Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

carpa-de-circo-en-formato-vectorial.jpg

Desde la rueda de prensa en Oslo han cambiado dramáticamente las perspectivas halagüeñas sobre los diálogos de paz entre el gobierno y las Farc. Basta mirar el abundante número de columnistas de este medio y de otros diarios del país que han manifestado su desencanto con la actitud de Iván Márquez a nombre de ese grupo en esa rueda de prensa y con los malos presagios que encierra acerca de lo que puede ocurrir en La Habana, después de semejante preámbulo. Los calificativos van desde sorpresa, indignación, burla, baldado de agua fría, meternos los dedos en la boca a los colombianos, cinismo, etc. Cuando se creía que todo era un camino de rosas, el señor Márquez y compañía, con su actitud arrogante y manipuladora,  rompiendo claramente las reglas del juego acordadas, se han encargado de sembrarlo de dudas y tender un manto de escepticismo sobre la voluntad de los guerrilleros para llevar a buen término los diálogos.  “Después de la comedia, viene la tragedia” es una terrible advertencia que se atribuye a Marx, que esperemos que no se cumpla en este caso.
 
Iván Márquez cuestionó todo dejando, como para que uno sacara la consecuencia, que el mismo diálogo prácticamente carece de piso serio: el marco jurídico no les sirve porque el congreso, además de ser un antro de corrupción, es ilegítimo y quien debe someterse a ese marco jurídico es el gobierno, no ellos, que no son victimarios de los colombianos, o sea que están justificando 50 años de crímenes,  ataques terroristas, secuestros, extorsiones, robos  de todo tipo, matanza de inocentes, masacras, destrucción de infraestructura. Son los criminales más buscados del planeta y ahora se quieren presentar como unas víctimas del sistema. Eso sí es cinismo radical y manipulación política que niega las verdades más elementales. Por eso comentaba en el blog anterior que sin verdad no puede haber paz en Colombia. 

 

Santos declaró hace días que no le íbamos a pedir a las Farc que se arrodillaran, pero lo mínimo que le debemos pedir es que confiesen sus crímenes y que, como les expresó Humberto de La Calle, “tienen que darle la cara a sus víctimas, eso es insustituible en este proceso”. O sea, tampoco Colombia se puede arrodillar ahora y pedirles perdón a quienes han sido sus principales victimarios. Al decir Márquez “Cómo van a pretender que vayamos a la cárcel por hacer uso del derecho fundamental de levantarnos contra un régimen oprobioso”, está pretendiendo que los colombianos justifiquemos todo lo que ellos han hecho y los recibamos con los brazos abiertos y dejemos de lado sus gravísimos delitos. Es el mundo al revés más cínico posible.  Lo fácil era espetar que tienen la moral en alto o pedir cambios políticos estructurales que sólo se pueden gestionar en la arena política, como se los recordó oportunamente el jefe negociador del gobierno. 

 

Las declaraciones de Márquez buscaban aprovechar un escenario internacional para reivindicar a las Farc, darse vitrina, entrar amenazando, crear un conflicto verbal y emocional con la otra parte, tratar de justificar la lucha armada, que ha recibido el rechazo total de la población colombiana y de la comunidad mundial. Pero creo que ha producido el efecto contrario. Muy curioso, además, que frente a esos desafueros ni Noruega, ni Venezuela hayan dicho esta boca es mía, por lo menos para advertir a las Farc que ese discurso estaba fuera de lugar. Es posible que esos dos países sean simplemente dos convidados de piedra que, a la hora de la verdad, es muy poco lo que puedan garantizar para evitar esas cosas, que lo único que logran es frustrar de antemano las esperanzas puestas en estos diálogos.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy filósofo de formación, fui profesor universitario y me dediqué al periodismo una larga época, primero en proyectos de educación, y luego en medios, sobre todo en prensa: fundé y dirigí una agencia de noticias, dirigí una revista cultural y fui productor y director de programas de televisión. Ahora dirijo una empresa de consultoría en liderazgo y me dedicó a escribir libros y a dar conferencias sobre los temas en los que he trabajado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar