Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Somos testigos, y víctimas, del flaco favor que le hace cierto periodismo a la realidad nacional y mundial. Hemos pasado de tener periodistas serios, creíbles, juiciosos y comprometidos con la verdad a ciertos pichones mensajeros que han ido perdiendo los elementos fundamentales y naturales de la transmisión de la verdad y los hechos.

Hoy la tendencia de cierta prensa del mundo, de la cual alguna colombiana no ha escapado, es la de ofrecer una visión parcial y deformada de la realidad; de acumular hechos sin sentido, redundantes, homogéneos, trivializados y fragmentarios, que buscan dar la sensación que estamos bien informados, lo cual no es cierto; de idolatrar a la «actualidad», que conduce al apresuramiento y a la rapidez sin profundidad, así como al sacrificio de la verdad; de tener una visión artificial de la realidad, producto de la renuncia a conocer la verdadera naturaleza de los hechos; a omitir lo invisible (pasiones, sueños, esfuerzos, sacrificios, realidades, pasados, presentes y futuros, acontecimientos históricos, entre otros) que por no salir en los medios no dejan de ser reales; a sacralizar la opinión, sin ningún análisis y profundidad, simple reproducción del juicio emitido por algún “experto” que se toma como palabra sagrada, gestando un nuevo “intelectual”: el “opinador”, aquel que ha sido elegido por el medio y le corresponde con su entera fidelidad, opina de todo siendo experto en nada, opina al filo de la actualidad y suda superficialidad en sus opiniones. Todo lo anterior está muy bien explicado en el libro «Desinformación. Métodos, aspectos y soluciones«, de Gabriel Galdón López, doctor en Ciencias de la Información y consultor internacional en estos temas.

Según Gerald Grant, algunos de los que se encuentran en los medios se convierten en periodistas “correveydiles”, gregarios, serviles y despersonalizados, producto de que se les pide simplemente que ejerzan con eficiencia un método formal, la famosa pirámide invertida, con el fin de producir “noticias” en masa, rápido, de un día para otro (o de domingo a domingo…), anunciándolo como “el resultado de años de investigación”.

El caso de la revista Charlie Hebdo o el manejo que le dio cierta prensa colombiana a recientes controversias sobre el bienestar y los derechos de los niños muy conocidos por todos, incluso el auge de programas y periódicos sensacionalistas en los cuales se trabaja la pseudo-verdad y la pseudo-noticia, abrieron nuevamente el debate sobre la libertad de expresión y el ejercicio del periodismo. ¿Pueden algunos medios de comunicación tergiversar y desinformar amparados en un derecho sin ningún deber? ¿Son los periodistas inmunes a la verdad? ¿Por qué ese afán de proyectar lo anormal dejando atrás lo que es normal?

Mientras lo esencial del ser humano, su valor y dignidad se omiten en los titulares e informes, algunos medios y periodistas glorifican el aborto, atacan las creencias y la fe, exaltan las drogas, el lujo hedonista, lo sexual y “para – sexual”; como si fuera poco confunden la sátira con el humor sucio, celebran las ruinas morales de la egoísta jet set, se rinden ante el político camaleónico que agrede y rebuzna y se arrodillan ante la estupidez obscena de Miley, de Justin, de Lady… En palabras de Pilar Urbano, comunicadora de gran reconocimiento internacional, los periodistas se han convertido en “espejos locos de un mundo loco”.

La información sobre temas religiosos, por ejemplo, no llega al corazón de la religión: los medios “objetivistas” se centran en cuánto dinero recaudan las iglesias o cuántas personas peregrinaron a un centro religioso, o si un sacerdote cae en su fe y comete un delito; pero nunca abordan el trabajo de miles de sacerdotes, monjas y religiosos en general que ofrecen su vida por otros, ayudando, formando, orientando, promoviendo la fe y el espíritu, como tampoco voltean a mirar cuántas personas y familias se santifican en sus hogares y en sus trabajos; no, eso no es noticia, pero no serlo no significa que no exista, que no suceda a diario.

Y es que el periodismo mira para el lado que no es. Y eso es lamentable porque pierde visión, pierde el norte de su oficio. Kathy Kerchnner, autora de libros sobre el ejercicio informativo, indica que lastimosamente algunos medios periodísticos se interesan más por lo negativo. «Si un reportero huele una rosa, inmediatamente busca el ataud«, sentencia con crudeza.

El periodista Malcom Muggeridge, que al final de su vida se convirtió al catolicismo, reconoció en cierta ocasión con suma tristeza: “A menudo he pensado…que si hubiera sido periodista en Tierra Santa en tiempos de Jesucristo, me hubiera dedicado a lo que ocurría en la corte de Herodes, habría intentado que Salomé me concediera una exclusiva de sus memorias, hubiera investigado que tramaba Pilatos…y mientras tanto me habría perdido por completo el acontecimiento más importante de todos los tiempos.”

Retomando a Galdón López algunos medios creen que si pasa algo hay que informar, y si se manda a alguien a informar hay que conseguir que cada día cuente algo. ¿Cómo? ¡Como sea! Y esto sucede por varios factores entre ellos que algunos medios están sometidos a lo que los inversionistas de turno les indiquen. Cuando el de la plata dice que hay que hacer esto o aquello, por rating o por revancha por alguna decisión desfavorable a sus intereses comerciales o sus anhelos personales, el panorama no puede ser más complejo para la verdad.

«Son las mentiras recalentadas
Nos alimentan con carne procesada
Y la gente sigue desinformada
Una noticia mal contada
¡Es un asalto a mano armada!»

Multiviral (Calle 13)

Ojalá los cientos, miles de periodistas y medios que buscan hacer un periodismo de verdad no decaigan, se fortalezcan y abran sus emisoras, telediarios y rotativas a tanto profesional con sueños de verdad y transparencia, y desde la experiencia y el valor que tiene ser PERIODISTA formen, enseñen, guien e informen para bien de todos. Que no siga imperando la lógica mercantilista y distorsionante de la noticia por encima de la lógica natural de la verdad.

De seguir así como vamos los informativos, periódicos y emisoras deberían indicar, al comienzo de sus programas o en su primera plana que “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”…

P@dres de Hoy:

La sexualización de los niños

Los cinco videojuegos que no deben regalar

Ask…o

Celulares y niños: ¿a qué edad?

El Sínodo y los medios de comunicación

Sexting: ¿en riesgo la intimidad de sus hijos?

Qué hacer si su hijo sufre de cibermatoneo

10 normas antes de publicar información de sus hijos en redes sociales

Una mentira llamada ideología de género

¿Sabe qué hacen con su hijo en el colegio?

¿Somos idiotas digitales?

Rehabilitación televisiva

Las bases para una paz real

¿Puede el matrimonio pasar de moda?

¡A votar por la Familia!

Presidente Santos: ¿Y la Familia qué?

La ONU: ideología, violaciones y papelones

10 mentiras sobre el aborto

Aborto y nazismo

Razones para acabar con la Familia. ¡Apóyenos!

Desoriéntame

Las 10 recomendaciones de Facebook para proteger a los niños

Objetivo: La Familia

Los pequeños ciudadanos digitales

V de Vida

Cría cuervos y te sacarán los ojos

Carta de un padre de familia a Florence Thomas

Cómo se clasifican los videojuegos

La familia florece y da frutos

Twitter y adolescencia: riesgos y usos adecuados

La publicidad perversa y los niños

Facebook para padres de familia

Sexo, Internet e Infancia

La “aTICción”

La TV en casa: estrategias efectivas

¿De qué tribu urbana es su hijo?

Mis hijos son mejores que los suyos

Las sombras

¿Qué pasó con Citytv?

El crudo invierno demográfico

Más hogares reflexivos

¡A defender a la familia carajo!

“El matrimonio es un infierno…”

El matrimonio, un bien común

Los Caínes de la televisión colombiana

La “familia” imposible

Cuando todo se reduce a un clic

Lo realmente importante en la vida

La Ecología humana y la empresa parte II 

La Ecología humana y la empresa parte I

Hija, echa la Soho en el carrito de mercado…

Carta abierta a RCN Televisión

Cuando el trabajo permite tener familia

Educar a los hijos en los tiempos del cólera

Sexo móvil

Los canales privados vs los niños

¿Puede la televisión educar?

El fin de las franjas televisivas para la familia y los niños

¿Existe televisión para los niños en Colombia?

¿Internet es seguro para sus hijos?

¿Hay una Amanda Todd en su casa?

El concepto de la familia líquida

De los noviazgos virtuales y otros demonios

El ejemplo de los padres

La familia interactiva

¿Qué hacer con las emisoras juveniles?

¿Qué están viendo nuestros niños?

Los niños si entienden

(Visited 367 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Juan Camilo Díaz B.(@jcdiazbohorquez). Comunicador Social y Periodista. Magister en Educación, Desarrollo Humano y Valores. Diplomado en Familia con estudios en mass media y familia en Italia y análisis de contenidos en Argentina. Profesor Familia y cultura mediática - Niños, Adolescentes y Social Media - Discurso público y Media Relations. Autor de "Televisión, Familia e Infancia: estrategias y planes de acción".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar