Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En el periodismo, en ocasiones, se dicen verdades a medias que acaban por ser mentiras. No porque el periodista se lo proponga, sino como un resultado de la precipitación, de la falta de análisis y criterio para distinguir, del afán de figurar y  del deseo de ser el primero en decir las cosas. Se hacen afirmaciones difamatorias (recordemos que lo se atribuye a alguien puede ser verdadero pero toda persona tiene derecho a la buena fama). A fuerza de bombardear a los oyentes, televidentes o internautas, con noticias tremendistas, conturbadoras  o violentas se puede alterar la realidad de las cosas, de modo que lo blanco acaba siendo negro, los hijos aparecen enfrentados a los padres, los alumnos a sus maestros, los jueces son influídos en sus sentencias por el ruido de los medios  y los ciudadanos terminan por desconfiar de la autoridad o rebelarse contra ella.

 

La palabra, un don precioso de la persona, es el arma
del periodista, a través de la cual puede comunicar verdad, opinión, o
falsedad, mentira o m
anipulación de los hechos. Es como un cuchillo en manos de una criatura,
que puede ser bueno para cortar el pan, pero si lo usa mal, para ella puede ser
fatal. Eso ocurre cuando la palabra es humillada por la prensa. La palabra
puede ser lo más simple (sonido vacío) o, como decía Tomás de Aquino, “verdad
tronante” que construye mundos, que denuncia situaciones, que cambia
comportamientos. Palabra que inquieta, que conturba, que causa daño cuando no
ha sido comprobada, verificada con los hechos y con las personas afectadas y
con todas  las fuentes de la noticia.

 

La prensa humilla la palabra cuando la banaliza, la
trivializa, la hace vehículo de la pasión, del odio, de la violencia o del consumismo.

En una parte del periodismo actual parece que la imagen predominara sobre la palabra.
Se cree a ciegas que “vale más una imagen que mil palabras”, lo cual no es tan
cierto porque la palabra aporta el juicio sobre la realidad. Ella permite
aclarar la confrontación entre la verdad y la mentira. No se pueden, pues,  separar imágenes y palabras. La
responsabilidad de la prensa es sobre las dos. La imagen nos da una
globalización de golpe que necesitamos analizar con la palabra. La imagen toca
el inconsciente, pero la palabra, a través del consciente la filtra, le quita
la incertidumbre, le da precisión.

 

Los periodistas expresan, a veces, palabras que son
dardos mortales para alguien o que crean confusión en el público
. A veces
lanzan palabras contundentes sobre hechos que requieren un mayor contexto y
explicación a través de los razonamientos. Ha venido haciendo carrera un
periodismo light: no comprometerse, aritmética de opiniones, no tocar el fondo
de los asuntos, no averiguar demasiado, adentrarse en el mar de la
superficialidad, de las suposiciones, de la búsqueda de ganchos que logran captar
la atención del público.

 

Los periodistas, al contrario, deben ser muy estrictos
en todos los géneros que manejan, y sobre todo en la noticia, buscar la mayor
objetividad posible, y tratar de ofrecer los hechos escuetos, sin adornos, sin
revestirlos de cosas no evidentes, u ofrecer la información que requiere la
comunidad, yendo siempre tras la difícil verdad, tarea fatigosa y difícil aunque
 posible.

 

El compromiso de los medios con la palabra es exaltar
la palabra, dignificarla haciéndola portadora de buenas nuevas, no sólo de
noticias sobre el mal. Lo que importa, en último término, es dejar a un lado los
compromisos -de amistad, políticos, de conveniencia-, que alejan de la verdad y
luchar por lo que necesita la sociedad

(Visited 121 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy filósofo de formación, fui profesor universitario y me dediqué al periodismo una larga época, primero en proyectos de educación, y luego en medios, sobre todo en prensa: fundé y dirigí una agencia de noticias, dirigí una revista cultural y fui productor y director de programas de televisión. Ahora dirijo una empresa de consultoría en liderazgo y me dedicó a escribir libros y a dar conferencias sobre los temas en los que he trabajado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar