Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Palabras Mass

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Jair Peña Palabras masPor: Jair Peña Gómez

“La igualdad es un eslogan sobre la base de la envidia”, Alexis de Tocqueville.

El hombre ha buscado la justicia desde su génesis, se puede afirmar que es un valor inherente al espíritu humano, fortalecido en el curso de la historia y depurado en el desarrollo de la civilización universal. El término justicia pasa necesariamente por la noción del bien común, es decir, la vida armónica en comunidad. Santo Tomás de Aquino la define como “el hábito por el cual el hombre le da a cada uno lo que le es propio mediante una voluntad constante y perpetua”. Partiendo de esto podemos inferir que el ser humano posee un status de dignidad, y es merecedor de algo, lo que le es propio.

Por otro lado, nos encontramos con otra palabra muy manipulada y vulgarizada actualmente: igualdad. Políticos, periodistas y académicos la han instalado en escenarios que otrora le eran ajenos, desvirtuándola, por ejemplo, el económico. Connotados investigadores como Piketty, Krugman y Stiglitz, han manifestado en distintas publicaciones que se requieren políticas redistributivas a nivel mundial, puesto que el 10% de la población tiene más dinero que el 90% restante, a su vez afirman que el 1% de ese 10% tiene más que el 9% restante, así, de manera sucesiva ¡sabrá Dios hasta qué millonésima cifra!

Dichos expertos condenan el modelo de libre mercado, que no capitalista (epíteto peyorativo acuñado por Karl Marx), aduciendo que es intrínsecamente injusto y que a lo largo de los años ha condenado millones de personas a la miseria. Lo cierto es que el debate público se ha permeado por el dogma de que la igualdad es necesariamente buena y aplicable a cualquier circunstancia o ambiente, y, por consiguiente, la desigualdad es una maldición venida del cuarto círculo del infierno, según Dante. La realidad es un tanto distinta. Aquí algunos datos obtenidos de Gapminder Foundation y el BRC del caso que nos compete, el colombiano:

  • Esperanza de vida al nacer: para el año 1800 la esperanza de vida al nacer de un colombiano promedio era de 32 años, en 2015 fue de 78 años.
  • Mortalidad infantil: la cantidad de niños menores de 5 años muertos en el país a principios del S.XIX era increíblemente mayor a la actual. En 1800 fallecían 417 menores entre 1000 nacidos, para el año 2015 sólo 16 murieron.
  • Ingreso Per Cápita: en 1800 un colombiano percibía US$963 anuales, en 2015 gana US$12.800.
  • Alfabetización de la población: en 1900 la tasa de analfabetismo en Colombia superaba el 67%, hoy es inferior al 7%.

Los datos anteriormente citados reflejan que la desigualdad “consustancial” del libre mercado – falacia denunciada hasta la saciedad por la progresía -, no necesariamente significa pobreza o incapacidad de progreso, por el contrario, el deseo de superación y la búsqueda de intereses particulares como lo dijera Adam Smith, impulsan la economía y como consecuencia de esto, se consolidan diversos avances sociales.

Ahora examinemos el muy elogiado coeficiente de Corrado Gini (estadígrafo fascista) con que los organismos internacionales miden la igualdad en el ingreso de los países, y a través del cual instan de manera ordenancista a los Estados a implementar medidas redistributivas. Según esta medición, naciones como Burundí, Etiopía, Tayikistán, Níger, Burkina Faso o Guinea-Bisáu son mucho más igualitarias que Colombia, Chile, México, Estados Unidos, Costa Rica o Singapur. Claramente ser más igualitarios no significa ser más prósperos; no es lo mismo ser pobre en Singapur donde el PIB per cápita el año pasado fue de US$52.960, que, en Burkina Faso, donde el PIB per cápita fue de US$649.

Por tanto, es una gran mentira afirmar que igualdad es un sinónimo de justicia, mucho menos superación de la pobreza. Por supuesto, debe existir igualdad ante la ley e igualdad de oportunidades, sin que ello signifique quitarle una gran parte del dinero a los que tienen mayores ingresos para darle al resto de la población, esto sería radicalmente injusto, pues incluso puede aniquilar los incentivos que tiene el pobre para alcanzar la riqueza.

Es necesario romper con el esquema mental asistencialista, el Estado no es una suerte de Robin Hood que le quita al rico para darle al pobre, la lógica debe ser distinta, el Estado tiene una función de árbitro, debe mantener unas condiciones equitativas en el juego, permitiendo y facilitando que el pobre – por medio del libre emprendimiento – se haga rico sin empobrecer los demás jugadores. Razón tenía Churchill cuando dijo que “el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”.

Apostilla: la deliberación democrática debe darse con base en argumentos, no con adjetivos. Sin embargo, recordemos, la libertad de expresión es de doble vía. Moderación, moderación…

Twitter: @JairPenaGomez

 

(Visited 232 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El costo del derroche

    Por: Jair Peña Gómez Transcurría el año 1973 y los chilenos enfrentaban una crisis sin precedentes en el país austral.(...)

  • Colombia

    Mi país, un queso gruyere

    Por: Laura Amaya  Un país donde los escándalos de corrupción nunca cesan, donde los protagonistas son aquellos ratones que viven(...)

  • Colombia

    La Profe

    Por: Josué Martinez He visitado otros hospitales antes, mucho más feos y deprimentes que este, sin lugar a dudas. Los(...)

  • Colombia

    La ley 100 de 1993

    Por: Natalia Bedoya Muchos atribuyen los problemas de salud en Colombia a la Ley 100 de 1993, pero pocos reconocen(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

El 23 de diciembre del 2016 publiqué una entrada con el título(...)

3

¿Cómo puede alguien desconocido, que no produce contenido relevante, no es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. daniel617075

    En el derecho a la igualdad se esconden muchas desigualdades, pero hay algo que mencionas sobre el estado que no debe ser un Robin Hood. El Estado debería garantizar las mismas oportunidades para todos, así una finca de “un rico” que tiene una autopista para sacar sus productos, el “pobre” debería tener el mismo acceso a esa autopista para que saque sus productos. A el “pobre” le debería costar lo mismo un kilo de insumos que al rico, es esa la igualdad la que el estado debería garantizar y no lo hace porque el capitalismo agresivo (globalización que llaman) no lo permite y es lo que genera el nivel de pobreza tan tremendo en que vive la gran mayoría de la humanidad.

  2. diego792853

    Igualdad… uno más de los dogmas marxistas que el resto de ideologías han adoptado ingenuamente. De nuevo la rompe con este gran artículo, hacía falta una voz que representara el pensamiento conservador y liberal clásico.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar