Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La información que los medios de comunicación publicaron sobre el Sínodo de la Familia es clara evidencia que lo que falta es periodismo y medios de comunicación serios y responsables con la sociedad.

Recientemente en una columna publicada en El Espectador, titulada “Las noticias que no son”, Hernando Gómez Buendía, académico, periodista y activista político colombiano, director y editor general de la revista Razón Pública, manifestaba que “los medios nos distraen cada día con noticias que ocupan muchas horas, pero no son noticias”. Y se refería específicamente a que “los periodistas y los comentaristas se embocan en la noticia, pero la toman por el lado que no era”, y cita ejemplos de política, proceso de paz y otros.

Y estoy totalmente de acuerdo con Gómez Buendía. Aquí, como en otras partes del mundo, los medios inundan sus impresos, emisiones, telediarios y redes sociales con noticias que no son noticia, las magnifican, centran su atención en lo que no es, tergiversan, manipulan, esconden. Algunos de ellos retienen la información, acomodan los hechos, modifican la verdad. Y todo esto tiene graves consecuencias: se desinforma y manipula.

Un caso: el reciente Sínodo de la Familia, convocado por el Papa Francisco.
Casi ningún medio tuvo la delicadeza de explicar qué es un Sínodo, cuáles eran sus objetivos, quiénes estarían allá, qué debatirían, qué pasaría después. No, no lo hicieron por pereza (50%) y por una clara estrategia desinformativa (50%) para centrar el tema en otras cosas, que solamente fueron una pequeña parte de todo lo discutido.

Un Sínodo es una asamblea de obispos convocados por el Papa y tiene como tarea ayudarlo en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo. Fue creado por Pablo VI el 15 de septiembre de 1965, en respuesta a los deseos de los padres del Concilio Vaticano II de mantener vivo el espíritu de colegialidad nacido de la experiencia conciliar. Entonces no es algo que nació de la noche a la mañana, producto de la imaginación de Francisco.

El Sínodo fue un importante encuentro para debatir la mejor forma de apoyar a las familias del mundo. Imagen tomada de www.unav.edu

El Sínodo fue un importante encuentro para debatir la mejor forma de apoyar a las familias del mundo. Imagen tomada de www.unav.edu

El objetivo de este Sínodo no era debatir sobre aquello que está de moda y que es lo políticamente correcto; el fin era otro. De acuerdo con Cardenal Ezzati, el “objetivo del Sínodo era que todas las familias pudieran conocer la misericordia de Cristo”, es decir, allí se debatirían de forma abierta y franca temas relacionados con la familia, sus oportunidades, amenazas, apoyo evangelizador y dar un mensaje universal de esperanza en la palabra de Cristo, así como reconocer a todas aquellas familias que afrontan problemas, dificultades, y que siguen adelante, se mantienen unidas y son testimonio de vida, ejemplo y fe. Y además, el papel que debe cumplir la Iglesia para ayudar a las familias.

¿Pero qué hicieron los medios de comunicación? Obviar eso antes, durante y después del Sínodo y centrarse en temas marginales y publicar que cuando la Iglesia afirma que está abierta a todos es muestra de apertura y progreso. Qué pena ajena me da, porque es evidente muestra de una total ignorancia ya que el mensaje central del cristianismo, desde hace más de 2.000 años, y que sigue la Iglesia, es precisamente eso: abierta a todas a las personas, con sus virtudes y miserias. No es nuevo, no es chiva, es antiquísimo.

Y como siguen centrados en lo que no es una vez finalizado el Sínodo, yo les ayudo con algunas conclusiones extraídas del documento parcial, porque se seguirá trabajando en pro de la familia en el 2015, ya que se reconoce su valor social, el bien común que representa y su insustituible rol como primera escuela de la humanidad:

– “Los Padres Sinodales manifiestan a las familias su admiración y gratitud por el testimonio cotidiano que ofrecen a la Iglesia y al mundo con su fidelidad, su fe, su esperanza y su amor”.

– “Ante todo, está el desafío de la fidelidad en el amor conyugal. La vida familiar suele estar marcada por el debilitamiento de la fe y de los valores, el individualismo, el empobrecimiento de las relaciones, el stress de una ansiedad que descuida la reflexión serena”.

– “Se asiste a no pocas crisis matrimoniales, que se afrontan de un modo superficial y sin la valentía de la paciencia, del diálogo sincero, del perdón recíproco, de la reconciliación y también del sacrificio. Los fracasos dan origen a nuevas relaciones, nuevas parejas, nuevas uniones y nuevos matrimonios, creando situaciones familiares complejas y problemáticas para la opción cristiana”.

– “Es admirable la fidelidad generosa de tantas familias que viven estas pruebas (enfermedades, hijos especiales) con fortaleza, fe y amor, considerándolas no como algo que se les impone, sino como un don que reciben y entregan, descubriendo a Cristo sufriente en esos cuerpos frágiles”.

– “Pensamos en las dificultades económicas causadas por sistemas perversos, originados “en el fetichismo del dinero y en la dictadura de una economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano” (Evangelii gaudium, 55), que humilla la dignidad de las personas”.

– “Pensamos en el padre o en la madre sin trabajo, impotentes frente a las necesidades aun primarias de su familia, o en los jóvenes que transcurren días vacíos, sin esperanza, y así pueden ser presa de la droga o de la criminalidad”.

– “Pensamos también en la multitud de familias pobres, en las que se aferran a una barca para poder sobrevivir, en las familias prófugas que migran sin esperanza por los desiertos, en las que son perseguidas simplemente por su fe o por sus valores espirituales y humanos, en las que son golpeadas por la brutalidad de las guerras y de distintas opresiones”.

– “Pensamos también en las mujeres que sufren violencia, y son sometidas al aprovechamiento, en la trata de personas, en los niños y jóvenes víctimas de abusos también de parte de aquellos que debían cuidarlos y hacerlos crecer en la confianza, y en los miembros de tantas familias humilladas y en dificultad”.

– “Reclamamos a los gobiernos y a las organizaciones internacionales que promuevan los derechos de la familia para el bien común”.

– “El amor del hombre y de la mujer nos enseña que cada uno necesita al otro para llegar a ser él mismo, aunque se mantiene distinto del otro en su identidad, que se abre y se revela en el mutuo don”.

– “El amor conyugal, único e indisoluble, persiste a pesar de las múltiples dificultades del límite humano”.

– “Nosotros, los Padres Sinodales, pedimos que caminen con nosotros hacia el próximo Sínodo. Entre ustedes late la presencia de la familia de Jesús, María y José en su modesta casa. También nosotros, uniéndonos a la familia de Nazaret, elevamos al Padre de todos nuestra invocación por las familias de la tierra:

Padre, regala a todas las familias la presencia de esposos fuertes y sabios, que sean manantial de una familia libre y unida.
Padre, da a los padres una casa para vivir en paz con su familia.
Padre, concede a los hijos que sean signos de confianza y de esperanza y a jóvenes el coraje del compromiso estable y fiel.
Padre, ayuda a todos a poder ganar el pan con sus propias manos, a gustar la serenidad del espíritu y a mantener viva la llama de la fe también en tiempos de oscuridad.
Padre, danos la alegría de ver florecer una Iglesia cada vez más fiel y creíble, una ciudad justa y humana, un mundo que ame la verdad, la justicia y la misericordia”.

Es una lástima que una necesidad inmensa, como es promover más y mejores familias, fuertes y unidas para soportar las crisis sociales, económicas y ambientales que vivimos, y garantizar un futuro digno para nuestros hijos, haya quedado en el segundo plano del amarillismo y la urgencia de sobrevivir publicando noticias ajustadas a los intereses de unos pocos.

Como lo dijo Gómez Buendía, “el problema más grande de Colombia son sus medios de comunicación”. Y en buena parte nosotros tenemos responsabilidad ya que tragamos entero, sin consultar otras fuentes, sin analizar, sin criticar.

Clic: Si desea consultar el texto completo, visite el sitio oficial de noticias del Vaticano. Este es el enlace: http://www.news.va/es/news/sinodo-agradece-a-las-familias-del-mundo-su-testim

P@dres de Hoy:

Sexting: ¿en riesgo la intimidad de sus hijos?

Qué hacer si su hijo sufre de cibermatoneo

10 normas antes de publicar información de sus hijos en redes sociales

Una mentira llamada ideología de género

¿Sabe qué hacen con su hijo en el colegio?

¿Somos idiotas digitales?

Rehabilitación televisiva

Las bases para una paz real

¿Puede el matrimonio pasar de moda?

¡A votar por la Familia!

Presidente Santos: ¿Y la Familia qué?

La ONU: ideología, violaciones y papelones

10 mentiras sobre el aborto

Aborto y nazismo

Razones para acabar con la Familia. ¡Apóyenos!

Desoriéntame

Las 10 recomendaciones de Facebook para proteger a los niños

Objetivo: La Familia

Los pequeños ciudadanos digitales

V de Vida

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Carta de un padre de familia a Florence Thomas

Cómo se clasifican los videojuegos

La familia florece y da frutos

Twitter y adolescencia: riesgos y usos adecuados

La publicidad perversa y los niños

Facebook para padres de familia

Sexo, Internet e Infancia

La “aTICción”

La TV en casa: estrategias efectivas

¿De qué tribu urbana es su hijo?

Mis hijos son mejores que los suyos

Las sombras

¿Qué pasó con Citytv?

El crudo invierno demográfico

Más hogares reflexivos

¡A defender a la familia carajo!

“El matrimonio es un infierno…”

El matrimonio, un bien común

Los Caínes de la televisión colombiana

La “familia” imposible

Cuando todo se reduce a un clic

Lo realmente importante en la vida

La Ecología humana y la empresa parte II 

La Ecología humana y la empresa parte I

Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…

Carta abierta a RCN Televisión

Cuando el trabajo permite tener familia

Educar a los hijos en los tiempos del cólera

Sexo móvil

Los canales privados vs los niños

¿Puede la televisión educar?

El fin de las franjas televisivas para la familia y los niños

¿Existe televisión para los niños en Colombia?

¿Internet es seguro para sus hijos?

¿Hay una Amanda Todd en su casa?

El concepto de la familia líquida

De los noviazgos virtuales y otros demonios

El ejemplo de los padres

La familia interactiva

¿Qué hacer con las emisoras juveniles?

¿Qué están viendo nuestros niños?

Los niños si entienden

(Visited 189 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar