Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Hay realidades que amo aunque no son perfectas; o mejor, que no son como yo quisiera. Por eso me comprometo, desde el amor, a cambiarlas

Tuit del Padre Alberto Linero, 06 de abril de 2013

En diciembre de 2004 se celebró una reunión en Princeton, Nueva Jersey, patrocinada por el Social Trends Institute y por el Witherspoon Institute. Allí, 53 académicos e investigadores en historia, economía, psiquiatría, derecho, sociología, filosofía, ciencias políticas, periodismo, lenguaje y desarrollo, antropología, políticas públicas, ética social, teología, entre otras, de las más destacadas universidades y centros investigativos de Estados Unidos, se dieron a la tarea de compartir sus investigaciones sobre por qué el matrimonio es un tema de interés público.

Para los participantes, importantes estudiosos y conocedores de estos temas, el matrimonio “protege a hijos, hombres y mujeres y a su bienestar”. Según conclusiones de la reunión, es muy importante que el matrimonio “goce de buena salud” porque representa “un bien común”.

En el documento, titulado Matrimonio y bien común: Los diez principios de Princeton (ver documento), los firmantes aseguran que el “valor del matrimonio es una elección que la mayor parte de las personas quiere llevar a buen fin, y que la sociedad debe aprobar y respaldar“.

Desafortunadamente,  en los últimos años “el concepto de matrimonio se ha debilitado y las consecuencias de su debilitamiento han sido muy negativas para el conjunto de la sociedad“. Y son muchos los factores que influyen y preocupan como el divorcio, los hijos ilegítimos, entre otros.

Por eso, y como parte de la compilación de sus diferentes investigaciones serias y reales, ponen de manifiesto la importancia y valor del matrimonio. Esta manera de entender el matrimonio, de acuerdo con el documento, “es el fruto cultural de una amplia experiencia y reflexión humana, y se apoya en las pruebas de las ciencias sociales. Pero, continua el documento, una cultura del matrimonio no puede florecer en una sociedad cuyas instituciones (universidades, tribunales, asambleas legislativas, religiones) no solo no consiguen defender el matrimonio sino que empeoran su situación tanto conceptualmente como en la práctica“.

Una muestra de ello, dicen, es que durante los últimos cuarenta años, el matrimonio y la familia se han encontrado cada vez más bajo la presión del Estado, la economía y la sociedad moderna. Así, las leyes para el divorcio, los hijos ilegítimos, las producciones de cine y televisión y las tecnologías médicas han contribuido “a que el matrimonio esté perdiendo su rango prominente como institución social“.

El documento reconoce que la respuesta de los defensores del matrimonio a esta crisis no ha influido mucho en la sociedad  y esto también se debe a que la sociedad no recapacita sobre el valor del matrimonio mientras que los que buscan deliberadamente redefinir su concepto hacen más ruido, no necesariamente de la manera más argumentada y sólida.

Este debate, afirma el texto, “adquiere necesariamente un matiz emocional” y están de acuerdo en que algunas cuestiones están en juego “como la identidad sexual, la igualdad de género y la felicidad personal“. Por otra parte, enfatizan que no se quiere trabajar bajo el supuesto “de que todas las personas tengan que estar casadas o que el matrimonio y la familia sean las únicas fuentes de bienestar”, pero los principios expuestos en el documento “constituyen un resumen del valor de la vida matrimonial y familiar que se construye a partir del matrimonio“.

La tarea de la sociedad en su conjunto es fundamental, especialmente los padres de familia, para que busquemos ser mejores personas en casa y fuera de ella; transmitir valores y moral a nuestros hijos con ejemplo, ternura y tiempo; ayudar a otras familias a solucionar los problemas propios de la vida porque nadie ha escrito ni ha dicho que la familia sea perfecta; motivar a otros a formar familia y juntos promover una sociedad más justa.

Vale la pena leer el documento en su totalidad, y otros, para comprender la importancia para la sociedad que tiene el matrimonio y así apoyarlo desde todos los frentes posibles.

Carta abierta a RCN Televisión
Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…
La Ecología humana y la empresa parte I
La Ecología humana y la empresa parte II
Lo realmente importante en la vida
Cuando todo se reduce a un clic
La “familia” imposible
Los Caínes de la televisión colombiana

(Visited 381 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El marketing digital es un concepto que, en términos relativos, puede(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar