Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

la foto (2)Por: Javier Prieto

En este país siempre recordamos las cosas a medias y, en parte, es por eso que nos quejamos de cómo andamos. Hace 15 años mataron a Jaime Garzón, todos los años lo recordamos y lo lloramos (ahora virtualmente con imágenes, tuits y estados de Facebook); hace 25 hicieron lo propio con Luis Carlos Galán y nosotros hacemos también lo propio por Internet. Pareciera que las redes sociales en Colombia fueran el sitio perfecto para llorar cada año, cada efeméride. Lo mismo pasa con Gaitán y, en menor medida, con Álvaro Gómez, Lara Bonilla, Pizarro, Diana Turbay y cualquier otro colombiano del cual algún memorioso todavía guarde recuerdo.

Y no está mal recordar a los que alguna vez hicieron algo bien, pues deberíamos coger lo bueno de los que ya pasaron por acá; lo malo es que no lo hacemos. Sería bueno saber que también la embarraron (y eso tampoco lo recordamos), pero como «no hay muerto malo ni novia fea», casi nadie sabe qué hicieron mal. Yo tampoco. Yo solo les reprocho, a la mayoría de ellos, de sus espíritus, que los mataron por tercos, por dar papaya en un país donde «el vivo vive del bobo». En resumen, hicieron lo mismo que Ingrid Betancourt solo que a ellos sí los asesinaron, o póngase a pensar que a ella la hubieran asesinado en cautiverio… nadie diría que fue su culpa por haberse ido bajo su propio riesgo al Caguán, después de haber sido advertida. Nadie le reprocharía lo que le reprochó Colombia cuando quiso demandar ‘simbólicamente’ al Estado, siendo que la causa del secuestro hubiera sido la misma.

Así como no recordamos que estos personajes estaban advertidos —y aunque suene estúpido, estaban advertidos de no salir a caminar, de no dar discursos en tarimas o de no ir a ciertos lugares—, tampoco recordamos lo que nos enseñaron estos tipos, porque a pesar de que ahora es fácil ver sus discursos y programas en Youtube, no aplicamos nada de lo que intentaron decirnos. Solo ponemos en comillas sus frases, mientras nos colamos en Transmilenio o engañamos a nuestra pareja.

Algunos se creen galanistas: un tal Juan Lozano, que estaba con él en Soacha, dice ser galanista y uribista al mismo tiempo (una especie de hermafrodita político); otros dicen admirar a Garzón, pero cuando critican no se informan, solo repiten, porque siempre va a estar de moda ir en contra del establecimiento, así el Gobierno tenga razones para hacer lo que hace. Por ejemplo, uno de sus ‘amigos’, el del «país de mierda», se la pasa diciendo sinsentidos en una emisora de alcance nacional, como si no supiera algo básico que Garzón enseñaba implícitamente: el periodismo acarrea la responsabilidad de orientar la opinión del pueblo, si usted es un imbécil no lo transmita por radio o televisión.

Se pueden nombrar cientos de ejemplos de las fechas trágicas en nuestro país, es triste, pero lo más triste es que parece que no sirvieron de nada: muchos no sabemos cuál era el fondo. No sabemos por qué la muerte de estos señores llevó a que miles acompañaran su ataúd y a que millones (y millonas, diría un venezolano) lloraran. Incluso, esos que caminaron y lloraron a su lado tampoco lo recuerdan (acuérdense de Juan Lozano). Muchos seguiremos —y me incluyo porque sí— recordando cada año por la Internet estas efemérides y nunca aprenderemos a vivir como si estos señores nos hubieran dejado algo: algunos dirán que son alvaristas y ni se pondrán de acuerdo en lo fundamental.

Lo peor, cada año vamos a ir sumando fechas tristes para Colombia, porque pareciera que las tragedias nos definen, aunque las recordemos a medias. Ahora, el 4 de julio pasó a la historia como el día en que nos robaron en un mundial, pero no recordaremos que la selección jugó mal todo el primer tiempo y parte del segundo, que los jugadores dejaron imponer las condiciones de la peor Brasil de la historia de los mundiales y que, a pesar de que el arbitro pitó muy mal, no fue gol de Yepes.

T.@japritri

(Visited 117 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Beto Jamaica, un cachaco al ritmo del acordeón

    Por: Daniela Niño Riaño El vallenato es patrimonio inmaterial de la humanidad, un género musical que cuenta con más(...)

  • Opinión

    Un machismo disfrazado

    Por: Daniela Niño Riaño Muchas veces llegamos a creer que ya no hay machismo, que las mujeres hemos hecho(...)

  • Opinión

    Sumergidos en el limbo

    Por: Sebastián Zapata Callejas Dentro de poco se van a cumplir 18 meses de gobierno de Iván Duque, un(...)

  • Opinión

    La estratificación de la educación

    Por: Josué Martínez “La educación es el gran motor del desarrollo personal. Solo a través de ella la hija(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Chile nos ha mostrado, a través de sus marchas, a los(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar