Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

lorenaFinalPor: Lorena Castañeda

Los colombianos leemos 1,9 libros al año, según el Dane. Es una cifra lamentable sí partimos de la base que la estadística cubre las ciudades principales del país, es decir, los lugares donde es fácil el acceso a la compra de libros o en su defecto a bibliotecas u otros medios.

Sin ser fatalista, pero si con un acento de preocupación, considero que la cifra sería peor si se tuviera en cuenta las regiones más apartadas del país o las escuelas más ocultas de la geografía colombiana. Lo digo en serio, porque desde el fenómeno de la “maldita niña”, como lo bautizó nuestro Presidente Santos en una de esas grandes frases que solo él sabe expresar, no se hace un censo de las escuelas rurales del país por parte del Ministerio de Educación, ni se tienen en cuenta las necesidades básicas escolares y por eso la cifra no mejorará jamás.

Pero, ¿qué se debe hacer para llamar la atención de los competentes en el tema? Realmente, es complicado, porque cuando los candidatos a elecciones van al campo, si es que van, llevan mercados, canecas de pintura o dinero pero muy pocas veces se toman el trabajo de entender la situación de fondo en el campo colombiano. El fondo del asunto, está en mirar el campo en su grandeza como tal, en la importancia de la actividad económica y además en brindar educación tanto a los pequeños como a los grandes, en mostrarles el poder de un libro, porque eso si que cambia vidas. Ahora, anhelo que con el censo agrario que se empezó a hacer en el campo hace poco, se tenga en cuenta lo que aquí hablo.

Aunque aplaudo con fervor la tarea que se hace desde el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones con el programa de “Computadores para educar” y con aquellas tabletas que hacen levantar con la mano a los niños de las escuelas, creo que ésta política se queda corta si los profesores no tienen libros para enseñan a leer a los niños y también si los beneficiados solo son los colegios de las cabeceras municipales.

Mucha tinta se ha escrito sobre el poder de la educación y es que sin duda alguna, los libros, los lápices, los cuentos y la fantasía de aprender, son y será el motor del desarrollo de cualquier país y eso es lo que pretendo con el escrito de hoy, hacer notar una vez más, que la paz no se hace firmando un papel entre los principales protagonistas del conflicto armado, no, la paz se cultiva en las aulas del campo y de la ciudad.

Por ésta razón, con la Fundación Jornal venimos haciendo el proyecto “Una Biblioteca para el Futuro”, nosotros recogemos libros usados y nuevos en el lugar que sea y armamos bibliotecas para los niños y los adultos del campo, quienes con alegría los reciben, los leen, los cuidan y los preservan para sus hermanos, primos y vecinos de sus fincas. La tarea es sencilla, pueden donar los libros que ya no usan y darles una segunda oportunidad para que las generaciones venideras y nuestros hermanos campesinos puedan ver y crear otros mundos diferentes a los que la guerra les ha planteado.

A ustedes, señores lectores los invito a unirse a la campaña que hacemos desde la Fundación Jornal, espero me acepten la cuña, pero todo lo que se haga en pro de la educación, los niños y el campo, merece ser publicitado de cualquier manera.

@Lore_Castaneda

(Visited 165 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. djinnxsnuffles18

    Me quito el sombrero ante esta mujer. No creo que haya alguien que hay figurado como alcanzar la paz en nuestro pais explicandolo con palabras simples pero las mas poderosas y llenas de verdad que he escuchado en mi vida. Kudos para usted.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar