Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Paedagógica

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando un padre envía un hijo a su colegio, lo hace bajo la suposición que va a un espacio donde el niño estará a salvo. Para algunos padres, sin embargo, esta suposición quedó desvirtuada a comienzos del mes en un colegio de Kennedy. Como suele pasar en este tipo de ocasiones, el radar noticioso puso de manifiesto casos similares, los cuales, por su cantidad y consecuencias, plantean preguntas sobre la capacidad de respuesta que tienen las secretarías de educación frente a un escenario tan grave como el abuso sexual de un docente hacia un estudiante.

En el caso de comienzos de mes, es importante tener en cuenta varios factores asociados a la manera en la que se respondió. El hecho de que las niñas atacadas hayan identificado el ataque y advirtieran del hecho ante el departamento de orientación de la institución habla de la capacidad de respuesta que ha desarrollado la SED en sus colegios para estos casos, lo cual, dentro de toda la situación, debe interpretarse como algo positivo. Sin embargo, las cifras de docentes investigados plantean una imagen más o menos preocupante. Que de los 91 procesos disciplinarios que tiene abiertos la SED en este momento, 49 tengan como víctimas a estudiantes menores de 14 años pone de manifiesto el riesgo acentuado en el que se encuentran los niños de este grupo de edad y la necesidad de plantear medidas más efectivas además de los procesos disciplinarios.

En cualquier proceso disciplinario, e independientemente de la naturaleza de la acusación, el acusado tiene un derecho a la defensa y la presunción de inocencia. Esta presunción no desaparece en los casos de abuso sexual. Sin embargo, un caso de esta naturaleza en un ambiente escolar plantea la pregunta sobre cómo respetar esa presunción al mismo tiempo que se protegen los derechos e integridad de las víctimas, y, desafortunadamente, el marco legal vigente no permite llevar a cabo esta protección. El decreto 1655 de 2015, establece que en ningún caso un docente activo puede ser ubicado en labores de tipo administrativo, lo que nos deja en un escenario en el que un docente acusado de abuso a sus estudiantes sigue dándoles clase, con todo lo que ello puede implicar. Este escenario se puede ver en el hecho de que el docente capturado en el colegio de Kennedy está bajo sospecha de haber cometido abusos similares en otros colegios de la localidad, así como colegios de Bosa y Ciudad Bolívar. La permanencia de los docentes en las instituciones educativas después de este tipo de acusaciones muchas veces termina por crear un clima institucional en el que los rectores no tienen más opción que forzar el traslado del docente a otro colegio, convirtiéndose en el problema de alguien más, y poniendo más niños en riesgo (En el caso que dichas acusaciones sean ciertas). Esto pone de manifiesto la necesidad de la creación de una figura de suspensión administrativa que proteja la presunción de inocencia del acusado y los derechos de la víctima, por lo que se debe reconocer el paso positivo que dio la SED en esta dirección al apartar a los docentes investigados de sus cargos.

La secretaria de educación, María Victoria Angulo, ha hecho un esfuerzo claro por manejar la situación de una manera en la que no se estigmatice al magisterio colombiano, lo que es claramente, algo deseable. Sin embargo, ese ánimo de no estigmatizar no puede dar pie a una cultura organizacional que trate de manera laxa las acusaciones de abuso a estudiantes; esto solo puede pasar con unas investigaciones claras y rápidas por parte de las secretarías de educación amparadas bajo un marco legal que garantice la presunción de inocencia junto con los derechos de las víctimas, y que permitan cumplir la función de los colegios como espacios seguros.

(Visited 217 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Psicólogo (Universidad Nacional de Colombia), MA en TESOL y Lingüística aplicada (University of Leicester, Reino Unido). Entre los años de 2010 a 2015 trabajé con la Secretaría de Educación Distrital como docente y como coordinador. Participé en investigaciones de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes y la Facultad de Educación de la Universidad Externado de Colombia. He trabajado con la Asociación Alianza Educativa en la formación de los participantes del programa Todos a Aprender.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    37 días después

    La noche del viernes 16 de junio, el paro docente más largo de los últimos años por fin llegó a(...)

  • Bogotá

    28 días después

    Al día de hoy, 8 de junio, se cumplen 28 días del paro liderado por FECODE que tiene paralizada a la(...)

  • Colombia

    Naturalezas cíclicas

    Hace dos años, por estas fechas, se estaba resolviendo el paro que tuvo al magisterio colombiano en las calles durante(...)

  • Colombia

    ¿Cómo me fue?

    El idioma español es un idioma que muchas veces, al intentar ser más eficiente, termina causando una confusión mayor. Un(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

La obsesión por alcanzar la delgadez, sin importar cómo, ha logrado que(...)

3

En 1972, Nolan Bushnell junto a Dabney fundaron Atari, quizás por esa(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. creo que en casos de abuso sexual a menores se realiza la inversión de la carga de la prueba, siendo el acusado el que debe demostrar su inocencia

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar