Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Parece que la verdad resulta muy incómoda a mucha gente, sobre todo en la política. El caso de Venezuela es patético. Ganó, al parecer,  el que tenía que ganar según las encuestas, pero como la diferencia fue pequeña, eso sería lo de menos si no se tuviera miedo a la verdad, que podría confirmar la legitimidad del triunfo o destapar una verdad diferente. Pero el chavista consejo nacional electoral declaró irreversibles los resultados para evitar cualquier reconteo de los votos. E inmediatamente expidió la credencial para cerrar el paso a una sorpresa indeseada. Y como allá todos los poderes son uno solo, Maduro amenaza con radicalizar la revolución, o sea lo que importa es el “poder bolivariano” no la democracia, o en todo caso esta entendida al estilo Cuba o Urss, cuyos resultados ya han sido fehacientemente comprobados.

 

Sin respeto a la verdad no se puede hacer  política. Cuando el poder permite manipular la justicia, las leyes, los mecanismos electorales o el poder militar, no se puede esperar otra cosa que el totalitarismo. Da lo mismo que sea el señor Maduro o el cuasi adolescente de Norcorea Kim Jom-sun, dedicado a jugar a la guerra como si estuviera frente a un playstation. Ahí se incuban los nuevos Hitler o Stalin que hicieron que el mundo perdiera medio siglo enredado en guerras destructoras e inhumanas. Nadie desea que estalle una guerra mundial, pero el loquito coreano puede desatarla en segundos. Y nadie desea que se desestabilice Venezuela, pero el fanatismo bolivariano puede llevar a locuras políticas de graves consecuencias para la democracia.

 

Y ¿qué tiene que ver todo esto con Colombia? Muy sencillo: aquí también la verdad resulta incómoda. Estamos metidos en unos diálogos de paz donde la verdad hace días que está arrinconada por los  señores de las Farc, que pretenden cercenarla del proceso. Lo que es fundamento indispensable de cualquier negociación, la verdad, no se puede dejar para años después nombrando una Comisión de la Verdad, sino que tiene que ser condición previa, no negociable, ahora.

 

Lo reiteraré todas las veces que haga falta: los diálogos estarán condenados al fracaso si no partimos del reconocimiento de lo que aquí ha pasado y de lo que han hecho los actores sentados a la mesa. Es muy fácil decir que perdonemos, que olvidemos todo y que empecemos de cero. Pero esto no es posible para las partes cuando está de por medio la verdad de los crímenes, de los derechos humanos violados que son inalienables, la verdad del terrorismo y del narcotráfico utilizados como medios para mantener la guerra, la verdad de los falsos positivos, del paramilitarismo o del secuestro.  

 

Hemos pasado de la incertidumbre sobre la voluntad real de paz de una de las partes, las Farc, a la aceleración política de las expectativas del gobierno, al que primero se le veía con ritmo lento y ahora lo vemos acosando que se vean los resultados. El problema no es tanto la prisa en sí misma sino el precio que pueda implicar cuando  seguimos sin saber en qué quedó el primer punto de la agenda y en qué va todo lo demás. Lo único que apreciamos claramente es la continuidad de la estrategia de las Farc de incrementar la violencia, de no renunciar a la a los secuestros, la no disposición a dejar en el futuro la beligerancia armada,  de no reparar a las víctimas, es decir, de no decirle la verdad al país como condición para conceder legitimidad al mismo proceso. Lo que queda es la impresión de estar jugando, con el play station, con las esperanzas de Colombia.

(Visited 58 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy filósofo de formación, fui profesor universitario y me dediqué al periodismo una larga época, primero en proyectos de educación, y luego en medios, sobre todo en prensa: fundé y dirigí una agencia de noticias, dirigí una revista cultural y fui productor y director de programas de televisión. Ahora dirijo una empresa de consultoría en liderazgo y me dedicó a escribir libros y a dar conferencias sobre los temas en los que he trabajado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá siempre ha sido la ciudad de todos, pero paradójicamente a(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar