras frondosamente góticas, fruto del esmero y de cantidades tóxicas de laca (me pregunto qué habría sentido Robert Smith al ver a una colección de clones de hechura tan rústica).  Calvicies despelucadas donde aún quedaba algo de pelo y euforia juvenil.  Y la mayoría: tipos como uno, de 25 a 35 años y ya con poca paciencia para despeluques y maquillajes que sacrificamos las muestras de fanatismo en aras de estar más cómodos durante el recital.
Ah… y los sempiternos hipsters, siempre listos a arruinar el goce infantil de los demás con su indiferencia calculada.  Hijos de Pandora, hijos de Pitchfork, hijos de p… 
Gente de todos los rincones del Cono Sur (y uno que otro, como yo, de más al Norte), aguardando en una fila interminable a saldar una deuda de 26 años, con tiempo de sobra para hacer un breve recuento autobiográfico (se entiende que estaba solo):

  • 1985, Avenida Chile, el Fiat blanco de mi mamá, el albor de la radio FM, “Boys Don’t Cry”
  • 1989, Colegio San Mateo Apostol, la Ruta 1 de buses escolares que iba del centro de Bogotá al Norte, “Close to Me”
  • 1993, un primo de mi madre me termina legando un cajón entero de cassettes con discos varios.  Entre ellos uno de lados B (de cuando los discos eran tridimensionales) de The Cure.  Por otro lado, comienzan a sonar los sencillos del Wish y empiezo a suponer que hay más y mejor música fuera de la radio.  “The Exploding Boy”, “Friday I’m in Love”, “High”. 
  • 1998, uno de los mejores años de mi vida.  Una novia en cada barrio, una interpretación bastante criolla de la subcultura gótica.  Me comienzo a despelucar y a maquillar como Robert Smith, uso una gabardina negra todos los días, álbumes enteros como Disintegration, Pornography, Faith, Seventeen Seconds.
  • 2004, Curiosa Festival en West Palm Beach, por obra y gracia de MTV.  “Lost”, “Taking Off”


(No tengo mucha afinidad con álbumes como el Wild Mood Swings ni con el Bloodflowers… Tal vez sean buenos, pero algo les hacía falta y ese algo volvió en el álbum homónimo y en 4:13 Dream.)


Un par de bandas locales más tarde*, una espera de media hora aproximadamente y el escenario se ilumina con un millón de estrellas: 

534057_10151562391156131_615187759_n.jpg





Y esto suena… y yo ya no tengo 31 años ni sé quién soy y el corazón se me estruja como el gentío me estaba estrujando el tórax. 

Música que siempre estuvo ahí.  Para bien o para mal, música de recuerdos gozosos, dolorosos y gloriosos. Música que reverberaba ahí, en el Estadio del River y que me obligó a preguntarme si fui a ver, oír o sentir a The Cure porque hubo momentos en los que tenía que cerrar los ojos para que la música se me metiera por entre los poros.  Cientos y cientos de compañeros de baile y todos estábamos enamorados de las mismas canciones, embellecidos por el frío otoñal y esa melancolía furiosa y frágil de una voz que estuvo desde siempre ahí, amando y extrañando esa persona, ese lugar, ese instante. 

Algunas cosas (no todas):

  • Robert Smith dice “It’s the right day and everything” (“Es el día correcto y todo”) antes de atacar con los arpegios de “Friday I’m in Love”.
  • Robert Smith sonríe contagiosamente mientras toca un solo largo y ruidoso (como debe ser) en “The Kiss”
  • En el primer encore de la noche, son las 0:00 y The Cure toca “If Only Tonight We Could Sleep”
  • Terminan el concierto de la forma (al menos para mí) más inesperada del mundo: “Killing an Arab”.  La canción maldita, la que nunca tocaban en los recitales.  Al fin el público es inteligente y sabe encontrar el origen de este tema en un libro de Camus y no en una consigna racista. Todo ha sido perdonado.  “We’re sorry it took us so fucking long!  We’ll see you again”.  Las deudas finalmente fueron saldadas

¿Qué importaba que no hubieran tocado “Primary” y “A Forest” con la misma saña de antes? ¿Qué importaba que Reeves Gabrels intentara colar instantáneas de su virtuosismo guitarrero en momentos en los que no correspondía? ¿Y si Robert Smith se quedaba a medio camino en el estribillo antes del coro de “Why Can’t I Be You”?  No sé ustedes, pero…  ¡yo fui a presenciar algo irrepetible, no a escuchar un disco! 

Era Robert Smith, Era una alineación de músicos consistente, era el diálogo intermitente entre su música y mi vida. A pesar de las canas (incipientes mías, tinturadas suyas) ellos tocaron y yo estuve ahí. en frente, en medio de la avalancha y el aluvión de amor por The Cure.

No espero menos de ustedes allá en Colombia.  Y si intentan ponerle un sombrero vueltiao al buen Sr. Smith, me devuelvo y acá se arma… 

*No tengo mucho que decir sobre las bandas teloneras.  Di Giovannis es una banda de post-punk más orientada al deathrock estilo Cinema Strange y no supo contactar con el público menos dark ni hacer parte de la cuenta regresiva pero, afortunadamente, su set fue rápido.  Utopians, por otro lado, tenía la actitud correcta, la humildad y la música para distraernos a todos de la espera interminable.  Utopians fueron músicos y fans al tiempo y eso se agradece. 



(Visited 83 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Herrera, tras magros éxitos y cobardes fracasos académicos y profesionales, decidió establecer prioridades: madurar, escribir y nunca jamás en su vida volver a escribir de sí mismo en tercera persona.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El marketing digital es un concepto que, en términos relativos, puede(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar