Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
«Todos los hijos que Dios da son únicos»
Pierre Chaunu

Dice un comercial de televisión que cada minuto en el mundo nace el bebé más hermoso del planeta. Y no es una sentencia vacía. Tiene mucha razón porque para quienes recibimos la bendición de tener hijos ellos son los seres más hermosos.Su cabello es el más sano, sus ojos espectaculares, su sonrisa única, su nariz pareciera una pincelada, su piel suave y tersa, su barriguita divina, etc., es lo usual que digamos y escuchemos en los primeros meses de vida de tan adorable criatura. Y eso en ocasiones genera recelos y envidias.

¿No han sufrido cuando una amiga presume que su hijo ya se sienta mientras que el suyo todavía no es capaz de mantener la cabeza quieta? O cuando ya camina y el suyo a duras penas se arrastra…

Pero las cosas no cambian cuando ellos crecen. Pasamos de lo tierno y adorable a buscarle a la fuerza toda una serie de atributos, valores y destrezas con tal de mantener en nuestra imaginación que ellos, nuestros hijos, son los mejores y le llevan años luz al resto de hijos del universo. Es el problema de los padres de familia que no ven las reales cualidades de sus hijos sino que se las inventan.

«Es que mi hijo es el mejor del equipo…el técnico dice que nunca había visto alguien como él»; «la tengo en ballet todos los sábados 6 horas porque a mi hija le encanta y si vieran como lo hace de bien»; «mi hijo es el más feliz en el colegio»; «no se preocupen que mi hijo, a pesar de tener 4 años, es capaz de cortar el pan con ese cuchillo. El pediatra me dice que le sorprende la psicomotricidad que tiene»; «tranquila que no es necesario colocarle babero, mi hijo no riega una gota»; «si vieran, es que se la pasa estudiando, por eso no vino al almuerzo de la abuela, por estudiar», y así, frases y frases de «súperhijos» que seguramente hemos dicho o escuchado en cualquier reunión.

Lo lamentable es que los hijos escuchan todo eso y saben que no es verdad, que ellos no son así porque son suplentes en el equipo, detestan el ballet, no se sienten a gusto en ese colegio, se han cortado con el bendito cuchillo, se echan la comida y el jugo encima y realmente no fueron al almuerzo de la abuela por jugar Xbox y no por estudiar.

Como los hijos saben que no es verdad todo lo que sus padres alardean, pues notan que sus padres desean y esperan unos hijos que a todas luces no son ellos. Sus padres hablan de unos hijos soñados, para quedar bien con la familia y con los amigos, pero no hablan de los que tienen y eso trae consecuencias.

Es lógico que un padre de familia se sienta orgulloso de sus hijos, pero elogiarlos demasiado no es bueno. Un estudio realizado en las Universidades de Chicago y Stanford encontró que cuando los papás les dicen repetidamente que son muy inteligentes, superiores a los demás o crean historias en donde sobresalen, los hijos presentan problemas al enfrentar los desafíos de la vida adulta y a resolver problemas.

Esa comparación continua, ese deseo de mostrar que sus hijos son los mejores, tiene sus riesgos. Los padres debemos sentirnos felices con los hijos que la vida nos regaló. Son un regalo único.

La Asociación Pediátrica de Estados Unidos recomienda que los niños
desarrollen el sentido de autoestima a edad muy temprana y gran parte de
esa autoestima se alimenta de los mensajes positivos que reciben de sus
padres, de eso no hay duda. Palabras como «te amo», «tú puedes», «eres
capaz», «no digas que no puedes», además de reconocerle sus
capacidades y hacerles caer en cuenta de sus debilidades les permite
conocerse a sí mismos, valorarse y saber hasta dónde pueden llegar
. Pero irse al extremo de pintarlos como dioses ya raya en problemas.

Finalmente, es importante amar a los hijos porque son los mejores para nosotros, no porque sean mejores que otros.

Carta abierta a RCN Televisión
Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…
La Ecología humana y la empresa parte I
La Ecología humana y la empresa parte II
Lo realmente importante en la vida
Cuando todo se reduce a un clic
La «familia» imposible
Los Caínes de la televisión colombiana
El matrimonio, un bien común
«El matrimonio es un infierno…»
¡A defender a la familia carajo!
Más hogares reflexivos
El crudo invierno demográfico
¿Qué pasó con Citytv?
Las sombras

(Visited 275 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar