Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Palabras Mass

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Jair Peña Palabras masPor: Jair Peña  

“La política sabia es el arte de vigorizar la sociedad y debilitar el Estado”, Nicolás Gómez Dávila.

No recuerdo cuándo fue la última vez que escuché en el país el término: Gobierno limitado. Tal vez porque ningún político lo ha dicho nunca, quizá porque la sociedad jamás lo ha exigido, o de pronto, porque es tan políticamente incorrecto que ni siquiera en la burbuja de la academia tiene asidero.

Fruto de ese desconocimiento o intencionada omisión, hoy por hoy nos enfrentamos a niveles escandalosos de endeudamiento: a marzo de 2017 según información del Banco de la República, Colombia alcanzó su máximo histórico de deuda externa, US$121.334 millones, lo cual representa el 39,1% del PIB. La excusa gubernamental es que la caída de los precios del petróleo influyó en el incremento de la deuda, una pizca de verdad en una taza de mentiras, porque el endeudamiento ha crecido gracias a los gastos excesivos del Estado.

Pese a que nuestra Constitución Política dice que somos una Economía Social de Mercado – como la del demócrata cristiano Ludwig Erhard – ya sabemos que el papel lo soporta todo, y en la práctica estamos mucho más cercanos a un modelo de economía planificada y asistencialista. Así pues, en Colombia no impera el capitalismo salvaje como se aventuran a decir los congresistas del Polo, Alianza Verde o Partido Liberal (que de liberal sólo tiene el nombre), somos un Estado medularmente socialista. Veamos el porqué:

Para 2015 el número de empleados públicos era de 1’166.517 según el DAFP. Esto representó nada más y nada menos que un gasto de 25 billones de pesos, cifra desproporcionada teniendo en cuenta el pésimo servicio que prestan las entidades estatales. Usted coincidirá conmigo si hace parte del SISBEN y ha tenido que pedir una cita médica, o si ha tenido que ir a un CADE a pedir un cupo estudiantil para sus hijos.

No parece haber pronta mejora en este sentido, pues parafraseando a Hayek, hay socialistas en todos los partidos. Nadie querrá agarrar esa papa caliente y propender por la reducción del tamaño del Estado, por el contario querrán aumentar la base de empleados y usarla como plataforma para perpetuarse en el poder individualmente o a través de su grupo político. Esto aplica también a nivel regional o municipal, el mejor ejemplo de ello fueron los 12 años de administración de la izquierda en Bogotá. Como dato curioso: Colombia tiene más burócratas que el número de habitantes en países como: Chipre, Malta, Luxemburgo, Islandia, Liechtenstein o Mónaco.

Un país que se jacte de tener una economía de libre emprendimiento opta por reducir impuestos, genera incentivos para la creación de nuevas empresas y permite la inversión extranjera. Aquí ocurre lo contrario, somos el quinto país en tasa impositiva total, nuestros empresarios deben pagar alrededor del 75% de sus ganancias en impuestos y los inversionistas foráneos se ahuyentan al ver las condiciones desfavorables del régimen tributario colombiano.

El programa de viviendas 100% subsidiadas o de viviendas “gratis” es una política abiertamente asistencialista, por más bienintencionada que parezca. Por lo general, un Estado que propicia el libre mercado se limita a sus fines primarios: justicia, seguridad y soberanía. Un Estado que mezcla algunos elementos de mercado y asistencialistas, garantiza fines secundarios: salud y educación. Luego, un Estado socialista es aquel que se extiende hasta los fines terciarios o contraproducentes: vivienda, alimentación, vestuario, recreación, etcétera. En este último grupo se ubica Colombia.

El acuerdo con la guerrilla marxista-leninista de las FARC que fue derogado popularmente en el plebiscito, pero dictatorialmente aprobado en un congreso coartado por el ejecutivo, pone en riesgo la propiedad rural. No se nos puede hacer extraño en unos cuantos años escuchar el famosísimo “exprópiese” de Hugo Chávez Frías. Todo ello sin mencionar las curules para este grupo terrorista y las que tendrá el ELN. Mayor participación para la extrema izquierda.

Estas son algunas de las razones que me permite esbozar la brevedad del artículo, y por las cuales me atrevo a sentenciar: Colombia no está en riesgo de convertirse al socialismo como religión política, ya lo está, lo que corre peligro es algo mucho más importante, la democracia misma, y con ella, la libertad.

Apostilla: Las advertencias del exprocurador Alejandro Ordóñez se han venido cumpliendo una a una, en abril del año pasado afirmó que “el país está nadando en coca”, ahora esta sentencia queda confirmada por la ONU, de 96.000 hectáreas de coca en 2015, Colombia pasó a tener 146.000 en 2016. Urge reanudar la aspersión aérea. La lucha contra el narcotráfico y el crimen transnacional organizado sigue vigente, a pesar del Nobel, las firmas, la parafernalia en Cartagena, las zonas veredales y los encuentros en la Habana.

Twitter: @JairPenaGomez

(Visited 915 times, 3 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. salamanca1962

    Increíble que un paisete como Colombia cargue a sus ciudadanos con impuestos dignos de la mejor dictadura izquierdista. Por constitución debería prohibirse cobrar más del 10% sobre utilidades. La izquierda y los liberales descubrieron la piñata de los dineros públicos y han esclavizado a los colombianos con el cuento socialista de ayudar al pobre. Los puestos públicos son gozados por millones de inútiles burocratas, que dificultan la actividad económica. Esto ya parece Europa!

  2. Interesante la manera en que describes la situación institucional colombiana. ¡Quién lo diría! Colombia se puede enmarcar en el socialismo, a pesar de creernos “capitalistas salvajes”.

  3. carlosmarte.marte

    si no hubieses nombrado al innombrable, al corrupto procurador calificaría tu análisis de aceptable o discutible pero traerlo a colación se nota un sesgo de ultraderecha………

  4. La política real en Colombia es el arte de vigorizar a los capitalistas y debilitar el Estado. Hoy estan naciendo las empresas democratizadas, donde son los empleados los dueños y son los que se reparten las ganancias y deciden. Un ejemplo la Corporacion Mondragon donde incluso Microsoft y General Motor buscan adoptar medidas para sus empresas. Eso es lo que viene.

  5. Muy buen análisis basado en hechos y sucesos. Lastimosa radiografía eso sí. Nos creemos dizque capitalistas solo porque somos menos socialistas que los venezolanos y los ecuatorianos; pero en el contexto internacional somos un país de izquierda.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar