Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llegó el momento de reflexionar sobre nuestra vida y pensar hasta qué punto esta cultura digital nos ha beneficiado o nos está carcomiendo los procesos comunicativos y las relaciones interpersonales. Y es que ver a todo el mundo con la cabeza hacia abajo, mirando sus pantallas mientras las personas y el mundo pasan deja mucho que pensar…

Voy a decir algo que es un secreto a voces, pero que para algunos es un sacrilegio: Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagrama y demás están teniendo unas repercusiones enormes en nuestras vidas, generando cambios profundos (y de repente irremediables…) en nuestros comportamientos y hábitos que pueden facilitar nuestro desarrollo personal y social. O complicarlos…

No se trata de fundamentalismo que buscan satanizar las tecnologías, ni rechazarlas plenamente y tampoco caer en el error de afirmar que así es el mundo, que vaina y ni modo. No. Se trata de generar posturas críticas y reflexivas alrededor de estos temas que nos ayuden a un crecimiento integral y a un verdadero desarrollo sin sacrificar nuestra naturaleza que no es otra que amar y ser amados. ¿No sería mejor amar que tener “likes” como menciona un video que anda por la web?

Los avances tecnológicos son impresionantes, vienen a tal velocidad que ni nos damos cuenta de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Es un viento fuerte, constante, que no necesariamente es bueno porque su paso ha derribado más de un árbol y ha arrasado con momentos y encuentros reales, vivos e irremplazables.

La tableta por el parque; la aplicación por el juego real; el mensaje por el diálogo; el “like” por el encuentro; la intimidad y la privacidad por la sobre exposición social; el silencio de un paisaje por la “selfie” para que todo el mundo se entere. Qué añoranza ver a los niños intentar varias veces pasar el pasamanos y ahora solamente quieren lanzar pajaritos de colores contra unos verracos marranos; qué nostalgia ver que las reuniones y los encuentros con familiares y amigos se reducen a un corto texto en una plataforma plana, vacía, insulsa que se ha convertido en el centro de la comunicación humana: “¿quieres ver los primeros pasos de tu hijo? ¡Ah! Verdad, no tienes tiempo; ya se, la oficina. Si, ya te lo mando por Whatsapp…” Dos chulitos han reemplazado todo ya que nos confirman que nuestro interlocutor ha leído el mensaje.

¿Todo tiempo pasado fue mejor? Esa pregunta surge en este momento en donde todo parece que se reduce a un plano código binario. Sin negar que las Tic han traído innumerables beneficios, es claro que nos ha quedado grande dominarla y que son las tecnologías las que nos dominan. ¿Quién de ustedes no tiene un familiar que se la pasa con la cabeza mirando su celular en el almuerzo en grupo? ¿Quién de ustedes no tiene un amigo que publica todo lo que hace en el día, desde que se levanta hasta que se va a la cama? ¿Quién de ustedes no conoce alguien que si no se conecta a Internet una hora sufre de alteraciones de genio, ansiedad y desespero? ¿Cuántos de ustedes han terminado una relación afectiva por medio de un mensaje para no dar la cara? El amor, el deseo, iniciado, mediado y acabado con un simple clic…

Chat, Messenger, Skype, Viber, Cupido.com, en fin, hay de todo. Pero bien vale la pena tener en cuenta que muchas de las experiencias humanas más hermosas (un beso, un abrazo, la amistad, el entretenimiento, la reflexión, el silencio), requieren de una condición para ser vividas realmente: es el desapego y la desconexión; es ser realmente libres de la tecnología.

Somos una idiota generación digital que cree que los chips, las pantallas touch y los screen son el maná que nos cayó del cielo y nos alimenta. ¿Cómo puede llamarse progreso a aquello que nos dificulta una comunicación real y profunda cuando estamos hechos para estar en permanente comunicación y comunión con el otro?

La tecnología nos ha vuelto impacientes, queremos todo ya, de inmediato; queremos agradarle a todo el mundo. Ejemplo: el desespero que nos entra cuando una página web carga muy lento; o la melancolía cuando publicamos una foto en el “Face” y nadie, pero nadie nos regala un “like” y nos vemos en la penosa obligación de “autolaiquearnos” a manera de consuelo tonto de aquel que no es quien dice ser sino que publica lo que sabe los otros esperan de él. La paradoja de la falsa realidad en línea en donde queremos ser lo que los demás esperan de nosotros y no lo que realmente somos, con nuestros defectos y virtudes.

Somos una idiota generación digital que cree dominar la tecnología. Pero lo que claramente sucede es que somos dominados, absorbidos, consumidos, arrastrando con nosotros situaciones, personas y momentos vividos y por vivir que es lo más triste: ¿cuánto hemos perdido por andar en “posición ardilla” pegados a esa pantalla? Indecible, inimaginable, incalculable.

Tenemos que ser más críticos de nuestras dependencias tecnológicas; tenemos que salir de verdad al mundo real; tenemos que ser capaces de apagar nuestros teléfonos y demás artilugios para encontrarnos, redescubrirnos.

Ojalá y volvamos a pensar, a meditar; a hablar con el vecino, con los hijos, con los amigos; ojalá y miremos un paisaje y lo guardemos para nosotros en lo más profundo de nuestro corazón y no tengamos esa terrible tentación de colocarlo en la red.

No seamos por siempre los idiotas digitales que enriquecen a unos pocos mientras se empobrece nuestra vida y nuestra realidad humana.

P@dres de Hoy:

Rehabilitación televisiva

Las bases para una paz real

¿Puede el matrimonio pasar de moda?

¡A votar por la Familia!
Presidente Santos: ¿Y la Familia qué?
La ONU: ideología, violaciones y papelones
10 mentiras sobre el aborto
Aborto y nazismo
Razones para acabar con la Familia. ¡Apóyenos!
Desoriéntame
Las 10 recomendaciones de Facebook para proteger a los niños
Objetivo: La Familia
Los pequeños ciudadanos digitales
V de Vida
Cría cuervos y te sacarán los ojos
Carta de un padre de familia a Florence Thomas
Cómo se clasifican los videojuegos
La familia florece y da frutos
Mis hijos son mejores que los suyos
Las sombras
¿Qué pasó con Citytv?
El crudo invierno demográfico
Más hogares reflexivos
¡A defender a la familia carajo!
“El matrimonio es un infierno…”
El matrimonio, un bien común
Los Caínes de la televisión colombiana
La “familia” imposible
Cuando todo se reduce a un clic
Lo realmente importante en la vida
La Ecología humana y la empresa parte II 
La Ecología humana y la empresa parte I
Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…
Carta abierta a RCN Televisión
Cuando el trabajo permite tener familia
(Visited 500 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. romeosierra

    Totalmente de acuerdo. Estamos reemplazando nuestro comportamiento social por la manera sencilla de “decir” que estamos en contacto con un simple “like”. Un punto de reflexión importante para tener en cuenta y tratar de romper con esta tendencia que nos está absorbiendo .

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar