Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Juan David TorresPor: Juan David Torres Alarcón

Sobre la Libertad (1859) es uno de los ensayos más notables de John Stuart Mill. En él, el autor enarbola una defensa acérrima de la libertad de opinión y la tolerancia. Así, nos entrega las pautas para vivir en lo que hoy llamaríamos una democracia deliberativa, no sin antes advertir que constituye un equilibrio difícil de alcanzar. Esto, en contravía de quienes arguyen que la derrota del totalitarismo de Estado basta para avocar en un paraíso democrático. Según Mill, en realidad, existe otro tipo de opresión, del otro lado, a veces más penetrante: la de la opinión pública.

Esta tiranía –según la llama– ejerce una fuerza considerable para alejarnos de un ejercicio democrático pleno. De hecho, se hace patente en la paradoja sutil del debate político actual: una combinación entre la democratización de la información y la calidad aberrante de las discusiones. Así, precisamente cuando somos más libres de ejercer una opinión y las probabilidades de ser escuchados –y, por ende, confrontados– son más altas que nunca, nos vemos inmersos en un campo minado, a cada lado, de rebaños, dogmáticos, mitómanos y astutos personajes que buscan un rédito político en cada suceso. Todo esto en el contexto de un país tan propenso a la incapacidad de ejercer un pensamiento crítico autónomo. Un país acostumbrado a, no resolver sus conflictos, sino zanjarlos mediante todo tipo de manifestaciones de violencia física o verbal.

Así, este escenario nos ofrece un camino tentador: renunciar a pensar y a confrontar las ideas en favor de la indignación permanente, esa que critica sin razón, que busca destruir y colgar a los oponentes por igual. En otras palabras, renunciar a la democracia deliberativa, cayendo así en las fauces de una turba “opinadora”, de su tiranía. De esta manera, si bien nos encontramos distantes de la opresión totalitaria del Estado, este escenario, del otro lado, representa una amenaza igual o más acuciante, siguiendo a Mill.

De hecho, en este contexto surgen voces de protesta, respaldadas irrestrictamente por la turba, para censurar las opiniones. Así, hoy muchos prefieren renunciar a las discusiones tildando todo lo que se les atraviesa de “posverdad”. En este sentido, algo que siempre ha existido –la mentira– se intenta tipificar como un delito, lo cual nos devuelve, no a la deliberación, sino al totalitarismo que tanto nos ha costado superar.

En este contexto, vale la pena rescatar a Mill, recordándonos que “si [la opinión] es errónea, pierden [la sociedad] lo que es un beneficio no menos importante: la más clara percepción y la impresión más viva de la verdad, producida por su colisión con el error”.  De esta manera, la turba se indigna contra los dogmáticos y los mentirosos difundiendo su imagen, pero no es capaz de construir una discusión de la que podamos sacar provecho todos. Y es que, siguiendo a Mill, los dogmáticos y mentirosos cumplen una función importante para la democracia deliberativa: la de “pellizcarnos” de vez en cuando en medio de las discusiones para que respondamos, no como una turba furiosa sino haciendo un mayor énfasis en lo verosímil, pero al mismo tiempo, añadiría, mejorando cada vez más nuestra argumentación, poniendo en tela de juicio muchos supuestos que damos por sentados cuando nos creemos del “lado correcto de la historia”. Un caso bonito fue el de la masacre de las bananeras, hace unos meses.

En conclusión, la respuesta a la creciente tensión entre la democratización de la información y el debate político debe ser, no la censura de las opiniones, sino, sencillamente, más democracia y más debate. Huirles a estos dos conceptos nos devuelve al totalitarismo de otrora, desistiendo de todo lo que hemos ganado. Así, necesitamos más democracia en el sentido de renunciar a las violencias y, por lo menos, tolerar las opiniones disímiles para tener mejores conflictos. Más debate en el sentido de una mayor propensión a pensar y confrontar las ideas –así sean falsas–, escapando a la tiranía de la opinión pública y la indignación permanente. En otras palabras, más Mill.

Twitter: @TorresJD96

(Visited 268 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Venezolano, siga que esta es su casa

    Por: Cristian Torres Rodríguez Es imposible demostrar una cifra certera de cuántos venezolanos residen en Colombia o de cuántos cruzan(...)

  • Opinión

    Entre juicios y mentiras

    Por: Carlos Ossa En estos días se está desarrollando el juicio contra Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe.(...)

  • Opinión

    A propósito de Germán Vargas Lleras y los jóvenes

    Por: Sebastián Zapata Callejas  En medio de la expectativa latente por las elecciones presidenciales que se le avecinan al país(...)

  • Mundo

    ¡Cuidado con lo que dice!

    Por: Cristian Torres Rodríguez “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”, “¡Es la invasión(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar