Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En Twitter: @dynostalgic


Esta semana me preocupan otras cosas.  Mi opinión sobre la coronación de Máxima Zorreguieta como la nueva reina de Holanda se resume a tres puntos:
  1. Una apatía rayana en el coma, inducida por la incesante presencia del tema en los medios argentinos.
  2. Una generación de argentinos llamados Máxima, Francisco, Máximo y Francisca.
  3. Si los Estados modernos se definieron por su lucha contra las monarquías en pro de la democracia y la lucha contra el cónclave con la Iglesia, ¿tener un Papa y una reina de origen latino es un triunfo, un fracaso o una inanidad más?
Tocado el tema.  A lo que nos compete… 
Francisco Santos todavía es un poco tosco para aplicar la nueva estrategia de los políticos colombianos más conservadores: hacerse las víctimas.  Ahí va, aprendiendo a usar palabras como “intolerancia”, “libertad de expresión” y “bullying”.  Siempre con esa voz trémula y aguda de quien está a punto de romper en llanto.  La misma voz frágil que suplicaba casi que se le aplicaran descargas eléctricas a los estudiantes que protestaban hace un par de años.
Cuando el Senador Gerlein tuvo que responder por sus declaraciones durante el debate sobre el matrimonio igualitario, parecía pedir perdón por no poder cambiar.  Es que así fue criado, es que esos son sus valores y uno no puede dejar de ser quien es esté en su casa o en el Senado.  Una víctima del maltrato y el abuso mediático.
Mientras menos hablemos del Procurador Ordoñez, mejor.  Matoneado por un montón de porreros y degenerados por pensar distinto…
Víctimas de conspiraciones, en manos de pecadores (¡y no somos más que eso!), sin voz ni voto ni respaldo. ¿Es que no tenemos conciencia?  ¡Venid, venid a mí y encontrareis refugio bajo mis cálidas alas!  ¡Os daré comida, os daré abrigo!
Perdón… ¡es que me enternece a niveles casi maternales tanto puchero!  Si no se tratara de adultos (algunos rozando la tercera edad) que ejercen cargos públicos en un país que necesita sanjar un conflicto basado en las desigualdades sociales que ellos intentan mantener, los adopto a todos.
Francisco Santos es un ejemplo sin sutilezas de esta nueva condición de víctimas conservadoras. Alarmante como todos, pero especialmente rústico.
En nuestro proceso de garantizar la libertad de expresión, culto y asociación, muchos grupos tradicionales han aprendido a usar la retórica de la denuncia para justificar sus agendas.  La visibilidad de distintas ideas políticas en el panorama colombiano ha sido una lucha sin tregua, especialmente cuando la prioridad ha sido privatizar poco a poco nuestro país.  Tenemos un conflicto armado que sólo hasta ahora estamos tratando de afrontar.  Existe un problema de desigualdad, intolerancia y corrupción que afecta todo nuestro tejido social. Sobre este terreno, cimentamos las bases de nuestra Constitución, que aún no ha terminado de fraguar.
Por eso es problemático este desfile de adultos haciendo pucheritos: no estamos discutiendo.  Simplemente acusamos.
Una de las características más repelentes que tenemos los colombianos es nuestra tendencia a los argumentos ad hominem.  Para nosotros, son más importante las personas que sus ideas.  Muchas veces he escuchado comentarios como “ese político no me inspira confianza”, “ese tipo tiene cara de mala persona”, “ese tipo es (inserte adjetivo deprecativo acá)”, “a mí me parece buena persona” cuando salta el tema de una figura pública.  Basados en esas conjeturas, nos formamos una opinión; sabiéndonos proclives a esa falacia, nos forman una.  La consecuencia de sentirnos tan cómodos con nuestras (?) opiniones (!) es que las ideas pasan a un segundo plano.  Al no tener que justificar ni discutir nada, el manejo de la opinión pública se vuelve un juego de especulación e imagen.
En ese panorama, la discusión parece no tener nada que ver con las ideas y las decisiones no son sino una competencia de charadas para ver quién puede imitar mejor a la opinión pública y hacer que la opinión pública se ajuste un poco más a las necesidades de quienes deciden (sin que importe mucho lo que creamos). 
Más que nunca necesitamos el debate como herramienta dialéctica para saber en dónde estamos y con qué contamos, pero nuestros funcionarios públicos han optado por una retórica pueril con la esperanza de, quizá, resonar con esta sensación perenne que todos tenemos de no estar de acuerdo con algo/alguien.  Es cierto que debemos exigir un debate político como reflejo de nuestra opinión, pero ellos (a diferencia nuestra) tienen la responsabilidad de alimentar la discusión, saber discutir y llegar a conclusiones.  Eso, más que una negociación para ver quién tiene la batuta, es un diálogo que se alimenta constantemente, se corrige, se pone a prueba.  
Eso no es lo que está pasando.
Francisco Santos es una pieza clave para entender esta nueva retórica por su transparencia y (seamos honestos) torpeza.  
Veamos este caso reciente: una pancarta -¡una pancarta!- en la que Iván Márquez y Pablo Escobar compiten por el título del mayor asesino de policías, en el que la paz exige castigos y la sangre de un ebanista de Galilea tiene un poder no específico.  El mensaje es claro: uno de ellos es peor que el otro (que ya es bastante malo, como podemos constatar gracias a los recientes productos audiovisuales) y debe ser castigado. Debe correr sangre.  El mensaje intenta ser críptico pero cumple su cometido: poner a Francisco Santos en el panorama, figurar.  Es una estrategia tan burda que llama la atención de la Corte Constitucional.  Santos alega “intolerancia” de nuestra parte, que no lo toleramos porque él piensa distinto, que eso no es campaña electoral sino su opinión y su “libertad de opinión”, con esa voz atiplada de indignación y vulnerabilidad.
Y heme acá, a punto de buscar el proverbial maíz y el trigo, henchido de amor por este rubicundo candidato a la Presidencia de la República de Colombia, sólo coartado por un detalle:

En el país con el mayor número de desplazados, con numerosas investigaciones por presuntas violaciones a los derechos humanos (entre otros, el derecho a opinar), en el que las escasas leyes que nos protegen de la discriminación pueden ser tumbadas… ¿es justo que esta gente sea considerada víctima de algo que no sea un cinismo debilitante?

(Visited 81 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Herrera, tras magros éxitos y cobardes fracasos académicos y profesionales, decidió establecer prioridades: madurar, escribir y nunca jamás en su vida volver a escribir de sí mismo en tercera persona.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

Hace unos años ningún colombiano hablaba de visitar esta isla del(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar