Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para algunos columnistas, instituciones, centros de pensamiento y multinacionales les es muy fácil desorientar a la opinión pública en temas tan sensibles como el aborto.

Y es que su irresponsabilidad, sumado a su ceguera ideológica, los lleva a intentar acomodar estudios, cifras y demás a su conveniencia.

Específicamente me refiero al Instituto Guttmacher, muy citado y referenciado por los defensores del aborto, quienes mencionan los supuestos estudios serios de ese instituto como reveladores y concluyentes para buscar que la sociedad y el Estado promuevan y convaliden el aborto, palabra que simplemente significa matar.

Por ejemplo Florence Thomas, en su última columna titulada “La atención postaborto en Colombia”, afirma que el instituto “nos sorprende con los resultados de importantes trabajos de investigación realizados entre el 2010 y el 2013 en relación con los costos de la atención postaborto y del aborto legal en Colombia”. Además, dice que “es necesario mejorar la cobertura y calidad de la atención postaborto, así como alentar el uso generalizado de la aspiración manual endouterina que reducirá significativamente los costos hospitalarios”. En otras palabras, reducir los costos del aborto para que más y más mujeres se lo puedan practicar.

Lo que Thomas no advierte a sus lectores es que el instituto ha sido duramente cuestionado por expertos científicos no solamente por ser parte de la multinacional abortista International Planned Parenthood Federation, sino además por su forma de recolectar los datos.

Uno de sus críticos es el profesor Elard Koch, investigador y epidemiólogo chileno, quien ha cuestionado la forma como el instituto genera sus indicadores. Por ejemplo, y siguiendo los últimos datos citados por Thomas en su columna, Koch ha afirmado en diferentes eventos y publicaciones, como su artículo en la Revista Médica Mexicana, titulado “Sobrestimación del aborto inducido en Colombia y otros países latinoamericanos”, donde dice que “con la utilización de métodos epidemiológicos de estimación válidos, objetivos y reproducibles, escogiendo los casos paradigmáticos de Chile y España como tasas estándar aplicadas a estadísticas vitales colombianas, se observó que la metodología del Instituto Guttmacher sobrestima en más de nueve veces las complicaciones hospitalarias por aborto inducido y en más de 18 veces el número total de abortos”. (Ver artículo)

De sus escritos e investigaciones se puede deducir que no existen datos reales acerca del número de abortos practicados o de complicaciones por aborto atendidas, usados en ese estudio que la columnista cita,  así que no pueden ser punto de referencia para abordar este complejo tema.

Por otro lado, están las instituciones que dicen apoyar a las mujeres embarazadas. Es el caso de una fundación que ha colocado varias vallas en Bogotá y promueve por radio y televisión la pastilla del día después y otros “servicios” en donde (des) orienta y (des) informa ya que supuestamente ayuda a las mujeres que viven un embarazo no deseado. Ojo, no es una casita de beneficencia que busca abrazar y arropar a las mujeres: amparados en la equivocada jurisprudencia de unos togados que se han tomado atribuciones culturales y humanas, esta empresa, como otras, trabaja por el aborto. Porque eso es lo que hace: inducir al aborto con sus “asesorías”. Desconozco si allí los practican pero deben tener sitios recomendados…

Y ustedes se preguntarán ¿y por qué lo hacen? Los desorientadores buscan hacernos creer que no somos jueces competentes de nuestra propia situación y, de acuerdo con Zygmunt Bauman, nos llevan a ser “forzados y engatusados para ser conducidos a experimentar la necesidad de ser `objetivamente` libres”. Por ese motivo buscan, así sea utilizando cifras acomodadas a su realidad, llevarnos su ideología, hacernos creer que son reales, que son necesarios. Buscan, citando nuevamente a Bauman, irrumpir con fuerza en la transgresión profana de lo sagrado, a través de la desautorización y la negación del pasado. Y en este caso lo sagrado es la vida.

Los padres de familia debemos tener cuidado. Nuestros hijos deben saber que en medios de comunicación, avisos de prensa, publicidad y demás pululan los desorientadores. Y es nuestra labor informarnos objetivamente, claramente, comparando la información (nos llevaremos sorpresas), exigiendo a los gobernantes, legisladores y jueces más transparencia y menos oportunismo político (utópico, ya lo sé…). Y especialmente, enseñándole a nuestros hijos el valor de la vida.

Quienes promueven el aborto están cerrados a la verdad y la vida. En medio de su ceguera ideológica buscan desorientarnos. ¿Pero cómo puede orientarnos el que no ve?

Otras entradas de P@dres de Hoy:

Cuando el trabajo permite tener familia
(Visited 160 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2

Por: Ana María Ramírez [caption id="attachment_247" align="aligncenter" width="1501"] Foto: Edgar Domínguez,(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar