Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

-Me cansé. Estoy harto, aburrido, desesperado. Y es que cuando decidí casarme con ella estaba enamorado, ilusionado, pensé que todo sería una maravilla. Pero no.  El matrimonio es una pesadilla. ¿Por qué no escuché a mis papás?, me dijo Felipe* cuando nos encontramos de repente en un café al norte de Bogotá.

-Usted sabe Juan, -me dijo- que estaba enamorado. Cuando la conocí en la fiesta de Mauricio, ¿se acuerda?, me encantaron sus ojos, su dulzura, su manera de ser desparpajada, risueña, cariñosa y alegre. Era una mujer muy tierna, femenina y centrada, cosa que me gustó mucho porque yo era loco, irreverente, indisciplinado y esas diferencias generaron una especie de equilibrio, ya sabe, como éramos tan diferentes pues nos complementábamos perfectamente.

-Sí, le respondí, la mayoría dice eso…

-Pero Juan -insistía- en este caso si era verdad. Éramos, extrañamente, el uno para el otro que se divertían, rumbeaban, hacían deporte, iban al cine, todo, absolutamente todo juntos. Una pareja perfecta que….
– Parejas perfectas no existen Felipe, le repliqué.

– Nosotros sí lo éramos. A los tres años decidimos casarnos con la ilusión de construir una vida juntos. Hablamos con las familias ya que ella estaba terminando su carrera y yo era un incipiente profesional que daba sus primeros pasos en la vida laboral. Pero no importaba, queríamos asumir el reto, iniciar un camino, no importaba cuánto me ganaba en esa empresa: éramos los dos, juntos y el amor nos iba a motivar.

A mis papás los tomó por sorpresa la noticia porque no esperaban que fuera tan rápido. Recuerdo que mi papá, quien hacía tiempo no veía producto de su mala relación con mi mamá desde que se separaron, me abrazó y me dijo al oído “pilas con lo que haces, para qué amarrarte…”. Mi mamá, mi hermosa mamá, me preguntó “si era que la había embarazado. Si era así, no tenía que casarme. Con que respondiera por el niño era suficiente…”. Les dije que no, que era amor, que era mi sueño. Al final aceptaron.

-¿Y qué dijeron los papás de ella?

– Quedaron de una sola pieza. No dijeron nada, solamente me preguntaron cómo pensaba mantenerla económicamente, que pensara en el sueldo que ganaba, entre otras cosas, que no fuera “y le pasara lo mismo que a su hermana; que mirara los espejos de la familia…”. Les dije que ganaba poco, pero que trabajaría duro y que además ella comenzaría a trabajar una vez se graduara de la universidad. Ella les dijo que el caso de su hermana era diferente, que respetaran su decisión. Mirándolo bien, lo aceptaron son resignación.

-Obvio, no había terminado la carrera… ¡Y usted sabe cómo son los papás de una vieja! Pero bueno, ¿y qué pasó?, le pregunté.

-Hicimos las vueltas, los cursos esos de matrimonio que a propósito no fuimos mucho porque era los sábados a las 8 am y tuvimos muchas fiestas los viernes de despedida…. Las familias organizaron las reuniones de regalos, algo aburridoras, pero necesarias para dotarnos de electrodomésticos y demás.

-Eso ayuda mucho, le dije.

– Si mucho. Pero lo mejor fue la ceremonia. Uf , hermano, que rumba, lleno de gente. Más de 120 invitados, en un club espectacular, con la mejor orquesta y mi papá, generoso como siempre, ofreció el mejor banquete y el mejor de los tragos. Como olvidar esa fiesta hasta el amanecer bailando, rodeados de muchas personas queridas y otras que tocó invitar para que no se ofendieran. Pero no importa, dejaron su regalito. Pero como usted es un faltón…

-Qué pena hermano, pero fue imposible. Bueno, ¿pero qué pasó después?

-Nos fuimos de luna de miel a una isla paradisiaca, con un mar de ensueño, arena blanca, barra libre. Ese viaje lo costearon los padres de mi esposa, quienes querían darnos lo mejor para nuestro matrimonio y que iniciáramos con pie derecho.

-Me tiene que dar el dato para ir algún día. Pero bueno, ¿y qué pasó?

-El “regreso a la realidad” fue llegar a un apartamento alquilado y mientras ella preparaba su trabajo de grado, seguí trabajando. La plata que ganaba, que antes alcanzaba para la rumba, la cuota de mi carro y mis gastos, ahora no rendía. Que el arriendo, que los servicios, que los buses, que los materiales para que ella terminara de estudiar, en fin. Mejor dicho, no había plata.

Muchas veces nos dijimos tranquilos, estamos juntos. Pero la realidad era muy difícil. Además, ella tenía unos hábitos que no soportaba: dejaba el cepillo de dientes por fuera del vaso, no lavaba la vajilla y era muy mala para planchar por lo que vivía con las camisas arrugadas. Decía que yo era desordenado, que no ayudaba en la casa, pero es que no tenía tiempo y además trabajaba. Si yo trabajo lo mínimo es que ella arregle la casa, ¿o no?

-Pero hay que entender que la idea es que todos ayuden. Hermano, eso de yo pongo la plata y listo, de lo demás me desentiendo no aguanta. Yo le ayudo a mi esposa en los quehaceres…

-Lo tienen como amaestrado ¿no?

-No es eso, lo que pasa es que me parece que si se hace entre dos es más fácil y finalmente somos un equipo…

-Amaestrado hermano, lo tienen amaestrado. Como yo no me dejé, comenzamos a discutir a diario. Cuando la pelea era muy fuerte, se iba a donde sus papás y yo salía con mis amigos para tomarme unos tragos y distraerme. Al principio fue por una noche, pero poco tiempo después fue por un fin de semana, hasta por semanas enteras.

-¿Y por qué no me llamó? Usted sabe que algo se del tema, lo hubiera ayudado.

-No hermano, es que de verdad le digo que en el matrimonio toca sacrificar muchas cosas y ni yo quería y ella mucho menos. Eso sí, me reclamaba que cambiara pero ¿ella qué? Además, a cada rato salía con el tema ese que nunca hablábamos pero no entendía que yo llegaba cansado, que quería ver TV, relajarme. Pero no, es mujer, y lo único que quiere es hablar, que la escuche, que le preste atención. Suficiente tengo con mi jefe como para ponerme con bobadas…Bueno, y no es que yo tuviera la mejor de las voluntades, en eso si tengo que ser sincero. Pero ella me conoció así.

Ha pasado un año y medio desde que nos casamos y ya tomé una decisión Juan: me separo. ¿Para qué aguantarme esto? Que cada uno haga su vida. Mi papá me lo dijo: “¿para qué amarrarme?” Menos mal que no tenemos hijos porque ahí sí que sería más difícil. ¡Mi Dios es muy grande conmigo!

-¿Está seguro Felipe? Mire que eso no es como cambiar de pañuelo. El matrimonio es un asunto serio y nadie ha dicho que sea fácil. Ese es su encanto: que hay que batallar.

-Hermano, yo no estoy para eso. Debí escuchar a mis padres cuando me dijeron que no lo hiciera. Mire mis papás, vivieron juntos aguantándose hasta que decidieron separarse y listo. Ahora son felices.

-Pero no se hablan y solamente usted ve a sus papás a ratos. Y su mamá vive muy sola…

-Eso es lo de menos, mejor sola que mal acompañada.

-¿Y entonces es una decisión tomada? ¿Está seguro?

-Si Juan, seguro. Además no voy a estar solo como mi mamá. Menos mal tengo a Bongo, un perro labrador que compré para que me hiciera compañía: no habla, no molesta, solamente tengo que darle agua y comida. Eso es mejor que una esposa ¿o no? Y mejor así: me voy a comprar un apartamento, voy a cambiar el carro porque ese tiene 3 años y viajar hermano. Tengo que vivir la vida.

-No se Felipe, debería pensarlo con cabeza fría. El matrimonio es muy bonito si se comprende su naturaleza y además se vive…

-¿Si ve por qué no lo llamé? Porque empieza con su discurso. ¡Lo peor es el matrimonio! Es muy difícil y siempre lo pintan como algo bonito. ¡Qué infierno el que viven muchos! No sé usted cómo hace…

………………………………..

Finalmente nos despedimos. Felipe* se fue seguro de su decisión. Por mi parte, sigo preocupado por un amigo más que decide separarse así no más sin tener en cuenta que el matrimonio es una tarea de dos, un hombre y una mujer que deciden, guiados por la ilusión del amor, unirse para siempre y vencer los obstáculos que se presenten. ¿Se imaginan un matrimonio sin problemas? Cosa aburrida…Pero como él, hay muchos que se rinden fácilmente.

Nota: El nombre de Felipe* no es el real.

(Visited 731 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar