Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Palabras Mass

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Jorge Ivan FPor: Jorge Iván Cárdenas

Apropósito del reciente problema de El Ubérrimo, el primer punto del Acuerdo de Paz, y el escaso desarrollo económico del sector agropecuario en Colombia, hay un ítem transversal en todo esto que afecta tanto a los de izquierda como a los de derecha, a las clases sociales más acaudaladas y a las menos favorecidas, y este ítem, es el problema de la tierra y sus derechos de propiedad.

Cuando de reformas agrarias se trata, Colombia es campeona en buenas intenciones. La Ley 200 de 1936 buscaba clarificar los derechos de propiedad y el desarrollo de nuevas vías para el derecho de distintos actores económicos de la sociedad sobre la tierra. La Ley 135 de 1961 motivaba la reducción de la inequidad, mediante una reforma estructural de reducir la concentración de la tierra y la reconstrucción adecuada de unidades productivas. La Ley 5 de 1973 buscaba capitalizar el sector primario, flexibilizando el crédito y redistribuyendo el ingreso de forma equitativa. Y así podríamos seguir con la Ley 6 de 1975, Ley 30 de 1988, Ley 160 de 1994 y sus múltiples reformas que han tenido la buena intención de aumentar el desarrollo del sector agrario en Colombia.

Y hablamos de buenas intenciones que no evolucionan a hechos claros; pues en el último censo agropecuario los resultados fueron poco alentadores, la concentración de la tierra es poco equitativa pues el 0.4% de la población es dueña del 46% de la tierra, la producción agraria es deficiente dado que solo se cultivan el 6% de las tierras rurales, los ingresos de los campesinos son paupérrimos con un promedio mensual de $200.000 y de los 5 millones de campesinos que tenemos, el 1% termina la universidad y el 65% no recibe asistencia técnica, ni créditos para mejorar su producción.

Ahora con el primer punto del acuerdo de paz, se pensaba tener una reforma integral al sector agropecuario, mediante la creación de un fondo de tierras que sería repartido a las unidades o familias más vulnerables del conflicto armado, pero esto quedo en buenas intenciones, dado que el proyecto de ley “Ordenamiento Social de la Propiedad y Tierras Rurales” permite entregar terrenos baldíos a personas que no cumplen el termino de vulnerabilidad – mencionó el Senador Iván Cepeda – y existen unos beneficiarios a “título gratuito”, “parcialmente onerosos” y “completamente oneroso” que pueden recibir títulos. Estos últimos pueden poseer patrimonio superior a 368 millones y, aun así, recibir tierra.

En este proyecto de ley también se plantea, el derecho de uso de la tierra, mas no el derecho de propiedad de la misma sobre los menos favorecido. Se modifica la definición de Unidad Agrícola Familiar, ósea la cantidad de tierra que debe tener una familia para subsistir y formar su patrimonio. Pero también se evidencia en los borradores y en los diálogos del proyecto unos intereses privados que están detrás del poder, y el termino de eficiencia de la tierra, defendiendo que los costos marginales de producción son menores para aquellos que ya poseen factores productivos.

Sin embargo, el verdadero problema político de la tierra está en lo siguiente: de las 43 millones de hectáreas que hay para la producción agropecuaria, 33.8 millones se utilizan para producción ganadera, eso significa que el sector ganadero en Colombia tiene la mayor cantidad de tierra y alimentan un fondo de parafiscales por $80.000 millones de pesos anuales. Parafiscales que a la hora están pendiente de seleccionar su administración; siendo los dos posibles administradores FEDEGAN y la Nueva Federación de Ganaderos.

Antes del plebiscito, los primeros, ósea FEDEGAN, eran los principales administradores del fondo parafiscal del ganado, los más férreos opositores al acuerdo de paz y principalmente del primer punto del acuerdo, dado que, según ellos, el primer punto del acuerdo vulneraba la propiedad privada de las tierras que alimentarían el fondo de tierras. Los segundos, ósea la NFG, defendieron el acuerdo de paz y patrocinaron el sí en el plebiscito, con el único objetivo de afianzar las alianzas con el Gobierno para poderse quedar con la administración de los $80.000 millones de pesos anuales.

Pero ahora que el primer punto del acuerdo, está tocando la posibilidad de expropiar terrenos que no fueron adquirido dentro de la ley, o con irregularidades de asignación. Todos van en contra del primer punto del acuerdo. Recientemente la NFG – partidarios inicialmente del sí en el plebiscito – sacaron este comunicado de prensa indicando que no estaban de acuerdo con el primer punto del acuerdo de paz, demostrando que ellos también tienen intereses claros en el derecho de propiedad y en la adquisición de los parafiscales del sector ganadero.

nfgLo que deja por pensar, ¿el Gobierno está defiendo los intereses de la NFG? porque atando hilos, se podría suponer que unos de los motivos, de porque el proyecto de ley de tierras no va totalmente en concordancia con lo que se estipulo en la habana, sea a manera de hipótesis, de que la NFG hizo un reclamo al Gobierno nacional sobre el primer punto y los derechos de propiedad de la tierra, que obligó al mismo Gobierno a privilegiar los intereses de este gremio y no hacer un proyecto de ley que vaya de acuerdo con lo que se estipulo en la habana, para así seguir pagando favores y continuar decepcionando a lo que fuimos promotores del sí en buena fe y creímos que el acuerdo se podría cumplir a cabalidad.

Twitter. @JorgeIvCardenas

(Visited 172 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    El desafío de los jóvenes

    Por: Marcos Gómez Uno de los mayores desafíos para el mundo ha sido la participación y el papel que han(...)

  • Mundo

    El costo del derroche

    Por: Jair Peña Gómez Transcurría el año 1973 y los chilenos enfrentaban una crisis sin precedentes en el país austral.(...)

  • Colombia

    Mi país, un queso gruyere

    Por: Laura Amaya  Un país donde los escándalos de corrupción nunca cesan, donde los protagonistas son aquellos ratones que viven(...)

  • Colombia

    La Profe

    Por: Josué Martinez He visitado otros hospitales antes, mucho más feos y deprimentes que este, sin lugar a dudas. Los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me caen gordos los gays ni las lesbianas, tampoco los cristianos(...)

2

Para criticar a Nairo Quintana por su desempeño en ciclismo, por lo(...)

3

¿Cómo puede alguien desconocido, que no produce contenido relevante, no es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. buen articulo aunque falto ser mas puntual sobre los intereses de los ricos para llegar al poder y legalizar las tierras obtenidas de todas las formas posibles en los mejores sectores del país y seguir aumentando su poder en desmedro de campesinos y lideres sociales que reclaman migajas para poder subsistir y que de paso son acusados y masacrados por pedir el derecho a sobrevivir de su trabajo en la tierra por quienes pues por los mismos que quieren seguir manteniéndose en los altos cargos y desde allí seguir legislando a su favor de la mano de un pueblo ignorante que cree que uno de los poderosos va a defender los intereses de las clases menos favorecidas. Por lo pronto que aquellos citados por la contraloria devuelvan las tierras mal habidas y respondan por los delitos detrás de esas apropiaciones ilegales

  2. luisfernando767208

    Pinochet, gozo de excelente capital político en Chile, hasta el escándalo de los Pinocheques, realmente sus votantes comprendieron como este sátrapa, había utilizado el poder para llenar los bolsillos de su entorno familiar.
    El caso Colombiano es igual, aparecen las pruebas, la yerba del pantano, ha utilizado, el poder no solo para beneficiar a actores de la ultra derecha armada del país, sino para enriquecer su entorno privado, ¡ sera que el teflón resiste tal temperatura?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar