Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Jorge Camargo TovarPor: Jorge Camargo

Todo acto político y social que busque la transformación estructural de un pueblo, y por ende resulte trascendental, posiblemente ha estado signado por la violencia y ha sido justificado con un discurso. Pero así como la Revolución Francesa perdió su cauce con los Jacobinos y su sangriento accionar, la lucha de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quedó completamente desvirtuada desde el momento en el que la encauzaron desde la ilegalidad.

Durante el siglo XX, Colombia estuvo pautada por la desigualdad social, la exclusión política y la disputa por la tenencia de la tierra; sin embargo, estos problemas no requerían de una revolución armada para solucionarse, prueba de ello es que aún dichos conflictos políticos, sociales y económicos se manifiestan. De igual modo, se constata el fracaso de la revolución en las contradicciones del discurso de las FARC desde la mesa de diálogos, donde el reconocimiento de las víctimas ha sido precario -por el contrario, son los miembros de la organización quienes se han victimizado-, y se ha hecho evidente un intento por dilatar la agenda del proceso para plantear una reforma del Estado colombiano, asunto para el cual no se encuentran facultados.

En principio, el ideal de: ¨justicia social para el pueblo¨, que profesaban las FARC, se encontraba sin validez institucional, pero sí contaban con un cierto margen de legitimidad social, amparado en su discurso de clases en contra del modelo económico capitalista, con el cual lograron conquistar parte del campesinado. Tal respaldo social se fue transformando en indignación y repudio por parte del pueblo colombiano, por los actos terroristas bajo los cuales comenzó a operar el grupo guerrillero, a lo cual se le suma el negocio del narcotráfico y las prácticas de secuestro extorsivo, que fueron utilizadas por sus cabecillas. De esta manera, se reprodujo al interior de sus filas y organización lo que querían cambiar del Estado colombiano: la acumulación capitalista, junto con la preservación del poder y la dominación de clase. Aún más, mientras ellos se dedicaron al reclutamiento de menores, sus hijos fueron criados y educados en el exterior bajo un estilo de vida que entra en abierta contradicción con los cambios que reclamaban para el país en su revolución <Los hijos del Secretariado>. (Ver artículo)

En suma, tenemos un conflicto de 6 décadas, precedido por violencia partidista, es decir, llevamos casi un siglo en guerra; contamos con una Constitución y una arquitectura orgánica, formulada e implementada en medio de la guerra, sabemos desenvolvernos en un contexto de conflicto. Entonces, ¿sabremos hacerlo en un escenario de postconflicto y reconciliación, sin cercenar nuestra institucionalidad, y cumpliendo nuestros compromisos internacionales?

A manera de respuesta, me anticipo a mencionar que sería un completo sinsentido entrar en unos diálogos de Paz sin contemplar la participación política por parte de las FARC, toda vez que dicha organización se encuentra en la insurgencia, en parte por la exclusión política. Pero, del mismo modo, sería un despropósito el desconocimiento del Estatuto de Roma y el Derecho Internacional Humanitario, cuyos articulados prohíben la participación en política de un perpetrador de crímenes de lesa humanidad. En ese orden de ideas, las FARC, como organización, sí podrían tener representación política, pero ni el secretariado ni sus cabecillas podrían entrar al ejercicio de la política. Situación fácil de ejemplificar con el clan de los García Romero, políticos de Sucre. Mientras Álvaro García Romero es el único ex congresista condenado por un delito de lesa humanidad -la masacre de Macayepo-, su hermana, sobrino y cuñada son sus herederos políticos y lo representan actualmente en el Senado, cada uno con una curul. Por tanto, así el Fiscal Montealegre suspenda las más de cien órdenes de captura en contra de Timochenko, este personaje, desde una interpretación jurídica, no se encuentra habilitado para el ejercicio político, o se estaría desconociendo a la Corte Penal Internacional, a la Corte Internacional de Justicia y de paso a las víctimas.

Habiendo hablado de los conflictos irresolutos de Colombia, expuesto el contexto y ejemplificado algunos hechos aislados, es preciso mencionar que el país se encuentra ante discusiones semánticas que fácilmente pueden anquilosar los acuerdos de Paz durante años. Mientras para las FARC, ellos son unas víctimas del Estado que durante su lucha solo tuvieron ¨prisioneros de guerra¨, para el pueblo colombiano, las FARC son los victimarios del conflicto, con un sinnúmero de secuestros y reclutamientos forzosos en su haber.

De este modo, el Gobierno debe tener claro que las FARC es un negociador desleal, que mientras se dialoga en La Habana, asesinan en el Cauca, pues se sentaron a negociar con 6 millones 800 mil víctimas y vamos terminar los diálogos con 7 millones de víctimas. Situación que se complica al entender que la línea de mando del grupo guerrillero se encuentra debilitada y fragmentada con el bloque Sur. Es por esto que un eventual acuerdo en La Habana sí garantiza un postconflicto, pero no la Paz. El postconflicto sería el momento para convenir lo acordado en aras de la Paz, teniendo en cuenta que en todo acuerdo existe disidencia, la cual se manifiesta en reductos de la organización sin desmovilizarse y ¨spoilers¨ o arruinadores del proceso desde la sociedad civil; razón para contemplar un escenario en el que se genere una transformación del conflicto, donde el antagonismo ideológico coexista en las instituciones y se manifieste democráticamente, brindando garantías a los desmovilizados para prevenir la repetición del exterminio de la Unión Patriótica (UP).

Twitter. @jorgecamargo92

(Visited 852 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Beto Jamaica, un cachaco al ritmo del acordeón

    Por: Daniela Niño Riaño El vallenato es patrimonio inmaterial de la humanidad, un género musical que cuenta con más(...)

  • Opinión

    Un machismo disfrazado

    Por: Daniela Niño Riaño Muchas veces llegamos a creer que ya no hay machismo, que las mujeres hemos hecho(...)

  • Opinión

    Sumergidos en el limbo

    Por: Sebastián Zapata Callejas Dentro de poco se van a cumplir 18 meses de gobierno de Iván Duque, un(...)

  • Opinión

    La estratificación de la educación

    Por: Josué Martínez “La educación es el gran motor del desarrollo personal. Solo a través de ella la hija(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Chile nos ha mostrado, a través de sus marchas, a los(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar