Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

WhatsApp Image 2017-09-27 at 13.04.23Por: Juan Carlos Velásquez

Y es a muchas, muchísimas cosas… ¡Y tan bravo que se ve en televisión!, reclamaría la tía Omaira.

El precandidato presidencial se asusta con culebras, ratas y murciélagos. Estimado (a) simpatizante: si se cruza con el exprocurador en Hallowen y su hijo está disfrazado de Batman: ¡no se le acerque! Desconocemos lo que pueda suceder.

El asunto de fondo es que Alejandro Ordóñez teme a lo que podrían temer su papá o el mío. Teme por lo que más quiere: su familia, según me confesó hace unos días con voz pausada, la paciencia que creía única de mi viejo y plena solidaridad ante las urgencias temáticas de este blog.

“Me asusta el dolor físico o moral de mi esposa, mis hijas y mis nietas”, dijo sin mirarme. “Tengo temor a Dios”, agregó, con la cabeza menos baja y justo antes de que su hija menor apareciera en escena, le ofreciera arepa santandereana como menú único para la cena, le besara la frente y culminara con un ¡Te amo! que se me hizo sincero. Que me antojó de la magia que debe significar tener una hija menor.

Son didácticos en esa casa. El padre plantea la teoría, la hija ejemplifica el hecho analizado y el testigo, su amable redactor, obtiene una conclusión inmediata e irrebatible: se teme por lo que se ama.

Y como andaba con las tirantas de candidato bien puestas, también me habló de Colombia, del miedo que le produce la actualidad del país, la impunidad, las concesiones al crimen, la disolución de lo que él llama “el núcleo fundamental de la sociedad”, es decir, Alejandro anda por la vida asustado por lo que suceda con la familia Ordóñez Maldonado y también por lo que va a ocurrir con las demás. No debe ser fácil.

He tenido el privilegio de acompañar a Alejandro Ordóñez a muchos lugares y nunca lo vi asustado. Ni cuando nos advirtieron de tiros de fusil en La Guajira, ni cuando se apagó el motor del avión a punto de llegar a Rionegro, ni cuando un gigante de dos metros lo abordó en Nueva Jersey exigiéndole, a grito pleno, que debía lanzarse a la Presidencia de la República.

Impávido y sonriente andaba el “miedoso”. Debe ser que solo se asusta con lo importante y por eso anda luchando, valiente, para protegerlo.

Twitter: @spetja

(Visited 2.766 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¡Póngase serio, Dr. Ordóñez!

    Por: Juan Carlos Velásquez Tensión máxima, debate de precandidatos presidenciales, transmisión en vivo a millones de teleoyentes en fusión W(...)

  • Colombia

    Con Robledo le toca a Colombia

    Por: Diego Pérez “Los países solo cambian cuando cambia su gente y ellos a su vez se deciden a cambiar(...)

  • Economía

    Análisis al Petro

    Por: Jorge Iván Cárdenas Como es costumbre, Nicolás Maduro siempre da de qué hablar. Sin embargo, el fin de semana(...)

  • Opinión

    El simposio de la discordia

    Por: Carlos Ossa En estos días hubo un incidente en la Universidad del Rosario, en el cual un número importante(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En este episodio de FrancaComilona, vamos a explorar el tema del gluten.(...)

3

Despojados de polvo y paja, por fin el Centro Democrático y la(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar