Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Han sido tiempos difíciles. Para muchos se trata de una “ola de modernidad”; para otros, se trata de supuesta igualdad, equidad, justicia y nuevamente modernidad. Las sombras lo llaman así, no ven mucho en medio de su oscuridad.

Así, entre gritos, insultos, una notable ausencia de argumentos y utilizando el sicariato moral, Las sombras se mueven por los pasillos del Congreso de la República, desfilan orondos por los ministerios buscando, además de puestos, el respaldo del gobierno nacional para sus propósitos electorales; se pasean por los principales medios de comunicación buscando voz para sus mentiras, para sus injurias, a sabiendas que su sarta de ofensas generan rating, polémica y los medios caen en la trampa, se consideran “modernos”, por lo que afilan sus cámaras, apuntan sus flashes y ¡pum!, abren los noticieros, inician la mañana o distribuyen sus periódicos cargados de las mentiras del político dizque moralista, del intelectual que se ufana de ser libre pensador, del periodista claramente subjetivo, ese que considera que es la conciencia del pueblo, que está convencido que es juez, tribunal, corte.

Las sombras hablan de todo y saben de todo. Son expertos en tantos temas que sorprende su “sabiduría”. Guerra, paz, matrimonio, Habeas Data, familia, transferencias, paramilitarismo, aborto, eutanasia, EPS,  infancia, fútbol, libertad de prensa, equidad de género. Pero para otros temas Las sombras callan hábilmente: pensiones millonarias (por conveniencia) y cultura y ética (por ausencia).

Las sombras hablan de lo divino y lo humano. Y han hecho creer a algunos que luchan por sus causas, prometiéndoles este mundo y el otro; pero una vez pasa el debate no les prestan atención porque hay que tratar otras cosas, escribir de mejores problemas, iniciar el programa con temas más relevantes. Hay que adaptarse a los cambios dicen.

Hoy creen en algo, mañana en otra cosa. Para Las sombras lo importante es quedar bien con alguien, salir en la televisión, ser parte del show de Vicky, Julito, Darío y compañía. Buscan con sus locuras ser la foto del periódico del día siguiente y que ojalá algún día los inviten al Desafío. Hoy rojo, mañana azul, ayer amarillo, el color es lo de menos, lo importante es mantenerse “activo”, sacar de cuando en cuando un libro que se convierte en referente de la literatura colombiana rápidamente gracias a que sus amigos de los medios les ayudan.

Para Las sombras el que  no está de acuerdo con su pensamiento es cavernícola, sectario, anticuado. Las sombras piden voz pero callan, piden espacios y se los cierran a los demás a punta de insultos. Las sombras no pueden mantener un debate con alguien que piense diferente porque de inmediato se molestan, les tiembla la voz, se ponen iracundos y piden respeto para sus opiniones. Son censores que se juran censurados.

Todo lo reducen a un problema de moral, de salud pública, de igualdad, de “revolución”. Ojala Las sombras escucharan con respeto pero es imposible porque consideran que todo lo hacen bien, pensando en el otro. Así, intentan destruir las bases de la sociedad, acabar con la vida, llevar el sexo pagado al centro comercial, corregir lo ellos consideran equivocado (incluso nos dicen que las adicciones se curan creando adicciones), se equivocan, violan la ley, pero cuando se les hace caer en cuenta de sus errores llenan los medios y las redes sociales, apoyados por cómplices e incautos, de excusas, de ofensas, aduciendo que a los “revolucionarios” los quieren callar como sea.

Afortunadamente Las sombras pasan. Es verdad, en ocasiones duran mucho tiempo aferrados a su silla, al frente o a un costado de la Plaza de Bolívar o de algún otro lugar emblemático; o pegados muchas mañanas al micrófono, al set o al computador. Pero siempre hay una luz, aquella que pone las cosas en orden, que, a pesar de tanta amenaza e insulto, tiene el valor de seguir adelante, unida, fuerte, de creer en lo suyo, de no tragar entero ese concepto de “modernidad” que utilizan y aprovechan malintencionadamente Las sombras.

La familia es ese faro, es luz que orienta el camino de quienes la conforman; con sus valores y espíritu puede cumplir con las enormes responsabilidades que tiene, que van desde la procreación hasta la educación, amor y respeto por los hijos, ciudadanos que se entregan para una sociedad mejor. Y también es fuente de fe, respeto, relaciones sociales, amor, liderazgo, honestidad, elementos que solamente la familia con su luz puede enseñar y multiplicar.

Por eso Las sombras la amenazan y buscan distorsionarla, erosionarla. Para que no haya futuro. Pero por mucho que Las sombras viertan amenazas sobre la familia, esta logrará prevalecer siempre.

Las sombras siempre serán sombras: siempre estarán detrás de la luz.

Carta abierta a RCN Televisión
Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…
La Ecología humana y la empresa parte I
La Ecología humana y la empresa parte II
Lo realmente importante en la vida
Cuando todo se reduce a un clic
La “familia” imposible
Los Caínes de la televisión colombiana
El matrimonio, un bien común
“El matrimonio es un infierno…”
¡A defender a la familia carajo!
Más hogares reflexivos
El crudo invierno demográfico
¿Qué pasó con Citytv?

(Visited 103 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Algunos quizás vieron hace unos años (más exactamente en 2009) aquella película llamada "He's(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar