Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En Twitter: @dynostalgic

Voy a ser muy breve.

El atentado al periodista Ricardo Calderón, podría marcar el fin del periodismo en Colombia.  Lo digo con amargura y rabia pero, sobre todo, con vergüenza.  Yo hubiera podido, como muchos otros, defender con más coraje la libertad de expresión pero no lo hicimos.  No hay opinión que valga más que la vida porque la vida misma es garantía de una voluntad, un desarrollo, una experiencia y una visión.  Pertenezco a una facción privilegiada que, a diferencia de muchos periodistas que viven para informar, opina sobre lo que ya hace parte del imaginario colombiano.  Mi aporte es modesto, derivativo y no busco representar (… y qué peligrosa es esa palabra) más posturas que la mía.  Soy muy consciente de ello y me siento privilegiado por la posibilidad de compartir lo que pienso.

Al margen de esta visión ficticia de Colombia en la que todos somos tropicales, cafeteros, felices en nuestra pobreza y amamos a los turistas hay una Historia llena de inconsistencias que no basta para explicar cómo llegamos a este punto.  El periodismo pareciera ser una institución pública cuyo único fin es culparnos, culpar a otros y hacer una lista de injusticias y crímenes para justificar otras injusticias y crímenes.  La denuncia es un gesto estéril sin no viene acompañada de la amnistía, la compensación y el aprendizaje de nuestros errores que nos permita al menos entender qué somos. Aún así, hay personas que quieren completar nuestra narrativa para conectar el pasado y el futuro de una forma consecuente y su labor es necesaria. El mundo es un tejido entre causas y efectos: corremos el riesgo de comenzar a creer en mentiras (o, peor, ser indiferentes) si no intentamos tan siquiera entender cómo ocurren los hechos. 
Nuestra libertad como ciudadanos va más allá del número de opciones existentes. Cada idea es perseguida por el fantasma de su antítesis, el mundo se parece mucho a esa biblioteca interminable que Borges imaginó donde cada idea existe en infinidad de versiones que incluso acogen a su opuesto.  Las ideas se yuxtaponen, son dinámicas y tan vastas como la mente humana.  Siempre habrá infinidad de posiciones pero es nuestro derecho poder elegir qué ideas y nuestro deber adquirir y proteger las herramientas que nos permiten adherirnos o rechazar algo.  El periodismo amplía horizontes y tiende puentes.
En Colombia, para decirlo de la manera más tenue, eso no está ocurriendo. 
Tal vez la horrible noche nunca cesó y en el aire se escuchan los gemidos y las cadenas.  Puede que no haya aurora.  Pero no podemos esperar.  Para eso dominamos el fuego y la palabra: limpian, fijan y dan esplendor.

Y si permitiremos que ese refulgir se apague, es hora de decirle adiós al periodismo. 
Repudio las acciones violentas contra Ricardo Calderón.
(Visited 77 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Herrera, tras magros éxitos y cobardes fracasos académicos y profesionales, decidió establecer prioridades: madurar, escribir y nunca jamás en su vida volver a escribir de sí mismo en tercera persona.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Mejor conocida como la serie de los Aristemo, Juntos, El Corazón(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar